¿FALTA DE RESPETO O SIMPLEMENTE INMADUREZ?

Verstappen no tiene abuela: "Normalmente quedaré kilómetros por delante de Sainz"

Nuevas palabras del holandés para demostrar su mentalidad a la hora de caminar por la Fórmula 1. Su convencimiento de superioridad a veces toca con el límite del respeto

Foto: El Toro Rosso de Sainz terminó por delante del de Verstappen en Australia.
El Toro Rosso de Sainz terminó por delante del de Verstappen en Australia.

Pregunta a Max Verstappen de 'Motorsport': ¿Qué ocrurrirá con las órdenes de equipo en un futuro? “Para ser sincero, no lo sé ni me importa. Normalmente yo debería estar unos kilómetros por delante... No siento su presión (la de Carlos Sainz). Siento que tengo todo bajo control. Me estoy centrando en el futuro, esa es mi meta”. Tiene 18 años y en su mentalidad valores como el respeto o compañerismo no aparentan ser una prioridad. El primer rival de un piloto es su compañero de equipo y, normalmente, esa pelea se queda dentro de la pista. Cuando existe fuera de ella es fruto de una situación tensa en la que alguno de los dos pilotos -normalmente el que tiene menos armas sobre el asfalto- ha decidido pulsar el botón rojo de 'guerra psicológica'. En este punto: o Verstappen ve peligrosa la presencia en su equipo de Sainz o, directamente, carece de valores básicos de educación y convivencia. Hay que recordar que ambos son del mismo equipo, Toro Rosso. De momento, Max se pone el listón alto para Bahrein... quedar "unos kilómetros por delante" de Carlos, es decir, pelear por la victoria con Hamilton, Rosberg, Vettel...

En Fórmula 1 es común alimentar y aplaudir una mentalidad de 'killer', donde -como acuñó Ayrton Senna- ser segundo es sinónimo de fracaso, "el primero de los perdedores". Pero, ¿existe un límite o vale todo? Con sus palabras -"kilómetros por delante"- Max está señalando que Sainz sería un par de segundos más lento por vuelta, un hecho lo suficientemente grave como para considerar que Carlos no es apto para la Fórmula 1... ¿En serio ha querido decir eso Max? Más que un comentario desafortunado, parece una posibilidad simplemente ridícula si la carrera transcurre en circunstancias normales.

“Max, cambia las posiciones”. “No”, contestó. “Max, simplemente hazlo”. Este es el precedente que creó Verstappen en Singapur 2015. “¡Si dejo pasar a Carlos mi padre me da una patada en las pelotas!”, explicó posteriormente el holandés cuando fue cuestionado por qué desobedeció las órdenes desde el muro. Este domingo al tulipán le dieron permiso para adelantar a Sainz, pero no pudo. Después vinieron los lamentos y quejas a través de la radio, y posteriormente ante la prensa: “Quería ir a boxes, pero no oí nada. Luego lo hice y los neumáticos no estaban listos”. Perdió siete segundos con esa decisión, menos de lo que le pudo haber costado a Toro Rosso la maniobra que causó un toque con Sainz. Quizás, todo, lo que se dice “todo bajo control”, no lo tenga. Hay aspectos que se escapan a su incuestionable talento.

Adrián Campos, en Fórmula SER, sobre las quejas continuas de Verstappen: "Algunos pilotos de hoy en día son un poco "...

Posted by Fórmula SER on domingo, 20 de marzo de 2016

 

"Primer signo de inmadurez de Max"

En la cadena británica 'Sky', los expilotos Martin Brundle y Damon Hill analizaron esta situación situación y el primero concluyó que "mostró su edad. Un piloto más calmado hubiera terminado más arriba en la clasificación" y el segundo que "es el primer signo de inmadurez que hemos visto de Max". Con los datos en la mano, en clasificación Sainz marcó en Q2 un tiempo más rápido que el de Q3 de Verstappen y en carrera la mejor vuelta del holandés fue una décima y media mejor que la mejor vuelta del español (1:31.516 por 1:31.671).

Max continúa recibiendo una fuerte influencia de su padre, Jos, así que si Red Bull o Toro Rosso considera que deben ajustar algún matiz de su enfoque, que hablen con el padre porque estará encima de su pupilo en las 21 carreras de 2016: “No quiero nada más que el éxito de Max. Mi carrera profesional ha finalizado. La idea era correr Le Mans de nuevo, pero al ver que coincidía con el GP de Azerbaiyán… No me gustaría estar lejos de Max mientras está corriendo en cualquier otra parte. Max es ahora el número 1, lo arriesgo todo por él, quiero que ésta sea una historia de éxito”. Un 'coach' personal de 360º: consejos dentro y fuera de la pista.

Con este intento de ninguneo a Sainz, el bautizado como “nuevo Ayrton Senna” (el brasileño hubiera cumplido 56 años este lunes) ha aireado nuevamente la visión de superioridad que tiene cuando se pasea por la Fórmula 1: "Cada vez que camino por el paddock, las personas se acercan a mí. Yo hablo informalmente con todos. He tenido un gran rendimiento". Irradia hacia el exterior la sensación de que camina sobre el agua, tanto que incluso creyó en Australia que si se metía a boxes sin recibir dicha orden, el equipo estaría esperando por él. 

Verstappen peleará por la victoria en Bahrein

Entonces, si no sucede nada extraño, en el próximo GP de Bahrein Verstappen estará peleando con Ferrari y Mercedes por la victoria, es decir, “unos kilómetros por delante” de Sainz. Los de Faenza comprobaron que el STR11 tiene potencial como para ser el tercer-cuarto coche de la parrilla. Falta saber cómo afecta el perfil de la pista de Sakhir y la temperatura (carrera nocturna) a su rendimiento, pero si es similar al de Melbourne, el Toro Rosso de Sainz debería pelear en Q3 por ser quinto o sexto y en carrera algo parecido. El de Verstappen, sin embargo, irá “unos kilómetros por delante”, con Hamilton, Rosberg, Vettel...

 

¿Falta de respeto, táctica agresiva contra Carlos Sainz, inmadurez o todo a la vez? "Cada uno enfoca las carreras de forma distinta. Max es más agresivo y valiente en las carreras y eso le ha traído muchos elogios. Es excelente verle pilotar, tiene confianza en sí mismo y en el coche y hace jugadas que no todo el mundo se atrevería a hacer. Carlos también ha tenido de eso, pero quizás haya sido menos visible porque él es mucho más disciplinado. Piensa mucho sobre lo que está haciendo, lo que va a hacer, si es el momento o debe esperar un poco más. Él analiza mucho más y como resultado es ligeramente menos agresivo, pero siempre tiene un plan a largo plazo". James Key, director técnico de Toro Rosso, define muy bien sus personalidades.

El madrileño, en su rincón, de momento parece no inmutarse: "Creo que es una rivalidad sana... al menos desde mi punto de vista no tengo ningún problema". El pasado domingo adelanto una decena de coches en pista y, al contrario de destacar algún punto caliente entre ambos, se toma de manera relajada esta situación: "Recibí un toque por detrás y y vi por mi retrovisor a Max. Fue una carrera interesante, al límite, pero eso es lo que una carrera de Fórmula 1 debe ser". Y Toro Rosso, de momento, da manga ancha para alimentar esta "rivalidad deportiva" que promete ser histórica, "como la de Hamilton y Rosberg, pero más intensa", opina Brundle. Más "intesa" seguro, ya que Rosberg y Hamilton nunca han intentado desprestigiar a su rival.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios