es el país con más estaciones de esquí

Por qué Japón es uno de los destinos más visitados del mundo por los esquiadores

Uno de cada 10 esquiadores de todo el mundo decide practicar su deporte favorito en Japón y no es casualidad: tienen más estaciones que nadie y su nieve polvo es legendaria

Foto: Niseko, la estación más famosa de Japón
Niseko, la estación más famosa de Japón

Cuando uno piensa en ir a esquiar no se le ocurre pensar en Japón. Primero, y más importante, porque está a 10.000 km de distancia. Segundo, porque pocos saben que es una de las potencias mundiales en el deporte blanco. Hasta 600 estaciones de esquí recorren el accidentado archipiélago japonés, aunque la mayoría se centran en tres áreas: la isla de Hokkaido, Nagano y el norte de la isla de Honshu, también conocido como el ‘norte recóndito’.

Las más cercanas a Tokio son las que están dentro de los conocidos como Alpes Japoneses, a unos 300 kilómetros al este de la capital. Muy cerca está Nagano, sede olímpica en 1998 y que también reúne a una buena parte de las estaciones de esquí japonesas. Más al norte se encuentran las que pertenecen al Japón recóndito, algunas de las cuales son realmente especiales. Pero, sin duda, las mejores y las más importantes están en la isla de Hokkaido, al norte de la isla principal, y donde se encuentra la estación más importante del país, Niseko, de la que ya hablamos en este reportaje, además de las que rodean a la famosa Sapporo, que albergó los Juegos Olímpicos de 1972.

La nieve en polvo, el gran atractivo de Hokkaido (Foto: Niseko)
La nieve en polvo, el gran atractivo de Hokkaido (Foto: Niseko)

Lo importante es esquiar

Aunque nos parezca extraño tratándose de un país tecnológicamente tan avanzado como Japón, en sus estaciones de esquí no encontramos los últimos remontes, apenas hay telesillas desembragables, etc. No están a la última moda tecnológica y es normal ver hasta telesillas de una sola plaza y sin barra de seguridad. Si retrocediéramos a los años 80 en cualquiera de las estaciones europeas nos haríamos una idea de cómo son los servicios de las estaciones niponas. Allí tienen claro que lo importante es esquiar.

La temporada es muy similar a la española, desde diciembre hasta finales de marzo, aunque alguna estación, las que están en las zonas más altas, queda abierta en el mes de abril e incluso mayo. En estos casos hay ‘ofertas de primavera’ en las que poder esquiar a muy buen precio, pero hay que informarse muy bien de cuáles son las estaciones que no cierran con el fin del invierno.

Hokkaido: el paraíso de la nieve polvo

Sólo en la isla de Hokkaido hay más de 100 estaciones
Sólo en la isla de Hokkaido hay más de 100 estaciones

Lo llaman ‘japow’, una mezcla de Japón y powder, que en inglés es la nieve polvo que todos los amantes del deporte blanco ansiamos. En el país del sol naciente la nieve está tan suelta, tan liviana, que te deslizas por ella como si fuera mantequilla. El único problema que ofrece es la cantidad de nieve que cae y que convierte a la región central de la isla, donde está Niseko, en la segunda donde más nieva de todo el mundo, con más de 15 metros de nieve anuales de espesor. Hay que saber trabajar con esas cantidades de nieve y no quedarte parado, porque te puedes hundir poco a poco hasta la cintura. Y cuidado con no perder un esquí, porque la búsqueda se hará eterna.

En Hokkaido está Niseko, pero también Rusutsu y las estaciones de la olímpica Sapporo, todas en la zona sur y en apenas 100 km de distancia. De hecho, es fácil combinar las dos primeras, apenas separadas por 30 km de distancia y poder esquiar en ambas sin cambiar de hotel, cada día en una de ellas.

Pero quienes van a Japón a esquiar no suelen hacerlo por las estaciones en sí, sino que buscan casi siempre los fuera-pista. Es el paraíso de los 'freeriders' y las estaciones lo saben, por lo que han creado lo que denominan como espacios ‘libres de avalanchas’, zonas controladas en las que poder hacer fuera-pista, pero controlado. Eso sí, necesitarás llevar material de seguridad como el ARVA y la pala y se aconseja contratar a un guía especializado para conocer los impresionantes parajes de estas zonas y poder disfrutar de esa famosa nieve polvo.

Los macacos japoneses, en el Parque Jigokudani (Foto: EFE/EPA/KIMIMASA MAYAMA)
Los macacos japoneses, en el Parque Jigokudani (Foto: EFE/EPA/KIMIMASA MAYAMA)

Aguas termales y paisajes milenarios

Aunque Hokkaido es el centro neurálgico de la nieve en Japón, hay mucho más esquí en el país del sol naciente. Sobre los Alpes Japoneses, que ocupan el este de la isla de Honshu y que ofrecen las estaciones más cercanas a Tokio, se encuentra Nagano, una de las zonas con más oferta del país. Nozawa Onsen es una de las estaciones más famosas y no podemos dejar de visitarla si vamos a esquiar a Japón porque combina esquí de calidad para todos los niveles y una villa ancestral con calles de adoquines, una arquitectura tradicional y sus famosas aguas termales.

En esa misma zona están las estaciones que acogieron los Juegos Olímpicos de 1998, Hakuba y Shiga Kogen. La primera, que engloba a 11 estaciones diferentes, destaca por ser una de las más animadas de todo el país cuando se cierran las pistas y es ideal para familias. En la segunda puedes recorrer hasta 19 estaciones distintas con un solo forfait y te deja muy cerca de los macacos de Jigokudani o ‘valle del infierno’. Son unos 200 animales que viven a casi 1000 metros de altura y que sobreviven a los inviernos helados gracias a las aguas termales del parque.

Los monstruos de nieve o Juhyo monsters (Foto: Zao Onsen)
Los monstruos de nieve o Juhyo monsters (Foto: Zao Onsen)

El impagable norte recóndito

La zona norte de la isla principal de Japón, donde se encuentra Tokio, es de una belleza impensable y también cuenta con sus estaciones de esquí. Appi Kogen es conocida como la Aspen nipona y es una de las que cuentan con mejores instalaciones. Está en la ciudad de Hachimandaira y casi todos sus clientes son japoneses, aunque está todo escrito también en inglés para los visitantes. También muy moderna es Alts Bandai, en la zona de Fukushima, que suele estar abarrotada por sus buenas conexiones con Tokio.

Pero la más conocida puede ser Zao Onsen porque, además de ser una buena estación destinada principalmente para quienes están aprendiendo a esquiar, aloja a sus famosos ‘monstruos de nieve’ ('juhyo' en japonés), unas creaciones naturales de nieve y hielo que adornan los árboles y que deja unas estampas invernales rara vez vistas en otros lugares del mundo.

Pero Zao Onsen no solo es la estación de esquí, también lo es todo el pueblo que la rodea, uno de los destinos turísticos más antiguos del país gracias a sus baños termales ('onsen' en japonés), que se deben utilizar siguiendo las costumbres locales de bañarse desnudos. Todo está enclavado dentro de un parque natural que se cuida hasta el límite y que es visitado sobre todo por esquiadores y turistas locales más que extranjeros.

Tabla de precios de la estación de Niseko.
Tabla de precios de la estación de Niseko.

¿Es caro esquiar en Japón?

Es la pregunta del millón para quienes alguna vez han soñado escapar a la otra punta del mundo para esquiar. Partimos de la base de que por unos 600 euros tenemos los vuelos de ida y vuelta y que los vuelos interiores cuestan menos de 100 euros por trayecto. Una vez allí, sabemos que Japón es un país muy caro, pero a la hora de esquiar no es así, ya que las tarifas de las estaciones son similares a las españolas. Para hacernos una idea, el pase de un día en Niseko cuesta 60 euros y tienes 12 horas ininterrumpidas de nieve, ya que hay esquí nocturno y no cierran la estación, sino que puedes seguir esquiando con el mismo forfait que compraste por la mañana.

Además, todas las estaciones japonesas ofrecen forfaits de medio día y por horas que no se activan hasta que pasas la primera puerta y, desde ese momento, empieza a contar el tiempo. Incluso hay destinos que disponen de forfaits por puntos: cada remonte cuesta 1 o 2 puntos y si vas a usarlo solo en una zona te puede salir rentable, aunque está más destinado a esquiadores noveles. Para completar la oferta están los forfaits por horas sueltas, un tipo de pase con el que puedes ir a esquiar un par de horas antes o después de trabajar y volver al día siguiente o cuando te parezca. Todo para facilitarle la vida al esquiador.

Lo que sí es más caro en Japón es el alquiler de material si lo comparamos con Europa, aunque en las estaciones más punteras suelen sorprender con material de esa misma temporada de altísima calidad. Y para rizar el rizo, algunos hoteles ofrecen la posibilidad de alquiler a domicilio: das tus datos físicos y una idea de lo que quieres y la tienda de alquiler envía a alguien al hotel con varias opciones para que te lo puedas probar sin salir a la calle y elijas lo que más te convenga. Lo nunca visto por estos lares.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios