Los jueces dejan líder a Froome tras un accidentado final de etapa en Ventoux
  1. Deportes
  2. Ciclismo
la organización compensa a froome

Los jueces dejan líder a Froome tras un accidentado final de etapa en Ventoux

El keniata sufrió un accidente en los últimos metros debido a los muchos espectadores que invadieron la carretera. El líder terminó corriendo a pie para no perder segundos

placeholder Foto: Froome, caminando sin bicicleta (Reuters)
Froome, caminando sin bicicleta (Reuters)

La decimocuarta etapa del Tour de Francia acabó manchada por sus aficionados. Los metros finales de la jornada fueron un auténtico caos. Froome tenía un gran ritmo y ganaba metros a Nairo Quintana, pero un golpe con una moto de la organización en el último kilómetro le tiró al suelo y desató la locura.

La gran afluencia de público obligó a una moto de la organización a frenar en seco, lo que ocasionó que Richie Porte y Chris Froome se dieran de bruces contra ella. Esto provocó que el keniata tuviera que dejar su bici y subir los últimos metros corriendo a espera de la llegada de un nuevo vehículo. Mollema, que viajaba el mismo grupo de ellos, fue el gran beneficiado al poder despegarse del favorito de la carrera.

El problema de Froome no se quedó en un golpe y unos segundos. Vio como la bicicleta que llevaba quedaba inservible por la caída, lo que le llevó a la desesperación. Primero decidió caminar, correr un rato para acortar metros hasta la llegada de un coche de asistencia que le pudiese auxiliar. Pero el coche no llegaba. Y cuando lo hizo, no arregló nada. Porque la bicicleta que le dieron no le valía y tuvo que esperar al coche de su equipo para que le diese otra que, por fin, le dio una herramienta válida para hacer los últimos metros,

La frustración del favorito era palpable. Se le veía sin entender nada, qué hacía ahí la motocicleta de la televisión, por qué alrededor había una marea de gente que no permitía a los ciclistas correr con normalidad... en definitiva, por qué la carrera más importante del mundo, la competición central en el mundo del ciclismo había hecho una chapuza de tan importantes dimensiones.

Porque, además, lo que estaba ocurriendo le podría haber dejado fuera de combate o, al menos, con una dura remontada por delante para el corredor más regular del Tour. De haberse mantenido los tiempos originales, hubiese sexto en la general, a 53 segundos de su compatriota Adam Yates. Por una caída tonta y una serie de catastróficas desdichas encadenadas, todas ajenas al corredor.

Finalmente, debido a que el incidente no ha sido provocado por un corredor sino por la combinación de una moto de la organización y el público, los jueces han decidido otorgar a Froome el mismo tiempo que a Mollema, el ciclista junto al que sufrió el accidente, pero que acabó la etapa sin problemas. De este modo, Froome sigue líder a 49 segundos por delante de Yates.

De Gent se llevó esta dura etapa de montaña, pero quedó en anécdota. También lo fue el viento y los numerosos abanicos, la mayor amenaza para los corredores, tan fuerte que la organización eliminó los últimos seis kilómetros del Mont Ventoux debido a las fuertes rachas.

Esto puede ser la principal causa de la acumulación de personas en los últimos metros, ya que numerosos aficionados llevaban acampados varios días en los últimos metros del recorrido original del Mont Ventoux y tuvieron que desplazarse montaña abajo. De hecho, se mostraron bastante enfadados con la organización debido a la decisión de acortar el último tramo a pocas horas de comenzar la etapa.

Pese a que la decisión final apenas trastoca la general, varios han sido los protagonistas que se han quejado del gran número de aficionados en la carretera, que iban abriendo paso a los ciclistas a pocos metros de que estos pasaran. Uno de los principales protagonistas, Chris Froome, se mostró "muy contento" con la decisión de los jueces: "era lo correcto, gracias a la organización del Tour".

El keniata explicó lo sucedido: "El Ventoux está lleno de sorpresas. A unos kilómetros de la meta una moto ha frenado en seco y nos hemos estrellado con ella. Otra moto que venía por detrás ha roto mi bici. Me he quedado de pie, sin bici". El coche del equipo "estaba a cinco minutos", de ahí la decisión de correr.

"Es un desastre, tienen que hacer algo. No es justo y esto no puede seguir así. Si no puedes controlar al público, ¿qué puedes controlar? Están en tu cara todo el rato, empujando corredores, una auténtica locura", dijo Richie Porte muy enfadado.

Por su parte, Nairo Quintana acusó al Tour de lo ocurrido: "La organización, con las motos, tienen la culpa de todo. Son circunstancias de carrera que tenemos que mejorar todos"

Chris Froome Tour de Francia 2016 Adam Yates Tour de Francia Richie Porte Ciclismo Nairo Quintana
El redactor recomienda