victoria por 90-101 en Milán

Por esto fichó el Real Madrid a Randolph

El pívot estadounidense fue clave en ataque y en defensa. Acabó con 20 puntos y 14 rebotes, su mejor partido como jugador madridista. Es la tercera victoria blanca en la Euroliga

Foto: Randolph jugó su mejor partido con el Real Madrid (Sonia Cañada/Cordon Press)
Randolph jugó su mejor partido con el Real Madrid (Sonia Cañada/Cordon Press)

Con más suspense de lo que indica la diferencia final, el Real Madrid venció al EA7 Emporio Armani Milan por 90-101 y sumó su tercera victoria en la Euroliga. Tras la derrota ante el Baskonia, el equipo madridista reaccionó con un triunfo fuera de casa en el que brilló por encima de todos Anthony Randolph, que completó su mejor partido como jugador blanco. El ala-pívot estadounidense acabó con 20 puntos y 14 rebotes, su primera gran actuación de la temporada.

Por esto fichó el Real Madrid a Randolph

De Randolph había avisado Pablo Laso que iba a ser el fichaje al que más le iba a costar adaptarse. En un equipo en el que los pívots no suelen ser la primera opción de ataque, él, que venía de ser la referencia en el Lokomotiv Kuban, iba a necesitar tiempo para encontrar su espacio. Hasta ahora solo se habían visto destellos y poca continuidad, pero sí que se notaba una línea ascendente. El pasado domingo, contra el Estudiantes, consiguió su mayor anotación (18). Y el martes, contra el Baskonia, su mejor marca reboteadora (13). Aún no había unido las dos cosas, como hizo este jueves en Milán en un partido del que fue adueñándose poco a poco hasta acabar dominándolo. Randolph disfrutó en el Mediolanum Forum, y el Madrid lo agradeció.

Su actuación fue decisiva en el último cuarto, cuando el Olimpia Milano llegó a ponerse a dos puntos después de estar casi todo el partido a 10 de distancia. "Con dos partidos en menos de 48 horas era muy importante estar concentrados y lo hicimos. Hemos movido bien el balón, hemos conseguidos buenos tiros, buenos porcentajes ofensivos sin correr demasiado y hemos podido controlar el rebote", explicó Laso después del partido. El Real Madrid recuperó la soltura en ataque, sobre todo en la primera partem, en la que el acierto de Llull (que cortó su racha de 18 triples fallados), Carroll y Hunter (fundamental en el rebote ofensivo), los tres con 11 puntos en los primeros 20 minutos, permitió a su equipo irse con una ventaja cómoda al descanso. Ni la diferencia en el número de tiros libres a favor de los locales amenazaba el control visitante.

Llull y Hickman libraron uno de los duelos del partido (Matteo Bazzi/EFE)
Llull y Hickman libraron uno de los duelos del partido (Matteo Bazzi/EFE)

Como el perro y al gato

La diferencia a favor del Real Madrid creció hasta los 13 puntos al comienzo de tercer cuarto (41-54), momento en el que Jasmin Repesa pidió un tiempo muerto para evitar que el partido se rompiera. Durante unos minutos lo consiguió; el Madrid se cargó pronto de faltas y le dio la opción al Olimpia de seguir yendo muchas veces al tiro libre. Esa circunstancia la aprovechó Ricky Hickman, el único jugador al que no consiguió parar el equipo madridista. El base americano sacó petróleo de sus penetraciones.

Pero el Olimpia no tenía mucho más. Cada tirón del equipo dejaba la diferencia por debajo de la decena de puntos. Y hasta ahí llegaba, ese era su tope. El Madrid respondió una y otra vez: un 2+1 de Randolph, un triple de Llull, un 2+1 de Draper y una canasta de Rudy. Así se pasaron todo el tercer cuarto, jugando al perro y al gato. El último en golpear fue el Olimpia Milano, que salió mejor parado de ese juego con un parcial de 5-0 que cerró el cuarto con un 66-75 tras un triple de Sanders. Él y McLean se asociaron con Hickman para ponerle las cosas muy difíciles al Real Madrid, que vio cómo se esfumó la diferencia (75-77) en el último período. Ese fue el momento más delicado, solventado primero con un 'alley oop' entre Llull y Hunter y luego con un triple de Rudy que devolvió los 10 puntos de ventaja menos de 5 minutos para el final.

Al de Rudy le siguió otro triple, esta vez de Randolph. En el último cuarto, su aportación tanto en ataque como en defensa fue vital, con 9 puntos y 6 rebotes. Su presencia en pista fue fundamental para controlar el rebote (el Madrid capturó 11 de los últimos 12 en juego) y evitar el último arreón local. El americano ayudó a decantar un partido que se le había complicado a su equipo y de paso mostró lo que puede hacer este año.

opta
Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios