SU CARRERA, CARACTERIZADA POR SALIR A FLOTE

Kvyat, crucificado por perder los nervios y por demasiados enemigos

El piloto ruso no salió del circuito de casa como él le hubiera querido, como lo hizo la primera vez que corrió en Sochi, a los 10 años de edad

Foto: Daniil Kvyat en el circuito de Sochi.
Daniil Kvyat en el circuito de Sochi.

“El automovilismo no es inmensamente popular. Espero que eso cambie. Sacrifiqué 23 años de mi carrera intentando cambiar esa percepción. ¡Cada maldito domingo trabajo en eso! Pero el gran premio en casa es un gran premio en casa y sale un poco de orgullo... Si un chico comienza a ganarlo todo, como Michael Schumacher o Fernando Alonso lo hicieron, puede cambiar esa percepción”. Alexey Popov trabaja en el canal estatal ruso encargado de retransmitir las carreras de Fórmula 1 y, cuando hace dos años se celebró el primer GP de Rusia, describió brevemente el desafío al que se enfrentaba Daniil Kvyat. Este domingo, Kvyat vivió uno de los tragos más amargos de su carrera.

“Solo había nieve y lluvia, y estábamos a tres grados. Hacía mucho frío. ¡Tenía que utilizar guantes dobles para conducir!. Tenía 10 años y era mi primera carrera karting. Estaba muy nervioso; pero aun así logré ganar”. El pasado 26 de abril, Daniil cumplió 22 primaveras y regresó a Sochi de manera diferente a la de doce años atrás. Ahora lo hizo a un circuito nuevo, donde su nombre apoda una de las gradas, además de llenar diferentes rincones entre los aficionados, quienes también portaban banderas con su rostro. ¿Demasiado para un joven de 22 años?

[Por qué Hamilton podía haber salido último en Rusia]

 

“Los nervios están a flor de piel con estos chicos. Kvyat corría en casa y creo que le han pasado muchas cosas en muy poco tiempo. Él sabe lo que pasó, ha pedido perdón al equipo y también a Sebastian. Acepta que ha cometido un error y estas cosas pasan. Ha medido mal en esta primera curva y ha golpeado a Vettel. Desde nuestro punto de vista la carrera se destrozó por completo. Podríamos haber sumado unos puntos importantes hoy y ya hemos regalado demasiados”. Horner utilizó esa presión como excusa de su comportamiento.

A lo largo de su carrera, Daniil se ha caracterizado por ser como un corcho y salir siempre a flote pese a que algo no comenzara como debiera. Subido a un kart desde los 8 años, su fortaleza mental le ayudó a crecer poco a poco en Italia, a cuya capital se trasladó a los 13 años -con toda la familia- en la apuesta de los suyos por el automovilismo. Tres años más tarde, en 2010, Red Bull le cazó para su programa de jóvenes pilotos. Hoy debía estar saboreando los recuerdos de su paso por casa y, sin embargo, su mente pide lo contrario: borrarlos y pasar página.

“Kvyat estaba súper motivado”

“Vamos a decirlo de esta manera: Kvyat estaba súper motivado. Frenó demasiado tarde la primera vez y golpeó a otro coche frente a su público, pero eso no fue lo que pasó en el segundo golpe (cuando poco pudo hacer ante el frenazo de Vettel). Vamos a esperar a que las cosas se enfríen un poco esta semana y luego hablaremos sobre lo ocurrido”. Helmut Marko, en palabras a la 'RTL', apuntó que deberá pasar por el despacho de los jefes antes de zanjar el asunto.

Porque el ruso estaba caliente tras la carrera, “lo fácil es atacarme. ¡Atácame! No me importa”, contestó cuando se le cuestionó sobre las colisiones. Parece que fue demasiado, para un joven de 22 años que en su estado natural realiza este tipo de reflexiones: “No debes de dejar que las emociones te impulsen demasiado. Estar calmado siempre ayuda. Tienes que estar feliz con lo que hiciste y luchar siempre por lo que desees. Si llegará, llegará; o no llegará”.

 

Un humor inteligente y un favorito de Alonso

De buen carácter, con un humor inteligente, el año pasado apretó las tuercas a Daniel Ricciardo (terminó por delante de él en la clasificación) y se ha ganado el respeto de la parrilla, como el de Fernando Alonso, quien le destacó recientemente como uno de sus pilotos predilectos en la actualidad. ¿Cómo llegó a esa sobre excitación alguien que comienza a tener una buena reputación en el pináculo del automovilismo?

Con 22 años, no sólo es el encargado de llevar a buen puerto uno de los dos coches de Red Bull en la Fórmula 1 y no sólo es la mayor esperanza (detrás viene Sirotkin) de que Rusia se enganche a este deporte… también hay que sumar, a sus 22 años, la presión de que este podría ser su último año en la escudería (continuos rumores de que Max Verstappen subirá en 2017).

Le ha leído la cartilla Vettel, Horner, Marko, Ricciardo, Arrivabene -Sainz el sábado-… Ha hecho demasiados 'enemigos' en un fin de semana. En la próxima carrera, el GP de España, tendrá la oportunidad de revertir la situación y bajarse de la cruz a la que, de repente, sus nervios le empujaron. Aparentemente el peso de responsabilidad que debe soportar equivale al de una gran piedra sobre su espalda, pero en cuanto recupere la calma que le caracteriza, toda esa carga y crítica volverá a ser una pequeña china que lleve dentro de su mono, como parte del trabajo: “Vivo para esto”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios