Es noticia
Menú
Ferrari recuerda a Alonso el peso con el que ya no carga
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL ASTURIANO, MUY DISTENDIDO EN EL GP DE ESPAÑA

Ferrari recuerda a Alonso el peso con el que ya no carga

El fin de semana en el que más presión metió el presidente de Ferrari a su equipo, el asturiano mostró un lado muy distendido... aunque recordando por qué está en McLaren

Foto: Fernando Alonso dando la enhorabuena a Verstappen tras la carrera del domingo.
Fernando Alonso dando la enhorabuena a Verstappen tras la carrera del domingo.

“¿Cambiaron los pilotos?”. Con un vacile y unas risas, Fernando Alonso dio la bienvenida al fin de semana del GP de España. Su situación en McLaren no es la ideal, no está en una posición para ser campeón del mundo, pero saborea cada carrera como antes no podía. “No ganar con Ferrari era muy estresante”, aseguró en una entrevista a ‘As’ hace un mes, equipo en el que pasó cinco años y que llegaba precisamente a Montmeló con una advertencia de su presidente, Sergio Marchionne: “Necesitamos ganar dos carreras, empezando por Barcelona”. El asturiano ya no carga con ese peso extra de “presión” en su espalda y se nota en su expresión corporal y sus encuentros con la prensa. Sin embargo, esta ‘liberación’ no le ha eximido de responsabilidad o le ha producido una transformación en su mentalidad competitiva y abandonó el circuito dejando en el aire un mensaje a McLaren: “Tenía más ritmo que Button, pero decidieron que me quedara atrás”.

[Este es un fin de semana estresante para ser piloto de Ferrari]

“Son dos años en los que Ferrari persigue desesperadamente a Mercedes y Red Bull. Y Red Bull ganó el día en el que Mercedes se derrumbó. Ferrari no tiene nada de lo que alegrarse en este momento. Insto a todos en Ferrari a guardar el champán de este doble podio en la nevera. Ahora tenemos dos carreras difíciles -Mónaco y Canadá-, y debemos realizar mejoras en el coche rápidamente”. Estas fueron las palabras de Marchionne tras el 2-3 de su equipo en Montmeló. Insuficiente ya que, como dijo antes de la carrera “pedir el triunfo es parte de mi labor”. El presidente apretó las tuercas públicamente antes y después de la carrera, aunque admita que “el equipo está irreconocible respecto al que se encontró Arrivabene cuando llegó (le ratificó en su puesto)” y luego pida él mismo espacio y oxígeno: “Dejémosle trabajar sin acosarle. Estamos sólo en la quinta carrera y pido confianza en la escudería”.

[El 'regreso al futuro' de la Fórmula 1 en estos test de Montmeló]

El ejercicio de Marchionne -de tensar la cuerda y destensarla ante los micrófonos- es algo genético en Ferrari y que anteriormente lo hizo Luca di Montezemolo, incluyendo en la etapa con el piloto asturiano. “Hay diferente presión mediática para Ferrari”, aseguró Alonso mientras estaba en el ecuador de su vínculo con los italianos. “Después de cinco años, y con la vista puesta en que serían siete sin ganar, no era feliz”, reflexionó en la reciente entrevista con ‘As’.

[Cuando Ferrari también cae ante un chaval de 18 años]

McLaren y Ferrari, cuestión de estilos

Este fin de semana fue un certero ejemplo de cómo su vida ha cambiado en lo personal a mejor. La situación de Raikkonen y Vettel -quien se refirió a esa presión del presidente como algo “genial, se preocupa y está decepcionado y frustrado” (por no ganar)- es distinta a la de alguien que bromeó el jueves y continuó con alguna otra risa el sábado, cuando nuevamente tuvo un contacto con la prensa en el motorhome de McLaren… en el edificio rojo no había ese ambiente tan distendido. Cuestión de estilos para buscar el mismo objetivo, ¿será el carácter latino?

[Histórica carrera de Fórmula 1: Verstappen gana con 18 años]

Además de este modo tan diferente de enfocar el trabajo en McLaren, Alonso respira con la seguridad de haber acertado en su movimiento: “Si Ferrari gana el Mundial, hice mal; si pierde, hice bien”, señaló en la pretemporada del año pasado; este 2016 no tienen ninguna pinta de que la Scuderia vaya a ganar el campeonato. El español había señalado con su renuncia a continuar en Ferrari que veía que podía ser sólo subcampeón, algo que no le motivaba.

Tras la “mala salida” se acabó todo

Un mayor confort y calidad de vida en el trabajo proporciona situaciones distendidas, al menos previas a un resultado. Porque el domingo, tras su abandono por un fallo en el software de su motor, fue él quien puso algo de tensión en McLaren al exponer a la prensa la decisión de su equipo de dejarle tras su compañero. “La salida no fue demasiado buena. Me quedé todo el rato detrás de mi compañero en la carrera y ahí se acabó. Tenía bastante más ritmo pero es lo que hay… Decepción por correr en casa y no haber mostrado el ritmo en carrera. Una mala salida me condenó”, reconoce el ovetense. También apuntó al público que no llevaba el mismo coche que Button: “En Mónaco espero tener el alerón nuevo yo también, así tenemos los dos coches iguales”, aunque esta situación es una práctica habitual en McLaren, donde los pilotos se van turnando en incorporar ciertas implementaciones (por cierto, el inglés subrayó que no había notado las “mejoras” que sí veían en el equipo, el MP4-31 se le iba “de la parte trasera”).

La competitividad de Alonso no ha variado un ápice, pese que ahora todo el ambiente que le rodea sea más relajado o maneje un monoplaza inferior al de la Scuderia. El sábado, después de la primera Q3 en 24 sábados de la nueva etapa McLaren-Honda, la prensa le cuestionó sobre si estaba satisfecho por este paso y él, por si acaso, recordó que se trataba sólo de un “mini objetivo. Estoy aquí para ser campeón del mundo”.

“¿Cambiaron los pilotos?”. Con un vacile y unas risas, Fernando Alonso dio la bienvenida al fin de semana del GP de España. Su situación en McLaren no es la ideal, no está en una posición para ser campeón del mundo, pero saborea cada carrera como antes no podía. “No ganar con Ferrari era muy estresante”, aseguró en una entrevista a ‘As’ hace un mes, equipo en el que pasó cinco años y que llegaba precisamente a Montmeló con una advertencia de su presidente, Sergio Marchionne: “Necesitamos ganar dos carreras, empezando por Barcelona”. El asturiano ya no carga con ese peso extra de “presión” en su espalda y se nota en su expresión corporal y sus encuentros con la prensa. Sin embargo, esta ‘liberación’ no le ha eximido de responsabilidad o le ha producido una transformación en su mentalidad competitiva y abandonó el circuito dejando en el aire un mensaje a McLaren: “Tenía más ritmo que Button, pero decidieron que me quedara atrás”.

Fernando Alonso McLaren Fórmula 1
El redactor recomienda