phoenix, la sorpresa de la nba

Los números que radiografían la sorpresa de Ricky Rubio y los Suns en la NBA

El base dirige a unos Suns que son la revelación del inicio de la temporada NBA: han ganado seis de sus primeros nueve partidos y están en puestos de 'playoffs'

Foto: Ricky Rubio (d) sonríe durante un partido de los Phoenix Suns. (USA TODAY Sports)
Ricky Rubio (d) sonríe durante un partido de los Phoenix Suns. (USA TODAY Sports)

Cuando Ricky Rubio fichó por los Phoenix Suns fue inevitable pensar que daba un paso atrás en su carrera. De los Utah Jazz a uno de los peores equipos de la NBA. De una franquicia que se había instalado en los 'playoffs' y aspira a seguir creciendo para luchar por el anillo a otra que llevaba mucho tiempo sin rumbo dentro y fuera de la cancha. Sí, iba a tener un gran sueldo, pero en un equipo perdedor. ¿Vale la pena malgastar tu madurez deportiva perdiendo un partido tras otro? Seguramente no, pero no es eso lo que tenían en mente Rubio y los Suns.

Los Suns son la revelación en el comienzo de la temporada en la NBA. Ha ganado seis de sus primeros nueve partidos y están en puestos de 'playoffs' en la Conferencia Oeste. Aún es muy pronto y su inicio no es garantía de una buena clasificación a final de temporada, pero es evidente que algo ha cambiado en la franquicia de Arizona. La pasada temporada, los Suns tardaron dos meses en ganar seis partidos y cuando lo consiguieron ya llevaban 24 derrotas. Este año han tardado solo 18 días. ¿Mantendrán el nivel? ¿Se meterán en 'playoffs' diez años después? Al menos algo está claro: son bastante mejor equipo que la temporada pasada.

En la 2018-2019, los Suns ganaron solo 19 partidos de 82, la misma marca que los Cleveland Cavaliers y solo dos victorias más que los New York Knicks. Terminaron el curso con la segunda peor defensa (115,1 puntos recibidos por cada 100 posesiones) y el tercer peor ataque (105,9). Un ratio neto de -9,2 puntos por cada 100 posesiones, el tercero peor de toda la NBA, según datos de 'Basketball Reference'.

Mejor en ataque y en defensa

El panorama es muy diferente este curso. Tras nueve partidos, los Suns tienen la novena mejor defensa (103,6) y el cuarto mejor ataque (111). Anotan +7,4 puntos más de los que reciben por cada 100 posesiones, el cuarto mejor dato de la NBA. Además, tienen un 55% en porcentaje de tiro efectivo, estadística que pondera el mayor valor de las canastas de tres puntos. Solo los Toronto Raptors están por delante. Con 28,1, los Suns también son el equipo con más asistencias por partido, un apartado en el que es vital Rubio.

"Hemos movido el balón. Estábamos acertados y eso ayuda, pero seguimos moviendo el balón incluso cuando no estábamos metiendo nuestros tiros. Hemos jugado de manera supergenerosa, y así es muy divertido jugar", declaró Rubio tras la victoria del domingo por la noche ante los Brooklyn Nets. El base español terminó con 22 puntos y 12 asistencias.

Los Phoenix Suns no eran la primera opción de Ricky Rubio, a quien los Jazz dejaron marchar para fichar a Mike Conley, una decisión que tiene todo el sentido del mundo. Durante los primeros días de mercado, los Indiana Pacers estaban mejor colocados para al español. 'A priori', un mejor destino, un equipo de 'playoffs' en el este con una buena base de jugadores. Pero los Pacers ficharon finalmente a Malcolm Brogdon, exjugador de los Milwaukee Bucks. Cerrada esa puerta, los Suns se hicieron con Rubio con un contrato de tres años y 50 millones de dólares.

Los Suns son el peor equipo de la NBA en el último lustro. No juegan los 'playoffs' desde 2010 y en las últimas cuatro temporadas no ha pasado de las 24 victorias. Su dueño, Robert Sarver (máximo accionista del RCD Mallorca), está considerado uno de los peores de la toda la liga, y la franquicia lleva dando tumbos desde que se fue Steve Nash en 2012. Pero tenía una buena base de jugadores jóvenes para crecer que, tras varios intentos fallidos, parece que está empezando a aprovechar.

El mejor apoyo para la estrella del equipo

La mejora de los Suns no es atribuible solo a Rubio, pero tiene mucho que ver. El equipo llevaba años sin un base de su nivel, y su llegada ha mejorado a casi todos sus compañeros, sobre todo a Devin Booker, un jugador de 23 años que es uno de los mejores anotadores de la liga (en 2017 anotó 70 puntos en un partido). La presencia de Rubio le ha liberado (ha pasado de 75,7 toques por partido a 53,2, según NBA.com/Stats) y le ha permitido ser un anotador más eficiente. No es el único veterano fichado por los Suns: Aaron Baynes o Dario Saric también están siendo importantes en el comienzo del equipo, que no se ha resentido por la baja de DeAndre Ayton, el número 1 del 'draft' de 2018 que ha sido sancionado por dopaje. Otra razón del buen momento de los Suns es su entrenador, Monty Williams, a quien los mánagers generales votaron como el que más impacto iba a tener en su equipo en la encuestra previa a la temporada.

Ricky Rubio mantiene el buen nivel que mostró en sus dos años en Utah y que le llevó a ganar el 'MVP' en la Copa del Mundo. Está promediando 13,6 puntos, 6,8 rebotes y 8,6 asistencias. Son sus mejores números en puntos y rebotes de su carrera y el mayor número de asistencias por encuentro desde 2017. Sus porcentajes de tiro siguen siendo bastante malos, pero al menos está tirando de manera aceptable de tres (un 37,5% de acierto). Aún queda mucho y todo puede cambiar a peor, porque a mejor es muy complicado, pero la decisión de Rubio de fichar por los Suns parece ahora mucho más aceertada que en verano.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios