CIEN VUELTAS Y MUY RÁPIDO EN SU PRIMER TEST

Por qué Alex Palou será el próximo piloto español en la Indy y las 500 Millas

Tras ganar en el Super Fórmula japonés y ser invitado por Honda a probar un monoplaza de la IndyCar, Palou mejoraba la pole de la carrera del pasado fin de semana en Mid Ohio

Foto: Alex Palou, en su reciente prueba con el monoplaza del IndyCar y el equipo Dayle Coyne
Alex Palou, en su reciente prueba con el monoplaza del IndyCar y el equipo Dayle Coyne

Que Alex Palou tuviera la oportunidad de probar en Estados Unidos el lunes un monoplaza de la IndyCar no es casual. Y que en el futuro participe en el campeonato americano será más que probable algún día. Por juventud y talento y sus conexiones en Japón con Honda le hacen un potencial candidato para competir en Estados Unidos a corto plazo.

A Palou le costaba contener la euforia en su conversación con El Confidencial pocas horas después de culminar su primera prueba con el monoplaza del campeonato americano en el circuito de Mid Ohio. Fueron cien vueltas, en las que el piloto español logró incluso mejorar el tiempo de la pole de la carrera que tuvo lugar el pasado fin de semana en la misma pista. “Todo el mundo se ha quedado muy contento, yo el que más, y hemos logrado un buen resultado. Me motiva muchísimo, me va a ayudar a ir más rápido en Japón porque esto me da más confianza e intentar ir a por el campeonato de Super Formula”. En una reciente entrevista con este medio, Palou reconocía que su objetivo estaba en Estados Unidos por delante de la Fórmula 1. Por algo sería.

La conexión Honda

Palou llegaba a Mid Ohio tras ganar la cuarta carrera del Super Formula japonés, que cuenta con los monoplazas más rápidos por debajo de la Fórmula 1. Un resultado que indudablemente ha llamado la atención de Honda. Porque el catalán compite con Nakajima Racing, y su victoria ha sido todo un hito para el equipo, la primera que logra desde 2010. Además, Palou es el primer rookie en ganar en 2017 en un campeonato copado por especialistas de larga experiencia. El trazado de Fuji donde ganó es propiedad de Toyota, donde no triunfaba un motor Honda en el campeonato desde 2009.

Pero hay más. El propietario del equipo es Satoru Nakajima, uno de las figuras más veteranas y carismáticas del automovilismo nipón. Su fidelidad y vinculación a Honda es total, no en vano era el piloto que el fabricante japonés situaba en la Fórmula 1 de los ochenta, y fue compañero del mismísimo Ayrton Senna en Lotus. El apoyo de Nakajima y el fabricante japonés será vital para el salto de Palou a Estados Unidos, incluso quizás ya el próximo año. Satoru es padre de Kazuki, el compañero de Fernando Alonso en Toyota durante estos dos últimos años.

"No puedes dejar que te domine"

El español fue invitado el pasado fin de semana a la cita de Mid Ohio, carrera patrocinada por la propia Honda. “La experiencia el fin de semana fue muy divertida, es un campeonato muy profesional, con más presupuesto, lo que quiere decir que con mucho más personal involucrado”, explica Palou a El Confidencial. Sin embargo, el dulce incluía probar el monoplaza del equipo Dayle Coyne Racing, cuya trayectoria en el campeonato se remonta a comienzo de los años ochenta. Y por el sentir del propio Palou, la prueba superó sus mejores expectativas. “Estoy muy contento, era una cosa que quería hacer, era mi objetivo desde hace ya unos años y lo hemos conseguido”, explica.

¿Qué diferencias encontró entre el monoplaza del campeonato japonés y el Dallara del americano que Fernando Alonso también probó en septiembre del año pasado? “Comparado con un Super Formula son coches diferentes. Este un coche con mucha carg aerodinámica poco peso, y potencia moderada”. También chasis fabricado por el constructor italiano Dallara, cuenta con efecto suelo y solo 670, con un elevado paso por curva. “El de la IndyCar que he probado tiene muy poco downforce, mucho peso y casi 200 cv de potencia más”, explica Palou. Y por sus comentarios y tiempos, todo indica que Palou se adaptó rápidamente a un monoplaza de características muy diferentes. “Es muy divertido de conducir, es un coche que lo que llevas como al límite, tienes que conducirlo tú, centrarlo tú, dominarlo, no dejar que sea el que te conduzca. Y tienes que ser agresivo con el coche. Vas como deslizando y trabajando todo el rato. Tienes que ir cambiando y ajustando el mapa de motor, te van diciendo en cada vuelta lo que tienes que ir tocando en la puesta a punta, las barras estabilizadoras desde dentro del habitáculo…”

¿Y ese mejor tiempo (una décima) que el lograron por Will Power y su “pole” en la carrera de este fin de semana? “Hemos sido muy rápidos, pero también es cierto que las condiciones en pista cambian. Pero el tema no se trata de haber sido más rápido, sino el hecho de lograr poder lograr en un día buenos tiempos”. Palou parece insinuar que su aventura en Estados Unidos no ha hecho más que empezar. “De momento, aquí en America al menos ya nos conocen, saben que vamos rápidos y, seguramente, si algún día necesitan un piloto ya se acordaran de nosotros. De momento, dejaremos que esto se vaya cocinando y ojala algún día tengamos oportunidades aquí en el Indycar”. Se rumorea que el equipo de Dayle Coyne podría contar con tres monoplazas el año que viene (esta temporada compite con Sebastian Bourdais y el polémico Santino Ferruzzi). ¿Y quién es el suministrador de sus motores?: Honda, con quien Satoru Nakajima lleva décadas casado.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios