UN CIRCUITO LEGENDARIO quE VIO MORIR A CLARK

El viejo Hockenheim y la cruz del fallecido Jim Clark perdida en medio de su bosque

Durante décadas fue uno de los trazados más rápidos y peligrosos de la Fórmula 1. Totalmente reconfigurado, dejó en medio del bosque el lugar de la muerte de Jim Clark

Foto: Jim Clark pilotando su Lotus en 1965.
Jim Clark pilotando su Lotus en 1965.

Hockenheim, en su día, era un circuito de bravura, de monoplazas rodando a tope de vueltas por entre el bosque. Hoy, entre retoños y pinos crecidos, reposa una cruz perdida y casi olvidada entre la espesura: "Jim Clark - 7.4.1968". Este fin de semana, en el GP de Alemania, pasarán cerca de ella los monoplazas de una Fórmula 1 muy diferente a la del inigualable escocés.

“Realmente, creo que Jim Clark era alguien especial. Para mí, el mejor de todos los tiempos”. Si Alain Prost así opinaba, por algo sería. En su día, la muerte del famoso piloto escocés produjo un impacto similar a la de Ayrton Senna en 1994. Lejana en el tiempo aquella tragedia, su figura sirve para reflexionar cómo ha cambiado la Fórmula 1 y sus protagonistas. Y también el mismo circuito en el que falleció.

[Cómo una tragedia humana hace un enorme destrozo a Ferrari]

Cuando cae quien parecía intocable

Jim Clark, pensativo.
Jim Clark, pensativo.

“Cuando tuvo el accidente, todos nos quedamos destrozados, todo el mundo le quería, y por supuesto, a todos nos causó una profunda tristeza. Pero había otra dimensión también, algo egoísta. Fue todo un choque el tomar conciencia de que Clark no era inmune. Es que habíamos perdido a nuestro líder”, recordaba al respecto Chris Amon, contemporáneo del escocés. La muerte era algo cotidiano en los circuitos de la época, pero el talento de Clark parecía hacerle inmune a ella. Una sensación similar que produjo en sus colegas y la opinión pública la muerte de Ayrton Senna.

[Fernando, te cogemos la palabra: por qué la F1 de 2017 será más cañera]

Clark era de origen un humilde granjero escocés, pero estaba tocado por el dedo de los dioses. De hecho, adoraba el simple hecho conducir por encima del amor a la máquina. Viajaba por los circuitos europeos desde su base en París conduciendo su propio Lotus Elan. En 1966, tomó parte en el Rallie Rac de Gran Bretaña, e iba camino de la victoria antes de sufrir un accidente con su Lotus.

Un año antes, ganó seis de las diez carreras del Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Contaban los seis mejores resultados, y no corrió en Mónaco porque acudió con Lotus a Estados Unidos, a las 500 Millas de Indianápolis. Fue el primer piloto europeo en ganar la carrera americana en cincuenta años. En 1967 triunfó en la última carrera de la temporada en México con Lotus y en vez de cogerse vacaciones, marchó a Estados Unidos para competir en la Nascar Americana. Participó en 75 carreras de Fórmula 1: 33 poles y 25 victorias. Una por cada tres carreras disputadas.

[Horarios del Gran Premio de Alemania]

Contra un árbol, a 250 km/h

Pero fue en el Deutschland Trophae, en un Fórmula 2, cuando Jim Clark acabó su espectacular carrera deportiva. Los grandes también solían correr en categorías inferiores. Clark era piloto de Lotus, y su presencia también ayudaba a vender monoplazas a otros equipos. Además, Lotus contaba con un nuevo patrocinador, God Leaf. Colin Chapman, el propietario de Lotus e íntimo de Clark, estaba de vacaciones y no estaba presente en  la carrera.

["Dejadnos trabajar en paz", la guerra perdida de Ferrari]

Iba octavo, intentando remontar furiosamente. El único testigo visual, un comisario, le vio salir de lado de la curva Ostkurve a casi 250 km/h. Se estampó contra un árbol, de lado. Varias teorías circulan todavía sobre las causas del accidente. Un neumático pinchado o un fallo en el encendido del motor provocaron la pérdida de control del monoplaza por alguien superdotado para el pilotaje. Iba octavo. Derek Bell, rodaba por detrás. “Pude verlo, iba en la curva el motor se cortó, el coche se puso de lado por ello, el motor volvió a funcionar cuando estaba descolocado…” .

El funeral tuvo lugar el 10 de abril, en Chirnside Old Church en Escocia, con Graham Hill, Jack Brabham, Jochen Rindt, Jo Siffert, Dennis Hulme, Jackie Stewart, Jo Bonnier, Dan Gurney... Poco tiempo después, Hill fallecía en accidente de avión. Menos Brabham, Stewart y Gurney, el resto, desaparecerían también sobre cuatro ruedas.

[McLaren sigue mejorando: ya se ha comido la ficha del Ferrari de 2015]

Vista aérea del circuito de Hockenheim.
Vista aérea del circuito de Hockenheim.

Una media de 235 km/h

Aunque construido antes de la Segunda Guerra Mundial, la configuración más conocida de Hockenheim quedó establecida a partir de 1966, con 6,769 kilómetros de longitud. Su seña de identidad eran las largas rectas por el bosque y el Motodrom, o estadio central para las tribunas, construido a semejanza de Indianápolis por Hans Hugenholt. Salvo esta última zona, el trazado se adentraba en la espesura con grandes rectas de ida y vuelta. En 1970, dos años después de la muerte de Jim Clark, se añadieron sendas chicanes. En 1980 una tercera, después de la muerte de Patrick DepallierNadie sin un buen motor tenía algo que hacer en Hockenheim.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Las chicanes de Hockenheim fueron modificadas varias veces con los años, la última, tras el accidente, precisamente de Senna. La tercera recibió el nombre del piloto brasileño. La primera, de Clark, porque fue cerca de dónde sufrió su mortal accidente. De 1977 a 2008 (salvo 1985), el circuito fue escenario del Gran Premio de Alemania aunque fue en 2001 su última edición del trazado antiguo, cuando ganó Ralf Schumacher con una media de 235.3 km/h.

Todo el recorrido por el bosque, fuera

Al margen de la peligrosidad del circuito, Bernie Ecclestone exigió a los organizadores que se eliminara todo el trazado del bosque para la siguiente temporada, 2002. Los motivos eran la seguridad, la dificultad de su cobertura televisiva y porque los espectadores se confinaban en el Motodrom. Las nuevas tribunas han aumentado la capacidad del nuevo Hockenheim hasta casi 120.000 espectadores.

Desde 2002, los árboles han ido ganando terreno al antiguo circuito. Y, en medio del bosque, una cruz perdida recuerda que allí se quedó uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. También quedó allí para siempre uno de los circuitos más singulares de la Fórmula 1.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios