las 12 hores fondián

Esquiar bajo la luz de la luna

El Valle de Benasque celebra este sábado Las 12 hores fondián en el espacio nórdico Llanos del Hospital, rincón del Pirineo aragonés donde se vive con intensidad el esquí de fondo

Foto: Esquí de fondo en Benasque
Esquí de fondo en Benasque

Hay esquiadores que esperan a la luna llena para deslizarse únicamente con su luz. No es fácil. La meteorología en montaña es muy caprichosa, y las ocasiones en que se consigue escasas. Este sábado hay luna llena. Ahora se espera que el cielo no se encapote. Especialmente en el espacio nórdico Llanos del Hospital, en Benasque (Huesca), en la principal puerta del valle de los ‘tresmiles’. En este rincón del Pirineo aragonés se vive con intensidad el esquí de fondo. Por aquí está ya uno de sus máximos exponentes, una de esas perlas que de vez en cuando salen en España y en un deporte que cada vez tiene más aficionados, pocas licencias y competidores con cuentagotas.

Martí Vigo regresó el pasado domingo de Estados Unidos. Participó en el Campeonato del Mundo júnior. Fue el único representante español y lo hizo muy bien. Quedó el 14 en la modalidad de 10 kilómetros patinador, a poco más de un minuto del ganador, el ruso Vladis Vechkanov. En la prueba de 20 kilómetros -10 en modelo clásico y 10 patinador- se fue más lejos, pero igualmente quedó satisfecho.

Natural de Sesué, un pequeño pueblo de la provincia de Huesca rodeado de montañas, Martí estará este sábado en Las 12 hores fondián. Ni que decir tiene que en la zona es un ídolo. A las 12.00 se dará la salida a una prueba que no tiene más reto que el de almacenar kilómetros. No es competitiva. Es el placer del esquí de fondo por el esquí de fondo. Las últimas nevadas han dejado un circuito espectacular... y también ciertas dudas por su celebración debido al alud que cayó el lunes sobre la única carretera de acceso a este rincón del Pirineo y que desbordó la visera para protegerla de las avalanchas. Se abrió este jueves.

Marcha nocturna
Marcha nocturna

En Las 12 hores fondián -12 horas de fondo, en patués, el habla de Benasque-, tanto el denominado Plan del Hospital como el plan de Están será un continuo ir y venir de esquiadores. Pero lo bueno, lo mejor, llegará por la noche. A eso de las 22.00, una salida en grupo dirección a la Besurta, una pequeña cabaña donde termina el circuito de fondo y desde donde salen excursiones a rincones tan mágicos como el Forado de Aigualluts, un fenómeno geológico a 2.074 metros de altitud donde se sumergen las aguas de los glaciares del Aneto y Maladeta, que aparecen luego en el Valle de Arán, en el llamado Uelhs deth Joeu (Ojos de judío) y desembocan en el Atlántico tras engrosar el cauce del Garona.

Las 12 hores fondián las organiza la Agrupación Deportiva Hospital de Benasque (ADHB) y siempre cerca de la luna llena. Otros años se realiza en Navidad con el fin de acercar la actividad a las familias. Pero en Navidad falló la luna llena. Más que nada porque quedaba a desmano para organizar esta edición. No hay límite para firmar kilómetros, pero siempre flota en cada convocatoria acercarse a la altitud de alguno de los ‘tresmiles’ que hay en la zona. Los metros del Aneto -3.404- ya lo han hecho en kilómetros. “El objetivo es estar en esa franja de los 3.000 kilómetros esquiados”, apostilla el presidente de la ADHB, José Ángel Rupérez. El premio a quien más quilómetros haga, más de uno pasa de los 100, es una esquila.

Los participantes tienen a su disposición los circuitos marcados del espacio nórdico: los de Plan del Hospital, Plan de Están y Besurta-Villamorta. Cada esquiador es libre de elegir recorrido, de cambiarlo y de combinarlo. “La honradez prima para decir lo que ha hecho cada uno y además no tendría sentido decir lo contrario”, señala. Las dos últimas horas de esta cita del fondo es lo más espectacular. Hacia las 20.30 horas, Mario García, director de espacios nórdicos de Aragón, con el circuito de Besurta-Villamorta cerrado “lo deja como una patena. Pasa la máquina para dejarlo perfecto y a las 22.00 horas todo el que quiera emprende la subida nocturna a la Besurta.

Con luna llena y a la espera de que haya pocas nubes subimos solo con su luz. La organización dispone de un buen número de voluntarios que encabezan y cierran el grupo para garantizar la seguridad de todos los participantes”, señala Rupérez que, recuerda, la exigencia de llevar frontales por si acaso. “Esquiar con luna llena tiene un halo mágico. Es algo difícil de explicar, porque es algo que hay que vivirlo”, afirma. En ediciones pasadas, más de un centenar de personas han participado en esta actividad a la que se suman otros montañeros que aprovechan el recorrido para hacer una esquiada hasta la Besurta.

Estas 12 hores fondián, además, es el preámbulo para la XIX Marcha Plan de Están que se celebrará el próximo domingo 26 de febrero y que será campeonato de España de larga distancia, prueba puntuable para la Copa de España de la especialidad.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios