no guardan registros médicos

Los políticos británicos no se creen a Bradley Wiggins (ni al equipo Sky) y lo acorralan

Un informe de la Cámara de los Comunes señala malas conductas en cuestiones de dopaje referidas al año 2012, cuando ganó Team Sky y Wiggins ganaron el Tour de Francia

Foto: Wiggins, cuando fue campeónd el Tour. (Reuters)
Wiggins, cuando fue campeónd el Tour. (Reuters)

El Team Sky es uno de los proyectos deportivos más ambiciosos de las últimas décadas. En Reino Unido decidieron que querían tener ciclistas de primer nivel y para eso dispusieron unos presupuestos mastodónticos. El objetivo era tener un campeón del Tour en cinco años desde la creación del conjunto. Lo lograron en solo tres. Bradley Wiggins, hoy caballero del imperio británico, logró con brillo ganar 'Le grand boucle'. Chris Froome, también de las islas, quedó segundo. Los años siguientes la carrera sería suya. El objetivo estaba logrado. Hoy las dudas sobre todo aquello son difíciles de disimular.

El comité Digital, Cultura, Medios y Deporte de la Cámara de los Comunes británica ha realizado un informe, después de una serie de sesiones y requerimientos, que plantea diversas cuestiones sobre la limpieza del equipo británico, especialmente en lo relativo al Tour de 2012, vencido por Wiggins. El centro de la polémica está en una bolsa que se proveyó al campeón por parte del equipo. En su momento se señaló que el contenido de la misma era fluimucil, un descongestivo. El comité tiende a creer que realmente llevaba corticoides, una sustancia ilegal y que mejora el rendimiento deportivo.

"Con la evidencia que hemos recibido, creemos que un poderoso corticoide fue usado para preparar a Bradley Wiggins, y posiblemente a otros corredores que le apoyaban, en el Tour de Francia", explica el informe. "El propósito no era un tratamiento médico necesario, sino mejorar su ratio de fuerza/peso antes de la carrera". Recuerdan, además, que el corredor se benefició previamente de una exención terapéutica con una sustancia similar, hecho que ya era conocido, pues fue desvelado por una publicación de datos masiva de Fancy Bears.

Wiggins, en su victoria. (EFE)
Wiggins, en su victoria. (EFE)

El TUE de WIggins

En el centro de la investigación está el doctor Richard Freeman, médico del equipo en aquellos días y también de la federación británica. Fue preguntado por el comité, pero se negó a contestar por consejo de sus abogados. Se le inquirió, concretamente, si dentro de la bolsa había efectivamente fluimucil, pero no quiso dar ninguna respuesta. Y eso que el jefe de equipo, David Brailsford, había testificado previamente asegurando que era el descongestivo y no otra cosa lo que se le suministró a Wiggins.

"Para mucha gente, la historia completa de aquel paquete parece poco probable, por decirlo de alguna manera", apunta el informe. "Más información recopilada por el comité señala que el producto que fue requerido para llevar al evento era triamcinolone [el nombrado corticoide]", explica el documento dado a conocer por el Parlamento Británico.

El texto, además, recuerda que el Sky se ha saltado con estos comportamientos sus propios códigos éticos. Porque el equipo nació bajo la premisa de que se podía ganar sin necesidad de recurrir a este tipo de sustancias, con el propósito, de demostrar que otro modo era posible. El comité no duda en reprochárselo: "Aunque estas cosas no constituyan una violación de código antidopaje de la AMA, cruzan la línea ética que David Brailsford se puso para el Team Sky. En este caso, y en contra de sus testimonio delante del comité, creemos que las sustancias usadas en el Team Sky, aunque dentro de lo aceptado por las normas, se utilizaban para mejorar el rendimiento deportivo, no solo como tratamiento médico".

Es preciso recordar que el Team Sky, aunque privado, tiene conexiones evidentes con la federación inglesa. Casi todos los miembros de su estructura técnica, empezando por el propio Brailsford, han tenido en algún momento relación con los equipos británicos de ciclismo y, en el marco de la potenciación del deporte del país de cara a los Juegos de Londres 2012, la inversión pública y privada en el ciclismo fue fortísima, un hecho que redundó positivamente en la creación y consolidación del conjunto que, aún hoy, domina el ciclismo mundial.

Brailsford y Froome. (EFE)
Brailsford y Froome. (EFE)

El ordenador robado

Brailsford, de hecho, es señalado con especial dureza por los miembros del comité. "El mánager del equipo debería tomar responsabilidad por abandonar la ética de ganar limpio, que fue la génesis del Team Sky", sugiere el documento. Existe, además, la sospecha de que los médicos del equipo hicieron más bien poco por guardar los registros de salud de los corredores. "No hay registros ni en la federación británica ni en el Team Sky, el comité ha descubierto que el Doctor Freeman guardaba esos documentos en su ordenador portátil y este fue robado en Grecia en 2014. No existe copia alguna de los mismos", explica. "Aunque era política del Sky guardar los registros médicos de los ciclistas y compartidos por medio de Dropbox, esto nunca se llegó a hacer. No al menos entre 2011 y 2014, nadie del equipo se encargó de comprobarlo. Esto tiene aún menos credibilidad si se tiene en cuenta que no son solo los documentos de un ciclista joven, sino del líder del equipo", señalan los parlamentarios.

El equipo acepta que no todo se hizo con el esmero que se requiere, pero niega tajantemente que sus corredores hayan incurrido en conductas ilegales. "Hay áreas en el pasado en la que tenemos conocimiento de que nos quedamos por debajo de lo requerido. Escribimos al comité en marzo de 2017 para explicar los pasos que hemos tomado al respecto para ponernos al día, incluyendo, por ejemplo, la conservación de historiales médicos. Sin embargo, el informe hace importantes acusaciones de que una medicación ha sido utilizada por el equipo para mejorar el rendimiento. Lo negamos con fuerza", explica el Team Sky en un comunicado.

El equipo británico, el más poderoso del pelotón, se ve señalado en estos últimos meses por conductas erróneas. Este informe, que apunta fundamentalmente a Wiggins, se une al positivo de Chris Froome en la última Vuelta a España, que aún no está sancionado y que sigue en proceso de investigación, pero que en todo caso ya supone un problema para la imagen del conjunto. Hoy los medios británicos piden que Brailsford, la cabeza pensante de todo esto, se haga un lado. Demasiadas evidencias en su contra.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios