"Sainz y Verstappen darán que hablar. Son el aire fresco que necesita la F1"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
ENTREVISTA AL 'BENTLEY BOY' ANDY SOUCEK

"Sainz y Verstappen darán que hablar. Son el aire fresco que necesita la F1"

Andy Soucek volverá a competir en 2016 con un ambicioso programa en el seno del equipo oficial de Bentley, lo que le obligará a no seguir comentando la F1 en Movistar

Foto: Andy Soucek posa junto a su Bentley (Foto: Jarrod Moore).
Andy Soucek posa junto a su Bentley (Foto: Jarrod Moore).

Andy Soucek es uno de los pilotos españoles encuadrado oficialmente en un gran fabricante. En su caso, Bentley por segundo año. Esta temporada afrontará los dos certámenes del Blancpain de GT, el Sprint y el Endurance, así como el Intercontinental (Europa, Asia y Australia). Las principales marcas de vehículos deportivos están cada vez más involucradas en las carreras de grandes turismos. Soucek explica a El Confidencial cómo es este mundo y qué significa ser un 'Bentley Boy'.

Pregunta: Recientemente, Bentley presumía en Twitter de que solo hay seis ‘Bentley Boys’ en el mundo, ¿cómo es ser un piloto oficial de la marca británica?

Respuesta: La verdad es que llevar el símbolo de esta marca es una responsabilidad. Sientes una presión adicional a la que podrías sentir en otros momentos de tu trayectoria. Pero también es un honor y un privilegio poder representar a una marca con su tradición, ganadora de Le Mans en los años veinte del siglo pasado y a principios del 2000. En todas las participaciones en el autmovilismo deportivo siempre han estado, si no ganando, luchando por ganar. Esta es la filosofía de la marca, no hacer nada que no sea para la excelencia. Igual que producen coches de calles con todo lujo de detalles, de los pilotos esperan que demos lo mejor de nosotros, el cien por cien.

P: Pero además, se vende una imagen un poco diferente de los pilotos. ¿Cómo es la dinámica de un piloto oficial dentro de esta marca? ¿Qué líneas maestras le marca Bentley a un piloto oficial suyo ?

R: Creo que va un poco con la personalidad de cada uno, pero llevar el símbolo de Bentley se ajusta a unos parámetros. Un 'Bentley Boy' tiene que ser buen piloto y rápido en la pista, pero fuera de ella tienes que saber comportarte, saber hablar idiomas, lo que es muy importante, saber tener un trato con los medios, educación, una imagen cuidada, tienes que ser deportista, tienes que saber comportarte en una mesa…Se espera mucho de ti, son seis pilotos, y es algo más que exclusivo. Pero igual que llegas, te puedes ir. La presión de que muchos pilotos matarían por estar en tu puesto te tiene que hacer dar el cien por cien. Hay que ser bueno en la pista, pero también tomarte tu trabajo de forma muy seria y profesional en todos los sentidos.

P: Toda su carrera durante años ha estado enfocada a la Fórmula 1 y los monoplazas. Ahora comparte coche y equipo con más pilotos, colabora y compite contra ellos a la vez ¿Cómo es esta dinámica?

R: Sí, venía de un mundo muy individualista, donde todo gira en torno a ti. De repente, en los GT (los grandes turismos) has de cambiar mucho el chip, porque no depende todo de ti. Y luego, lo que puedas hacer con tus compañeros te puede beneficiar a ti también. Al final, te lo tomas así. Todo lo que pueda aportar a mi compañero y viceversas nos puede aportar a todos. Al final trabajas codo a codo para conseguir la mejor estrategia para el equipo.

Dentro de Bentley somos dos coches, y también hay una competencia sana, lo que hace que siempre estés alerta y con la expectativa de ganarles. Digamos que tienes tu nicho, que es tu coche, pero en lucha también con los otros tres Bentley Boys que están en box de al lado. Esto sirve para que el equipo no se relaje nunca. Me he acostumbrado muy rápido, y para mí es un placer compartir el coche con otros dos grandes pilotos, aunque pase nervios cuando ellos están en la pista.

P: ¿Por qué está creciendo mucho el mundo de los GT? BMW, Ferrari, Nissan, McLaren, Blentley, Aston Martin, Lamborghini…Todas las grandes marcas deportivas están entrando en este terreno. En el Blancpain en el que compite hay parrillas de hasta 60 coches en Monza, por ejemplo…

R: Los pilotos se dan cuenta hoy que es muy difícil llegar a la Fórmula 1, con muchos factores muy complicados. Los GT han crecido muchísimo, y además con diferentes marcas involucradas y muchos con coches nuevos este año. Si miramos Le Mans y el Blancpain, el crecimiento es exponencial. Al margen de que las marcas produzcan coches de calle y quieran ser líderes de ventas y presumir de sus modelos en el mercado, los pilotos nos fijamos en este tipo de competición porque con cualquier coche, con cualquier fabricante, puedes ganar, esto es muy importante. Luego, hay diferentes categorías de pilotos, y puedes luchar en cada una de ellas por la victoria dentro de la misma carrera. Y, por último, los presupuestos en comparación a la Fórmula 1 y Le Mans es ridículo.

P: ¿Cómo es pilotar un Bentley de carreras? ¿Cómo se lleva? ¿Qué le distingue como coche de competición

R: Por reglamento, tiene que tener unas características iguales al del coche de calle. En nuestro caso, al margen de las medidas, el resto está preparado para competir. El primero pesa dos toneladas y media, es un coche de calle, con equipamiento y medidas de seguridad. El de carreras pesa 1.300 kilos, le quitas más de una tonelada. Usamos un V8 en vez de un V12. El chasis es tubular, mucha fibra de carbono, y cero lujos.

En la conducción, a pesar de ser grande, es muy efectivo, sobre todo en curva rápida. Con su carga aerodinámica, es bestial. Cuando me subí por primera vez me quedé sorprendido del agarre, y con una tracción y buena capacidad de frenada. Y nuestro punto más fuerte es que en carreras largas cuidamos muy bien el neumático desde principio a fin de relevo.

R: Andy Soucek ya no sigue comentando Fórmula 1 en Movistar ¿Echa de menos su trabajo como comentarista?

R: Claro que lo echo de menos, fue muy interesante y muy divertido. Aunque sigo en la Cope, como en los últimos cinco años. Estar como el año pasado con Movistar te da una perspectiva diferente. A mí me gusta mucho la Fórmula 1 y sí, lo echo de menos. Pero compaginarlo con mi programa de carreras este año es muy difícil, me centraré en lo que es mi prioridad, las carreras.

P: ¿Y cómo ve la Fórmula 1 en este nuevo campeonato?

R: Creo que no ha cambiado mucho frente al pasado. Aunque hay equipos nuevos, como Renault, Haas, aunque Ferrari esté más cerca de Mercedes, haya pilotos nuevos… Pero el cambio debe ser sustancial, que se aplique a la parte técnica. El cambio del formato de entrenamientos no ha funcionado, no es la dirección. En Australia Vettel pudo estar delante de Mercedes, pero el ritmo natural colocó de nuevo a Mercedes por delante.

P: ¿ Y qué espera de Fernando Alonso y Carlos Sainz?

R: Creo que el McLaren ha evolucionado, no como para ganar, pero sí como para entrar entre los diez primeros, que es el paso natural. No lo van a tener fácil. A Fernando le vio bien, como siempre, siempre da la talla. Y su accidente, afortunadamente, se quedó en recordarnos lo segura que es la Fórmula 1.

[Lea aquí: Verstappen no tiene abuela: "Quedaré kilómetros por delante de Sainz"]

A Carlos le veo con opciones. El Toro Rosso ha podido rodar en libres entre los cinco primeros. El binomio Sainz-Verstappen dará mucho que hablar este año, no solo en Australia, sino durante toda la temporada. Son jóvenes, tienen un talento innato brutal. En casos como el de Max, con muy poca paciencia en una carrera de Fórmula 1, donde pasan muchas cosas y hay que conservar la calma. Perdió los estribos en Melbourne y pudo haber hecho daño al equipo. Darán que hablar, son el aire fresco que necesita la Fórmula 1.

Fórmula 1 McLaren Max Verstappen
El redactor recomienda