Manuel de cómo triunfar y ser efectivo

Ross Brawn, principios para la vida y la empresa del tipo más exitoso en la Fórmula 1

Tras ganar en todos los equipos posibles, Ross Brawn, director de la Fórmula 1, está aplicando su experiencia y principios para lograr la mayor revolución en la historia del campeonato

Foto: Ross Brawn es el líder con más éxitos en diferentes equipos en la historia de la Fórmula 1 (EFE)
Ross Brawn es el líder con más éxitos en diferentes equipos en la historia de la Fórmula 1 (EFE)

Casi cuatro décadas de experiencia en la Fórmula 1. Es la personalidad que más éxitos acumula en la historia del campeonato, en diferentes equipos y sus respectivas culturas. Williams, Benetton, Ferrari, sentó las bases del actual equipo Mercedes… Estos días, se están sellando algunos de los principios que regirán la próxima década de este deporte. Al frente de este gran proceso de transformación, con todo lo aprendido durante estas décadas, un nombre propio: Ross Brawn.

La Fórmula 1 está a punto de darse la vuelta como un guante. Durante décadas, sus protagonistas se han enzarzado en múltiples batallas políticas y de poder, cada equipo en defensa de sus intereses. Con Bernie Ecclestone como maestro de ceremonias y su habilidad para ejercer el ‘divide y vencerás’ como eje de gestión. Pero Liberty encargó a Ross Brown que se tirara de cabeza en el club de la piraña para amansar a las fieras. Está logrando sus objetivos.

El propio Brown explicaba sus principios en el libro de Adam Parr 'Total Competition: lecciones de estrategia de la Fórmula 1': “Ross y yo queríamos que este libro fuera interesante para la gente que disfruta de la Fórmula 1, pero sobre todo, queremos que sea útil para que la gente supere obstáculos a la hora de conseguir sus objetivos. Gente en servicios públicos, negocios, artes y ciencias y organizaciones no gubernamentales que intentan marcar la diferencia. Y gente que intenta mejorar sus propias vidas”. Porque la Fórmula 1 y sus mejores exponentes también son lecciones para la vida. Más, en estos tiempos revueltos.

Ross Brawn, en Mercedes. (EFE)
Ross Brawn, en Mercedes. (EFE)

Adam Parr fue responsable de Williams de 2006 al 2012. Entró en pugna directa con Ecclestone para intentar evitar los ‘coches cliente’ que, aseguraba, arruinarían a su equipo. Eccleston pidió su cabeza a Frank Williams para firmar el acuerdo de la concordia con los británicos. De gran calidad intelectual pero pagado de sí mismo, a Parr le costó asumir el golpe. Para analizarlo y entender su derrota, estudió el clasico 'arte de la guerra', y sus aplicaciones a la Fórmula 1. Ross Brawn fue elegido por su brillante trayectoria y experiencia, que se prestó también para analizar su derrota frente a Toto Wolff y Niki Lauda después de haber sentado las bases de lo que hoy es el equipo Mercedes.

En el libro se sintetizan unas lecciones básicas de experiencia o principios de liderazgo que han guiado a Ross Brawn a través de toda su trayectoria en la Fórmula 1, con títulos allá donde fue, la racha más exitosa de Ferrari y también el singular proyecto del 2009, un caso único en la historia de este deporte. Quizás convenga escuchar al hoy responsable de Liberty y artífice de los grandes cambios de la Fórmula 1:

La estrategia es un sistema

Para Brawn, la estrategia es una filosofía a partir de la cual los procesos fluyen. “La suerte es preparación esperando su oportunidad”, dice. Algunos elementos concretos: invertir en relaciones de confianza a largo plazo con los colegas. Un sistema inclusivo para consultar, pero de estilo de decisión claro. Asumir la responsabilidad ante los problemas. Ir a la raíz para localizar las causas sistémicas a través de análisis rigurosos, más que buscar excusas y escapatorias. Este apartado incluye otras estrategias de aplicación cotidiana. Aquí queda el anzuelo. Para completarlas, mejor leer el libro.

Evitar el conflicto innecesario

Se trata de ganar, no de luchar. El único lugar donde debe haber conflicto es en la pista, entre tu propio equipo y el resto.

Construir la confianza de forma consciente

Para Ross Brawn es el principio básico por el que has de tratar a la gente, tal y como quisieras que ellos te trataran a ti.

Conócete a ti mismo y al otro

Por ejemplo, el propio Brown confiesa su tendencia natural a la pereza, la admite, se impone personalmente programas y agendas que ajusten el ritmo de trabajo y las fechas límite. A pesar de su dilatada y amplia experiencia, Brawn atribuía su encontronazo con Wolff y Lauda en Mercedes a no conocer suficientemente bien a los dos personajes y anticipar la división interna que se creó con la llegada de ambos como accionistas y, a la postre, gestores del equipo.

Ross Brawn, durante el funeral de Niki Lauda. (EFE)
Ross Brawn, durante el funeral de Niki Lauda. (EFE)

Acoger la humildad

A pesar de sus grandes logros, Brawn es, efectivamente, una de las personalidades que menos ‘moños’ se pone en el 'paddock'. Tendría razones, si quisiera, pero la humildad es una actitud contra la complacencia.

Invierte en la gente y en cultura

Brawn no siempre se llevó consigo a otros equipos a muchos técnicos, salvo Rory Byrne y Aldo Costa. Lideró el personal existente en cada uno de ellos. Buscaba establecer relaciones de confianza y, sobre todo, no se formaba ideas preconcebidas de la gente. Prefería juzgar por su propia experiencia

Tomar la medida del tiempo

En el mundo acelerado de la Fórmula 1, Brawn busca tomar perspectiva y distancia para tomar decisiones y cambios de rumbo. Una vez organizada una estructura, los ritmos y las rutinas permiten completar el proceso de diseño, fabricación y puesta en pista de un coche de carreras. Estas rutinas permiten reforzar y alinear la visión compartida, marcar responsabilidades claras y facilitar los procesos de chequeo constante.

Un proceso completo lleva a un problema

Para lograrlo, antes hay que estudiar todos los componentes constitutivos clave por un lado, para luego integrarlos todos por otro. Así empezó a solucionar los problemas con Honda y el equipo BAR. Luego, se quedó con el equipo cuando los japoneses se retiraron en 2008.

Brawn, firmando autógrafos durante su etapa en Honda. (EFE)
Brawn, firmando autógrafos durante su etapa en Honda. (EFE)

Adoptar de los demás

Nace del respeto de los rivales y de sus mejores ideas, gente y métodos. No hay que adoptar cualquier factor que te pueda hacer más competitivo.

Trazar una línea

La clave es entender cómo se gestiona una actividad, dejando las cosas claras a todo el mundo, y operar desde esas líneas bien definidas. Ni sobrepasarla, ni quedarse corto. Esas diferencias se convierten en oportunidades perdidas y falta de competitividad.

Lucha por la simplicidad, gestiona la complejidad

Los ingenieros que han trabajado con Brawn destacan su capacidad para simplificar los conceptos técnicos más complejos. Pero aunque se busque la simplicidad, no es posible evitar la complejidad, que ha de ser gestionada gracias a la visión común compartida con el equipo y las rutinas establecidas

La gente innova de manera natural

En el entorno de la Fórmula 1, por ejemplo, con la estructura adecuada, la gente innova de forma natural cuando su creatividad se rodea de las condiciones adecuadas. El líder debe asegurar esas condiciones.

Lugar para los datos y la intuición

Es necesario acumular datos, pero dejando espacio para el juicio, la intuición y la sorpresa.

Estudiar y aplicar

La estrategia no es un plan, es un proceso, sujeto a principios y reglas que se pueden estudiar y aplicar. Brawn creó las bases del equipo Mercedes actual, que a partir de 2014 capitalizaron Wolff y Lauda. Pero los tres años previos de desarrollo de la tecnología híbrida y la integración con el chasis fueron fruto de los procesos y metodologías explicados en estas líneas. La profunda reestructuración en marcha de la Fórmula 1, también.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios