Drama sobre una decisión ya tomada para 2018

McLaren contra el mundo: Zak Brown quiere eliminar las aletas de tiburón de la Fórmula 1

La temporada 2017 de F1 llega a su fin este fin de semana pero el drama sigue con una McLaren que se encara a todas las demás escuadras para eliminar las alas de tiburón.

Foto: Las aletas de tiburón volvieron a la F1 en 2017 y tenían que mantenerse para 2018... pero no está claro. (EFE)
Las aletas de tiburón volvieron a la F1 en 2017 y tenían que mantenerse para 2018... pero no está claro. (EFE)

Las aletas de tiburón han despertado el instinto del mencionado animal en la Fórmula 1 y aunque parecía que todos los equipos se habían puesto de acuerdo en mantenerlas en la categoría reina de cara a la temporada 2018, las cosas han vuelto a cambiar, cortesía de McLaren. El equipo de Woking ha cambiado ahora de postura y defiende que el polémico elemento debe desaparecer de cara al próximo año, lo que les ha llevado a enfrentarse a la totalidad de los demás equipos, que estaban de acuerdo en seguir usando estos elementos aerodinámicos dorsales.

Comienza por lo tanto ahora un periodo de debate, discusión y quien sabe si enfados para ponerse de acuerdo sobre lo que hay que hacer para el próximo año. Con muy poco tiempo por delante y cambios potenciales muy importantes, las escuderías deberán llegar a una postura común sobre un tema en el que McLaren aún tiene alguna opción de salirse con la suya a pesar de ser contienda de nueve contra uno. Y es que según parece, la normativa aprobada no contaba con las aletas de tiburón y solo si todos los equipos estaban de acuerdo podía haber cambio.

Una decisión que revocar

"El problema es que hace aproximadamente un mes, tuvimos una reunión y nos pusimos de acuerdo en dejar las aletas tal y como están y poner el dorsal del piloto ahí. Luego, en cuanto nos fuimos de la reunión, las cosas han cambiado, como siempre", decía Christian Horner en el paddock del circuito de Abu Dabi. Ahí está el mayor escollo que tendría que salvar McLaren para hacerse con la suya: convencer a los equipos de echar para atrás una decisión que ya estaba tomada. Según Horner, la decisión de Brown podría tener una motivación comercial: "Zak Brown ha decidido que (con las aletas) no se podía ver el alerón trasero. Evidentemente tendrá un patrocinador principal el año que viene y estará intentando darle tanta cobertura como le sea posible".

La situación ahora mismo es complicada y aunque siempre según Horner, McLaren planteó una alternativa, nadie está convencido: "Así que McLaren presentó otra variante de la aleta de tiburón. El problema es que los aerodinamistas la analizaron y dijeron: 'bueno, esto nos fastidia el alerón trasero así que no lo quremos', por lo que no estoy muy seguro de qué tenemos ahora mismo", explicó el jefe de Red Bull. "Creo que todo esto parte de una normativa en la que no se contempla la aleta. En ese caso habría que ver dónde irían los dorsales. Quizás tendremos que sentarnos a hablar con Zak este fin de semana y ver si le convencemos de poner de nuevo la aleta", concluyó.

Las aletas de tiburón se han usado en 2017 para inscribir los números de los pilotos y para fines publicitarios. (Reuters)
Las aletas de tiburón se han usado en 2017 para inscribir los números de los pilotos y para fines publicitarios. (Reuters)

McLaren y los equipos contrariados

El mayor problema es que existe en el paddock una cierta preocupación de que McLaren hubiera planeado desde el principio esta situación, en cuyo caso podría haber diseñado el coche pensando en no usar aletas de tiburón mientras los demás equipos hacían lo contrario, confiando en la palabra de sus rivales. En esta situación, McLaren y Zak Brown habrían traicionado la confianza de los demás equipos y aunque pudieran tener una clara ventaja técnica, políticamente se arrinconarían en una posición complicada, como la de Renault con el caso de Marcin Budkowski. Lo que está claro es que los equipos no están muy contentos con la postura de McLaren.

La solución es poco evidente, puesto que en teoría debe haber acuerdo entre las diez escuadras participantes para que la aleta de tiburón se mantenga. McLaren cuenta con el 'apoyo' teórico de muchas partes dentro del paddock: las aletas de tiburón no gustan y aunque se les pudiera dar un uso identificativo, para muchos lo mejor sería que no estuvieran en la categoría reina... sobre todo cuando en 2018 va a entrar el polémico Halo. A su vez, Brown es un personaje inteligente y sabe que no tiene sentido forzar una situación que no debe darles títulos y quedarse, efectivamente, entre la espada y la pared en decisiones futuras. La confianza es esencial en el siempre complejo mundo de la Fórmula 1 y una vez está perdida, es difícil recuperarla. Veremos cómo sigue el 'culebrón'.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios