nadie da el liderato indiscutible a nairo

El farol de Landa con Movistar: rechaza ser el líder, pero la carretera le dará los galones

"Lo normal es que Alejandro y Nairo sean los líderes de partida", dijo el corredor vasco en la presentación en sociedad del Movistar, consciente de que luego la carretera los pondrá en su lugar

Foto: De izquierda a derecha, Valverde, Quintana y Landa. (EFE)
De izquierda a derecha, Valverde, Quintana y Landa. (EFE)

En el último lustro, el Tour de Francia ha perdido cierto encanto. Que sí, que es la grande entre las grandes y al final nos sentamos todos delante de la televisión las medias tardes de julio, algunos para echar la siesta, otros para mantener los ojos y la boca abierta con el espectáculo de Froome, Quintana, Contador y demás. Pero no nos engañemos tampoco, con Froome en la carrera, todo es más aburrido. Gana con tanta facilidad, que retarle es una utopía. Algunos encontrarán ahora en el salbutamol la justificación a tal superioridad. Pero en las últimas dos ediciones hemos encontrado motivos para volver a creer en la emoción. En 2017 estaban casi todos en el pelotón; en 2018 estarán casi todos en el Movistar Team.

"La idea es estar con ellos tres en el Tour porque nos gustaría ganarlo", dice Eusebio Unzue. Habla, como ya todos sabemos, de Alejandro Valverde, Nairo Quintana y Mikel Landa. Si el positivo por salbutamol no genera en sanción para Christopher Froome y, por tanto, puede optar a su quinto Tour de Francia, el Movistar ya se lanza a degüello y reta esas cadenas de cinco o seis ayudantes de primer nivel que tiran del líder arriba de los Alpes y de los Pirineos, lo hace con todo lo que puede, que no es poco. Si no puedes con el enemigo con tus armas de siempre, usa las que ellos utilizan. Tres potenciales jefes de fila luchando para que gane uno de ellos y, principalmente, para que no gane el mismo de siempre.

A Mikel Landa le tiraba mucho más el Giro que el Tour. Cuando empezaba a darse a conocer por el gran público fue en las montañas italianas y se sentía cómodo allí, con un razonable vértigo a la 'Grande Boucle', hasta que, claro, lo probó sintiéndose muy bien y, sin poder darlo todo, se quedó a un segundo del podio, y entonces pensó que sí, que esa carrera era para él. Le entró el gusanillo y quiso desde ese momento ganarlo o, al menos, intentar ganarlo. Desea tener todo a su disposición para probar el asalto al maillot amarillo por primera vez en su carrera y cree haberlo encontrado en el Movistar.

Landa y el reto de ganar a sus ex

Suena a contradictorio, igual que sonó cuando se confirmó su fichaje hace unos meses. Salir de Sky donde estabas a absoluta merced de la voluntad del líder supremo Froome para caer en Movistar que, salvo debacle, va a confiar en Nairo Quintana como primera bala que disparar en Francia. Y durante la presentación del equipo de Telefónica en sociedad, el de Murgia dijo que sí, que sabe que va a ser así. "Después de la experiencia que tuve al año pasado tengo ganas de volver y seguramente sea este año. Para hacer frente a un equipo tan fuerte como el Sky tenemos que juntarnos lo mejor e ir a por ello", dice inicialmente Landa.

Landa y Quintana antes de hacer su entrada al auditorio de la ciudad de Telefónica. (Reuters)
Landa y Quintana antes de hacer su entrada al auditorio de la ciudad de Telefónica. (Reuters)

"Lo normal es que Alejandro y Nairo sean los líderes de partida, son los corredores que ya estaban aquí y que han demostrado que son más fuertes mirando el palmarés", confirmó Landa, vestido por primera vez con el azul del Movistar, esta vez de una tonalidad más clara en el maillot, oscureciéndose progresivamente hasta el azabache del culote.

La carretera irá hablando...

¿Está asumiendo el papel de segundón? Qué va, no se dejen engatusar por las palabras. Lo explica clarísimamente a continuación. "Luego la carretera irá diciendo quién necesita más apoyo para pelear la general (...) Si estamos dos o tres líderes en una carrera, ¿por qué no lanzar uno por delante y que pase lo que tenga que pasar? Serán situaciones que tendrán que manejar bien los directores". Mikel Landa ya ha evidenciado que le cuesta seguir al pie de la letra las instrucciones que le dan desde los coches, le pasó en Astana y también en Sky. Si se siente fuerte, luchará por la general aunque teóricamente le deba su lealtad a Quintana. Firmó por Movistar para probar el Tour y eso es lo que hará en 2018, tenga o no a Valverde y Quintana como compañeros y/o rivales.

Lo que ha pasado en la presentación de Movistar es que nadie ha dicho que Quintana sea el número uno. Después de muchas semanas oyendo al colombiano reclamar lo que es suyo desde hace años, ni Unzue, ni Valverde, ni Landa ni el propio Nairo han establecido cuál es el orden jerárquico en la estructura azul. "Tres gallos", es lo que se ha limitado a decir el director navarro, más allá del debido "respeto" a Quintana por no haber "bajado del podio en las grandes vueltas" en los últimos tiempos. "De momento los galones los tiene que dar el histórico", es decir, exigencia más que derecho. En estos mismos últimos tiempos, nadie ponía en duda su liderato. Mikel Landa lo ha hecho sin tener que demandar un lugar de privilegio.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios