Todavía no está claro su futuro

Ricky se siente mercancía en la NBA: dos traspasos en tres días y vuelta a Minnesota

El español regresa a la que fue su primera casa en la NBA y donde pasó seis temporadas. Oklahoma lo traspasa días después del acuerdo con los Phoenix Suns

Foto: Ricky Rubio, en una imagen de archivo. (EFE)
Ricky Rubio, en una imagen de archivo. (EFE)

Tres días, dos traspasos y tres equipos. Así se puede resumir cómo el mercado más loco de los últimos años en la NBA ha tenido a Ricky Rubio como uno de sus protagonistas forzosos. El base español militaba en unos Phoenix Suns en los que se sentía a gusto, habiendo calado desde el primer día en los aficionados de la franquicia y completando un curso brillante que a punto estuvo de llevarles a los Playoffs en la burbuja de Orlando. Sin embargo, la apuesta de los de Arizona por Chris Paul lo cambió todo. El veterano base era una de las piezas más cotizadas del intercambio de cromos y los Suns incluyeron a Rubio en el paquete que se mandó a los Oklahoma City Thunder. “Qué negocio”, fue la queja que el español escribió en sus redes sociales, aludiendo a la falta de comunicación por parte de Phoenix en su marcha. Tres días después, el base vuelve a ser traspasado, esta vez a la que fuera su casa durante seis años, los Minnesota Timberwolves.

Ricky Rubio, con la camiseta de los Timberwolves. (EFE)
Ricky Rubio, con la camiseta de los Timberwolves. (EFE)

Ricky Rubio regresa al que fue su primer hogar en la NBA. Minnesota le drafteó en el 2009 (aunque no sería hasta dos años después cuando aterrizaría en la liga), confiando en una apuesta de futuro por un jovencísimo base europeo llamado a dar espectáculo sobre la pista. Una quinta elección de primera ronda fue el precio que los Timberwolves pagaron por los servicios de Rubio, quien debutaría en el 2011 y formaría parte de un prometedor proyecto durante seis temporadas. El español cumplió con lo prometido, espectaculares asistencias, dominio del juego y una feroz defensa, pero sus problemas con el tiro -que le perseguirían durante el resto de su carrera- impidieron una mayor progresión. Pese a ello, Rubio salió de Minnesota con honores y el cariño de una franquicia que ahora le tiene de vuelta. Esta vez con 30 años, siendo uno de los bases más fiables de toda la NBA y tras haber completado la mejor temporada de su carrera, donde destaca el título de la Copa del Mundo con la selección española de septiembre del 2019 donde fue nombrado MVP de la competición.

El español ha sido traspasado, junto a las elecciones número 25 y 28 de los Thunders a cambio de la decimoséptima elección de Minnesota. La inclusión de Ricky Rubio en el paquete hace pensar que los Timberwolves le ven como una opción válida en lo deportivo, pero no se puede descartar que no se vaya a volver a producir un movimiento de mercado que lo involucre. Actualmente la plantilla dirigida por Ryan Saunders (el entrenador más joven de la NBA con 34 años) afronta un ambicioso proyecto tras hacerse con la primera elección del Draft 2020, Anthony Edwards, un escolta de poderoso físico cuya explosividad encaja a la perfección con las transiciones ofensivas habituales en la liga.

Ricky también va a coincidir con otro número uno del Draft, Karl-Anthony Towns, quien ya se asoma a la plenitud deportiva siendo uno de los interiores más destacados de toda la NBA. A ese dúo de talentos hay que unirle el de D'Angelo Russell, traspasado a principios de año por Andrew Wiggins. A priori, Russell es el jugador que más amenaza la apuesta de Ricky Rubio. El juego del estadounidense es el de un base anotador, con capacidad para anotar desde media y en tiro exterior. La posibilidad de que Edwards apueste por un small ball y junte en el cinco titular a Rubio, Russel, Edwards y Towns se antoja como la opción más ambiciosa para el desempeño del español.

La frialdad del mercado NBA

Un golpe en su carrera, eso ha supuesto la marcha de Ricky Rubio de los Phoenix Suns. Por primera vez desde su llegada a la NBA el español salto a la agencia libre en el 2019, eligiendo a los de Arizona por su proyecto deportivo donde destacaba el talentoso anotador Devin Booker. Su traspaso a Oklahoma, un equipo en reconstrucción total, no le sentó bien y más después de su gran temporada. "Ha sido una sorpresa, sobre todo por la comunicación que ha habido. Cuando empezaron los rumores sobre mi traspaso, llamé a mi gente y me dijeron que mi nombre no estaba sobre la mesa", explicó Rubio en La Ventana de la Cadena Ser, programa donde colabora.

Ricky Rubio, con los Phoenix Suns. (EFE)
Ricky Rubio, con los Phoenix Suns. (EFE)

No es plato de buen gusto que cuando estás involucrado en un proyecto, te dejas la piel y ves que vas funcionando, a la primera de cambio te tengas que ir”, insistió. Su regreso, al menos momentáneo, a Minnesota le permite volver a la que un día fue su casa, una ciudad que conoce y una afición de la que guarda gran recuerdo. En lo deportivo, pese a no ser un equipo con estela de contender, es un paso adelante respecto a los Thunders.

NBA
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios