El ciclismo, a expensas del virus

Dudas y certezas de la Vuelta a España: por qué le beneficia el nuevo calendario ciclista

La ronda de Unipublic se celebrará entre octubre y noviembre. Tour y Giro, también atrasados por el virus, lo harán antes. Una Vuelta en otoño, con frío, a la que se le presupone un gran cartel

Foto: El pelotón de la pasada Vuelta a España, durante su travesía por Cantabria. (EFE)
El pelotón de la pasada Vuelta a España, durante su travesía por Cantabria. (EFE)

El Tour se celebrará entre el 29 de agosto y el 20 de septiembre, luego se disputarán los Mundiales (20-27 de septiembre) y, posteriormente, el Giro y la Vuelta. Con fechas aún por determinar para estas dos, lo más probable es que la ronda española quede emplazada para octubre-noviembre. La crisis del coronavirus ha reestructurado por completo el calendario ciclista. La 'grande boucle' es prioritaria tanto para la UCI como para los equipos, mientras que el resto de carreras (también los 'monumentos') se encaraján como se pueda.

El Tour, como símbolo de resurrección del deporte y la Vuelta, como guinda del pastel. "Están dando esperanzas de que va a haber ciclismo, pero yo lo veo muy complicado", dice Juanma Hernández, manager del Caja Rural. El Confidencial se ha vuelto a poner en contacto con los responsables de nuestros principales equipos de categoría ProTeam para conocer sus impresiones tras el comunicado de la UCI. No habrá ciclismo hasta el 1 de agosto, luego comenzará una auténtica contrarreloj hacia Niza. "¿Van a mover caravanas de entre 2.000 y 4.500 personas por Francia, Italia o España con la que está cayendo? Me cuesta creerlo en este momento. A partir del 15 de mayo probablemente sepamos más. Esto no va a depender de la UCI ni de los organizadores, sino de los gobiernos de turno", indica Hernández. El interés público y privado existe, pero todo queda a expensas de la evolución del virus.

Valverde, durante la ascensión a la Plataforma de Gredos. (EFE)
Valverde, durante la ascensión a la Plataforma de Gredos. (EFE)

Del calor al frío

"Quiero pensar que nadie se atreverá a decir que va a disputar una carrera en septiembre o noviembre sin anteriormente haber hablado con las autoridades porque si no, sería una temeridad. Esto es lo que a mí me descoloca porque el panorama ya sabemos como está. Como dice Juanma, la decisión final es de los gobiernos, no de los organizadores. Por eso pienso que habrán hablado", subraya Jesus Ezkurdia, de Euskaltel-Euskadi. "No debe ser fácil para ellos determinar fechas tal y como está la cosa. La salud, lo primero, pero si a finales de octubre podemos correr en la Vuelta, pues daremos gracias", añade Julio Izquierdo, de Burgos BH. Una Vuelta muy diferente, que podría ver reducido su número de etapas pese a las reticencias de Javier Guillén, su director, y que abandonará el calor tradicional por el frío, la lluvia y la nieve a determinadas cotas. Terreno salvaje para la la cita española.

"Va ser muy dura, más que de costumbre. También va a haber menos gente en las carreteras. No es lo mismo en verano, que la gente está de vacaciones, que en otoño. Va a ser menos atractiva en todos los aspectos, para los corredores y para el público", sostienen en Caja Rural. En las formación vasca y burgalesa también entienden que, dada la situación, se resienta la animación en las cunetas, pero no creen que el mal tiempo vaya a afear el espectáculo. "He conocido la Vuelta a España en abril y se subía a estaciones de esquí perfectamente. Lo verdaderamente duro es estar en Andalucia a 40 grados y nos hemos hecho. Con esto, igual. Además, los corredores están acostumbrados a correr en todo tipo de condiciones. En Andorra viven muchos ciclistas y no se quedan en casa en enero o febrero por el frío. Nosotros hemos realizado concentraciones en Sierra Nevada a principios de año, arriba, en el CAR. 15 tíos ahí y ya ves, es lo que hay", defiende Ezkurdia. "En una misma etapa puedes salir con un calor asfixiante, pasar por una tormenta de agua y terminar en un puerto donde igual está nevando. Los que nos dedicamos a esto ya sabemos lo que conlleva. No nos vamos a quejar ahora. Los ciclistas están bien curtidos. La ausencia de gente puede ser lo raro porque nos gusta estar arropados, pero por etapones no será", añade Izquierdo.

Alberto Contador, durante la última ascensión de la Vuelta al Angliru... en verano. (EFE)
Alberto Contador, durante la última ascensión de la Vuelta al Angliru... en verano. (EFE)

Una Vuelta... ¿internacional?

Aragón, País Vasco, Asturias, Galicia... la Vuelta más norteña en años también es la más internacional. En teoría, partirá desde los Países Bajos, donde transcurrirán las tres primeras jornadas, pero también tiene previstas salidas a Francia (Tourmalet) y Portugal antes del broche en Madrid. En total, tocará cuatro países. "Si se hace, yo creo que La Vuelta solo será por aquí (España). Meternos en otras zonas no lo contemplo", valora Hernández. "Por lo que he escuchado, Unipublic lo tiene muy organizado. Si ellos no ven problemas, yo tampoco los tengo por qué ver. Los que entienden de esto deben manejar más información que nosotros", defiende Ezkurdia. Lo cierto es que el pasado miércoles por la noche Guillén ya dejó, en el programa 'El Larguero' de la Cadena Ser, entreabierta la puerta a que la ronda arranque definitivamente en su cuarta etapa, la de Irún. Las autoridades holandesas no las tienen todas consigo: "Estamos pendientes de lo que nos digan. Si no se sustituyeran esas tres etapas, nuestra voluntad es mantener la Vuelta en la continuidad que seguía una vez que se llegase a España. Es un poco prematuro, pero ciertamente es una posibilidad que contemplamos". El Giro ya tuvo que renunciar al pistoletazo de salida en Hungría ante la negativa de su gobierno.

Con el nuevo reparto del calendario, la Vuelta sale ganando respecto a 'la corsa', según los tres managers. De esto, no tienen duda alguna. "Con una semana de descanso entre el Tour y el Giro no va a haber muchos ciclistas que doblen ahí, en cambio la Vuelta es otra cosa. Según las fechas que se manejan, la Vuelta saldría mejor parada, sobre todo para aquella gente que luche por la general", afirman los navarros. "Un Tour y un Giro es inviable para la gente de la general, más habiendo un mundial por en medio. En cambio, un Tour- Vuelta es un doblete muy bonito. A la Vuelta deportivamente le va a favorecer porque la gente va a tener tiempo de descansar (cuatro- cinco semanas, según las fechas barajadas) y mantener su pico de forma". Un pelotón de 200 corredores para las grandes, tal y como propone la Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP) para favorecer la subsistencia de algunos conjuntos, aspecto que por supuesto ven positivo. Euskaltel-Euskadi, de hecho, de los mejor promocionados porque no tenía 'wildcard' para la Vuelta y ahora sí podría entrar. El virus decidirá. "Todo lo bueno que venga, pues bienvenido sea para nosotros y para el deporte en general", concluye Juanma Hernández.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios