EL PRAGMATISMO EN SU VISIÓN DE ESTE DEPORTE

Por qué, a pesar de todo, a Flavio Briatore se le echa tanto de menos en la Fórmula 1

Durante su experiencia de dos décadas al frente de un equipo, Flavio Briatore defendió posiciones heterodoxas y pragmáticas que se desmarcaban frontalmente de sus colegas, los "mecánicos"

Foto: Fernando Alonso ganó sus dos títulos mundiales con Briatore como jefe de equipo (Imago)
Fernando Alonso ganó sus dos títulos mundiales con Briatore como jefe de equipo (Imago)

"No nos bañamos dos veces en las aguas de un mismo río, ni siquiera una vez", decía Heráclito. Pero la Fórmula 1 actual podría desmentir al filosofo griego. Porque algunas de las situaciones y críticas que recibe en el presente sí parecen repetirse. Forman parte de su esencia y de ciclos ya vistos en el pasado.

Flavio Briatore, por ejemplo, nos ayudaría a entenderlo. Con 20 años de experiencia como máximo responsable de un equipo, el italiano mantenía una visión de este deporte que sigue siendo válida a día de hoy, confirmando hasta qué punto Heráclito podría estar equivocado en la cuestionada Fórmula 1 híbrida.

"Son los 'mecánicos"

Briatore llegó en 1988 como un ejecutivo que había triunfado expandiendo la marca Benetton por Estados Unidos. "Una personalidad más grande que la propia vida", decía de él Pat Symonds, ingeniero que uniría su destino al del italiano durante años. Briatore aterrizó con una mentalidad totalmente ajena a este endogámico, esotérico y especializado universo. En pocas palabras, no tenía ni idea de la Fórmula 1. O sí...

Rebobinemos para conocer su línea de pensamiento, por ejemplo, a una entrevista realizada en 2009 con el periodista británico Nigel Roebuck para la revista Motorsport. "Flavio llama a los otros responsables de equipo ‘mecánicos’”, decía Bernie Ecclestone sobre el propio Briatore, "porque han crecido en la pirámide del mundo de la competición, él viene del mundo de los negocios, así que no ha sido aprendiz en las carreras, no digo que sea bueno o malo, simplemente tiene una visión diferente al resto".

"Tiene una visión diferente al resto", ha dicho Ecclestone de Briatore (Efe)
"Tiene una visión diferente al resto", ha dicho Ecclestone de Briatore (Efe)

"Mucha gente olvida que competimos"

"Estamos en el negocio del entretenimiento ¿no?", reinvindicaba también en 2006. "Seguro que hace falta la tecnología, pero mucha gente olvida que lo que estamos haciendo, se supone, es competir", explicaba el italiano para enfatizar hasta qué punto esa prioridad era maniatada por la maraña tecnológica. "Necesitamos recordar qué es lo que quieren los clientes, y no tiene sentido gastar grandes cantidades de dinero en algo que no quieren o no entienden". Curiosamente, hace pocas fechas conocíamos el resultado de una encuesta cuya iniciativa partía de los propios pilotos de Fórmula 1, que se sentían en la obligación de llevar a cabo iniciativas al respecto.

En aquella entrevista Briatore realizaba un diagnóstico cuyas bases parecen ser válidas también hoy. "Parte del problema, creo, es que muchos en los equipos principales empezaron como ingenieraos y no como hombres de negocios. Y los ingenieros obtienen la satisfacción de la tecnología, no les importa ninguna otra cosa". Luego llega el descabello: "Por supuesto que la tecnología es importante, pero cuesta mucho dinero y hace la Fórmula 1 menos entretenida. Algo falla, creo". Recordemos, palabras de casi siete años atrás. "Y cuanto más gastamos, más aburridos somos”. En toda la frente.

"Estamos haciendo todo lo posible por destruirlo"

Si algo distingue a Briatore era su radical sentido común. Aunque la pasada temporada la Fórmula 1 perdió 25 millones de espectadores –por diferentes razones y países, incluyendo la televisión de pago–, lo hizo bajo una plataforma de casi 425 millones en todo el mundo. "Estamos en el sitio adecuado y en el momento adecuado, porque Bernie ha construido un negocio fantástico, pero estamos haciendo todo lo posible por destruirlo".

Con su visión empresarial, un multimillonario acostumbrado al máximo lujo personal sabía aplicar con dureza la racionalidad económica. "Si educamos a nuestra gente a trabajar en el máximo gasto, una persona de la Fórmula 1 buscando un regalo para alguien ¡se va directamente a Bulgari! Si no cuesta mucho dinero, no puede ser bueno: esta es la forma de pensar del paddock". En este período de tecnología híbrida, al italiano habría que aplicarle las sales para que no se fuera al suelo.

"Si no cuesta mucho dinero, no puede ser bueno: esta es la forma de pensar del paddock". Así describió Briatore la F1 (Efe)
"Si no cuesta mucho dinero, no puede ser bueno: esta es la forma de pensar del paddock". Así describió Briatore la F1 (Efe)

"La audiencia espera una carrera impredecible"

Briatore presumía en su día de ganar títulos con Fernando Alonso con un presupuesto inferior en un 20 o 30% a Ferrari y McLaren. "Siempre me pareció estúpido que se gastaran millones interminables en intentar encontrar una nueva tecnología, lograr una ventaja, y luego todo el mundo tiene que gastar el dinero, para luego ser todos iguales a los tres meses". No son tres meses lo que está costando a los rivales de Mercedes en esta nueva era híbrida, pero en fin…

Las circunstancias en las que Flavio Briatore abandonó este mundo son bien conocidas. El famoso Crashgate que el equipo Renault protagonizó en Singapur 2008 acabó con su carrera. Fue condenado y exiliado a perpetuidad de la Fórmula 1. Y aunque fuera discutible su comportamiento ético, se perdió una visión heterodoxa, diferente, en un mundo hermético y endogámico. Hoy, Briatore sería una figura indispensable para esta Fórmula 1 en pleno proceso de reinvención.

"Hemos perdido la base, y para mí la base es el espectador, la audiencia televisiva que espera una carrera impredecible y una participación más cercana. Muchos de mis colegas son gente técnica, pero creo que son demasiado técnicos, y esto no es lo que interesa a la mayoría de la gente", dijo. Para sentenciar contundentemente con un argumento incontestable: "Para mí hay un ejemplo muy simple. Escogimos a Fernando Alonso en Renault. La audiencia en España era cero. Después de pocos meses, era de nueve millones, ¿Ok?". No haré más preguntas, señoría. Recuerden, eran palabras de 2009.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios