Por qué a Red Bull le costará tanto ganar el corazón de los aficionados de la Fórmula 1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
FERRARI, MCLAREN Y WILLIAMS SON LOS MÁS SEGUIDOS

Por qué a Red Bull le costará tanto ganar el corazón de los aficionados de la Fórmula 1

La encuesta de la GPDA confirma que los aficionados prefieren a los equipos de toda la vida. Sin embargo, Red Bull demuestra con su postura que la Fórmula 1 puede ser algo temporal

placeholder Foto: Red Bull en Canadá (Efe)
Red Bull en Canadá (Efe)

“Todavía voy a las reuniones y presto atención. Otros propietarios de equipo han llegado a un punto en el que han decidido vender y colocar una gran cantidad de dinero en el banco. Nunca se me ha pasado eso por la cabeza. He vendido acciones, pero todavía tengo el 50,1% del equipo. Vengo a trabajar cada día. El equipo es mi vida, absolutamente mi vida”.

Con 75 años y esa voz debilitada por la edad y el accidente de 1986 que le dejó en silla de ruedas, Frank Williams volvía a recordarnos recientemente hasta qué punto la Fórmula 1 es el eje que mueve su vida. En el oasis de la victoria y en las largas travesías del desierto sin triunfos, Williams encarna el genuino espíritu del 'racer' de toda la vida. En gran contraste con el ejemplo que ofrecen algún que otro equipo.

Por segunda vez en meses, la retirada

La reciente encuesta impulsada por la GPDA (Asociación de Pilotos de Fórmula 1) revelaba que Ferrari, McLaren y Williams, por este orden, son los equipos más seguidos por los aficionados. Un triunvirato sin Mercedes ni tampoco Red Bull. El equipo austríaco dominó desde 2010 a 2013 y logró la proeza de batir en muy poco tiempo a la élite con décadas de pedigrí. Sin embargo, no ocupará nunca un puesto en el corazón de los aficionados. Y restara alguna duda, su propietario volvió a recordarnos recientemente por qué.

“Somos malos como actores secundarios”. “Renault nos saca tiempo y dinero”. “El reglamento restrictivo en la aerodinámica nos impide aprovechar el talento de nuestro ingeniero”. “No puedes obligar a nadie a que se quede cuando quiere irse”. Por segunda vez en dos meses, Dietrich Mateschitz ha amenazado con la retirada pegándose de nuevo un tiro en el pie para llegar al corazón de los aficionados.

¿Alguien escuchó la amenaza de abandonar?

Reafirmaba una actitud que no ha podido ocultar durante su período de gloria anterior y menos en la derrota. Ahora, su propietario reforzaba la imagen de que su presencia en la Fórmula 1 es sólo a maduras. Y no ha pasado año y medio de su último título. Cuando el resto de los equipos han soportado el dominio de Red Bull durante estos pasado años, lucharon técnicamente para batir su brillantez tecnológica. También buscaron neutralizar sus ventajas técnicas en los despachos cuestionando en ocasiones su legalidad. Pero nada nuevo bajo el sol.

Eso sí, ¿alguien escuchó a Frank Williams amenazar con dejar la Fórmula 1 cuando no ganaba desde la retirada de BMW en 2004 hasta la victoria de Maldonado en 2013? Desde 1998, McLaren sólo ha conseguido un título de pilotos con Hamilton mientras esta década sufría el aplastante dominio de Ferrari, Renault, el de Brawn con los dobles difusores y luego el de Red Bull. Pero tampoco nadie escuchó a Martin Whitmarsh o a Ron Dennis amenazar con dejar la Fórmula 1 si la realidad no encajaba con sus ambiciones.

Cuando estos dos equipos han padecido sus penalidades con motoristas poco competitivos (McLaren con Peugeot o Ford en los noventa tras la marcha de Honda y Williams tras la salida de los nipones en los ochenta y BMW hace una década), no se les escuchaba humillar públicamente a socio fabricante como Mateschitz hizo públicamente con Renault hace pocas fechas, y .días después de que se pidiera por su máximo responsable prudencia ante sus constantes críticas. Y sí, Luca di Montezemolo llegó a amenazar con dejar la Fórmula 1 en 2009, aunque por razones políticas en plena pugna con Max Mosley y su intención de capar los presupuestos en la Fórmula 1.

La justificación de su existencia

Ojo. Desde el comienzo de la década pasada, Red Bull creó el Junior Team que ha dado la oportunidad a decenas de promesas de caminar hacia la Fórmula 1. Salvó un equipo con la compra de Jaguar y dos con la de Minardi. Invirtió decenas de millones de euros en potenciar el Red Bull Ring para incluirlo en el calendario actual. Transformó la imagen de un equipo de Fórmula 1 e hizo sacudir irreverentemente los cimientos tradicionales de otros equipos. Su contribución a este mundo ha sido extraordinaria. Sin embargo…

Nadie participa en la Fórmula 1 por romanticismo. Para Red Bull es la más potente herramienta de marketing. Sin embargo, para Ferrari, McLaren y Williams es la justificación intrínseca de su existencia. “Evaluaremos la situación de nuevo en el verano como cada año y analizaremos los costes y los ingresos. Si estamos totalmente insatisfechos, podríamos contemplar la salida de la Fórmula 1”, avisaba también Helmut Marko en abril. Si nos interesa, vale. Si no, ahí os quedáis.

70 millones anuales

Red Bull se ha convertido en un extraordinario activo para el automovilismo revitalizando diferentes categorías, no solo la Fórmula 1. Aquí, recibe hoy unos 70 millones de dólares anuales en función de su acuerdo con CVC y como reconocimiento a su posición. Sólo Ferrari obtiene más de Ecclestone y cía (100).

A la postre, es una ástima que unos genios del marketing haya creado semejante imagen ante los aficionados en la Fórmula 1: “Somos malos actores secundarios”. Habrán derrotado al establishment, pero no se han ganado un lugar en el corazón de los aficionados. Entonces, ante el septuagenario Frank Williams en su silla de ruedas dentro del box de su equipo en el Gran Premio de Austria, uno sólo puede quitarse el sombrero.

Fórmula 1 Red Bull Frank Williams Ferrari McLaren Martin Whitmarsh Luca Cordero di Montezemolo Honda Lewis Hamilton
El redactor recomienda