LA CRISIS DEL GRUPO MCLAREN

Carlos Sainz afrontará su último año con un McLaren debilitado por los recortes

El Grupo McLaren lleva a cabo un gran ajuste de plantilla, que supondrá que la cuarta parte de su plantilla será despedida. Recortes que también alcanzan al equipo de Fórmula 1

Foto: Carlos Sainz, durante los test de invierno en su nuevo McLaren. (Reuters)
Carlos Sainz, durante los test de invierno en su nuevo McLaren. (Reuters)

Cuando Carlos Sainz comenzaba a negociar con Ferrari a finales del pasado año no había crisis en el horizonte. Fichar por el equipo italiano tampoco suscitaba dudas para su futuro profesional. No se trataba solo de que el español fuera la primera elección de Mattia Binotto para sustituir a Vettel, con todo el valor que ello significaba. Además, el español conocería más tarde, entre bastidores y con anticipación, que el Grupo McLaren podía sufrir serios recortes a consecuencia de la pandemia del coronavirus. También iban a alcanzar al equipo de Fórmula 1.

Ahora, ya se conoce que el Grupo McLaren va a proceder a un duro ajuste al despedir a casi el 25% de su plantilla empresarial de sus diferentes filiales. Un recorte afectará casi al 10 por ciento del equipo de carreras, que perderá a 70 de sus miembros. Queda comprobar cómo dichos recortes de personal y financieros afectarán a la temporada que aún tiene pendiente el madrileño con la escudería británica.

"Momentos duros para la compañía"

Zak Brown ha sido la figura más beligerante para luchar por un tope presupuestario, reducido a 100 millones frente a los 175 inicialmente previstos para 2021, que han quedado en 145 para la próxima temporada por la irrupción del coronavirus, pero también ante la firmeza de Ferrari para no bajar de dicha cifra. En la postura del americano también subyacía el fuerte impacto del que ya era consciente en las cuentas del grupo. En especial para la división de coches deportivos, cuyos ingresos representan el mayor peso específico en el grupo. Las ventas se han desplomado en las últimas fechas en una crisis está afectando con especial intensidad a la industria automovilística.

“Lamentamos profundamente el impacto que esta reestructuración tendrá en nuestra gente, pero especialmente en aquellos cuyos puestos de trabajos se verán afectados. Es una línea de acción que hemos intentado evitar, después de ya haber tomado medidas dramáticas de ahorro de costes en todas las áreas del negocio”, declaraba Paul Wash, director ejecutivo del grupo. “Estos son momentos indudablemente duros para nuestra compañía, sobre todo para nuestra gente, pero queremos resurgir como un negocio eficiente y sostenible con un camino claro hacia el crecimiento”.

A pesar de la inyección inicial, el pasado marzo, de 300 millones de libras llevaba a cabo por sus accionistas, McLaren Group parece encontrar dificultades para disponer de fuentes de financiación que permitan sortear la primera oleada de la crisis. Por un lado, una posible una emisión de bonos con la sede de Woking y la colección de monoplazas históricos como garantías ha encontrado resistencia de tenedores anteriores. Por otro, el Gobierno británico ha negado inicialmente el acceso a un crédito de 150 millones de libras. Todo ello ha acelerado las medidas de reducción de personal.

El príncipe William visita la sede de Woking y su colección histórica de F1. (Reuters)
El príncipe William visita la sede de Woking y su colección histórica de F1. (Reuters)

Reconversión anticipada

McLaren fue el primer equipo en reaccionar una vez suspendida la Fórmula 1 en Australia al situar a gran parte de su personal bajo el equivalente británico de los ERTE españoles. Ahora, las circunstancias han forzado a los responsables de McLaren Racing a redimensionar el equipo con anticipación a la llegada del techo presupuestario en 2021, que de todas formas obligaba ya a un ajuste de su plantilla que se va a acelerar en la presente temporada.

Una pequeña parte de la plantilla actual ha sido destinada al programa de Estados Unidos en el IndyCar, proyecto que no parece verse afectado, ya que se apoya en la plataforma del equipo americano asociado con McLaren. Pero en la Fórmula 1 se notarán pronto los efectos de los problemas financieros del grupo matriz. “El nuevo techo presupuestario creará unas bases financieras sostenibles para los equipos y ayudará a un deporte más competitivo”, declaraba Walsh en referencia al gran circo. "Mientras, esto tendrá un impacto significativo en el tamaño de nuestro equipo. Empezaremos ahora a tomar las medidas necesarias para estar listos para el techo presupuestario del 2021 en adelante, y poder luchar por victorias y campeonatos en el futuro”.

La próxima temporada se mantendrán los mismos monoplazas, pues su evolución está congelada, aunque el equipo británico incorporará el motor Mercedes. Queda por comprobar también si, además de los despidos, se implementan recortes en el presupuesto de la estructura de Fórmula 1 para el campeonato que empieza en julio. De momento, Carlos Sainz tiene todavía por delante un curso con el equipo británico en este nuevo contexto. Hasta qué punto la situación financiera de McLaren pueda afectar a la competividad del equipo de carreras en 2020 es toda una incógnita, pero también una posibilidad real.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios