La frustración del piloto alemán

El día en que Hulkenberg explotó o cuando Renault no quiso escuchar a su piloto

El piloto alemán explotó lleno de frustración después del Gran Premio de Gran Bretaña. Una carrera en la que sufrió numerosos contratiempos, pero en la que pudo rascar un punto

Foto: Nico Hulkenberg está viviendo un año difícil en Renault y su equipo no ayuda. (EFE)
Nico Hulkenberg está viviendo un año difícil en Renault y su equipo no ayuda. (EFE)

Nico Hulkenberg explotó después del Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1, donde esperaba mucho más que su décimo puesto, una posición que no habría existido si Sebastian Vettel no hubiese arruinado su carrera. No solo fue golpeado por el Racing Point de Sergio Pérez y luego sufrió un fallo técnico, sino que también le molestó la estrategia en la que se encontraba. El alemán, lleno de frustración, se encargó de reprochar a Renault en una sorprendente discusión por radio con su ingeniero.

La comunicación inmediata posterior a la carrera entre el alemán y su ingeniero de carrera, Mark Slade, a través de la radio del equipo resumió a la perfección las frustraciones de Hulkenberg. El piloto alemán está sufriendo porque lleva a sus espaldas numerosos varapalos esta temporada y no es capaz de encontrar el punto a su RS19, mientras Daniel Ricciardo sí consigue defenderse. Una situación similar a la que vivió Carlos Sainz el año pasado.

Conversación por radio

—Buen trabajo Nico, gran trabajo —le felicitó su ingeniero—. Era difícil. Lo siento amigo, pero hiciste un trabajo fantástico en la pista.

—Es solo que no entiendo por qué no pudimos parar antes —respondió Hulkenberg—. Nos costó la carrera. Realmente sufrí. No mentí ni dije *********. Solo tienes que creerme a veces. Créeme, ******.

—Lo entiendo totalmente Nico, lo entiendo totalmente.

—Es obvio, mis neumáticos tenían 140 **** vueltas. Y todavía vosotros: “No, no, está bien, seguimos en la pista, todo está bien".

—Entendido Nico, entendido. Hablamos de ello después de la carrera.

La frustración del piloto alemán puede ser entendible después llegar a estar el octavo siete vueltas antes de la intervención del 'safety car'. Tras retroceder a la décima posición después de su parada, fue golpeado por Sergio Pérez tras la reanudación, un incidente que el mexicano explicó tras la carrera y en sus redes sociales. "Durante el periodo de coche de seguridad, tuve un problema con mi volante, que afectó el equilibrio de los frenos. Por eso acabé golpeando a Hulkenberg, no pude frenar lo suficiente. Dañé el alerón delantero y caí al último lugar", declaró Pérez en palabras que recoge el portal 'PlanetF1'. El alemán, por su parte, cayó a la 12ª plaza.

El enfrentamiento de Vettel con Verstappen llevó a Hulkenberg al undécimo puesto y luego, en los últimos momentos, agarró el último punto con un adelantamiento a un Alex Albon sin gomas en la penúltima vuelta. Después de estas circunstancias la pregunta podría ser: ¿un punto ganado o varios perdidos? El alemán creyó firmemente en lo segundo.

"Nos dañamos nosotros mismos"

"Décimo, no fue muy bueno", dijo Hulkenberg. "La carrera se nos fue muy lejos, entramos muy tarde. Le pregunté al box, pero el equipo no quería escucharme a mí. Simplemente nos dañamos nosotros mismos, lo que nos complicó la vida, luego nos sobrepasaron con los neumáticos muertos y nos golpearon en la parte trasera en la retirada del coche de seguridad", comentó el alemán. "Más tarde, pensamos que teníamos un problema con el motor y nos fuimos al modo más bajo de potencia durante un par de segundos, perdimos otra posición. Fue difícil competir con tantos problemas".

Hulkenberg no ha podido recibir más golpes este año. Abandonó por avería mecánica tanto en Baréin como en China. Bakú fue su punto más bajo de la temporada. Quedó atrapado en la Q1 dos veces, terminó 13º en Mónaco... "No tengo forma de solucionarlo o la clave", reconoció. "No tengo armonía ni amor con el coche". En Francia y Austria parecía que el alemán y Renault recuperaban terreno, pero nada más lejos de la realidad.

Hulkenberg al volante del Renault en Silverstone. (EFE)
Hulkenberg al volante del Renault en Silverstone. (EFE)

El problema de Renault

A pesar de que en Silverstone pudieron meter a sus dos coches en el 'top 10', las sensaciones no son buenas para los de Enstone. El problema de Renault no se trata del rendimiento del chasis o motor, sino de la capacidad operativa del equipo. La escudería francesa está fallando, aparte de en la fiabilidad, veáse Baréin o Silverstone, donde el coche de Ricciardo sufrió un apagón en los entrenamientos libres, en las decisiones estratégicas. En Sakhir y en Mónaco Ricciardo tenía una gran oportunidad de sumar una buena cantidad de puntos, pero fue perjudicado por la estrategia. El australiano, sexto en la parrilla en el gran premio monegasco, adelantó a Magnussen en la salida como el equipo le había pedido, pero una llamada a boxes precipitada arruinó sus opciones. "Fue frustrante, no necesitábamos caer tan atrás", se lamentó.

En Silverstone volvieron a equivocarse provocando que esta vez su piloto explotara sin esperar a llegar al box. La última carrera es una más en la que consiguen menos puntos que McLaren. Hulkenberg se encuentra 11º en el mundial, pero ahora cinco puntos por detrás de su compañero de equipo, quien terminó séptimo en el Gran Premio de Gran Bretaña. Lo positivo para Hulkenberg y Renault es que los dos monoplazas amarillos terminaron en los puntos en Silverstone, la primera vez que sucede desde Canadá. Pero la realidad es que suman 39 puntos por los 38 de Carlos Sainz, cuando su intención inicial era la de intentar estar a la altura de Red Bull este año.

"Nos reagruparemos y revisaremos algunas cosas para ubicarnos en una mejor posición para la próxima carrera", agregó Hulkenberg. Ese reagrupamiento es aún más importante para el veterano piloto, ya que el próximo gran premio es en casa: el circuito alemán de Hockenheim.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios