Jaycee Carroll, un lujo de sexto hombre que solo tiene el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Baloncesto
victoria ante el maccabi por 82-89

Jaycee Carroll, un lujo de sexto hombre que solo tiene el Real Madrid

El escolta madridista fue el máximo anotador con 18 puntos. Rudy anotó 16 y Llull sumó un doble doble (14 puntos y 11 asistencias) pese a su mala noche en el tiro de tres (0/8)

Foto: El Real Madrid sumó su segunda victoria en dos jornadas (Abir Sultan/EFE)
El Real Madrid sumó su segunda victoria en dos jornadas (Abir Sultan/EFE)

Con el de este jueves, Jaycee Carroll ha jugado 120 partidos de Euroliga con el Real Madrid, solo 15 de ellos como titular. Durante el último lustro, el escolta americano, ha sido el sexto hombre del equipo madridista, un arma preparada para activarse en cualquier momento del partido, cada vez que el entrenador lo requiera. No es fácil, pero Carroll, uno de lo tres jugadores que aguantan desde el primer curso de Pablo Laso, lo hace mejor que nadie. No le hace falta entrar en calor porque siempre está caliente. En Tel Aviv, contra el Maccabi, volvió a demostrarlo, con 18 puntos en 16 minutos que fueron decisivos para que el Madrid ganara por 82-89.

Carroll lleva 5 años 'matando' a los rivales madridistas con una jugada sencilla. El movimiento se conoce como 'carretón' y es un corte de un jugador exterior a través de los postes, que ponen dos bloqueos indirectos para que el tirador salga con ventaja sobre su defensor y pueda lanzar. Cuando Carroll está en pista, el Madrid repite ese movimiento, que algunas veces termina con el estadounidense lanzando un triple y otras con una penetración para un tiro más cercano. Muchas veces el defensor supera a tiempo los bloqueos y llega a puntear el lanzamiento, pero de poco sirve. Nadie arma el brazo tan rápido como Carroll, probablemente el jugador que mejor lanza tras salir de bloqueo.

Tres cuartos buenos y uno malo

"Estoy muy feliz por nuestra primera parte y por nuestro último cuarto", dijo Laso nada más terminar el partido. La frase resume muy bien un partido en el que una desconexión pudo costarle muy caro al Real Madrid. Ya le pasó contra el Olympiacos en la primera jornada, también en el tercer cuarto. Por alguna razón, en ambos partidos el equipo se desconectó y permitió que un duelo que tenía controlado cambiara por completo, aunque las dos veces lo solventó. El nivel de la Euroliga castiga esos bajones; un cuarto malo puede arruinar el buen trabajo en los otros tres. "El primer tiempo que hicimos fue fantástico. No tengo nada que decir. Defensivamente, ofensivamente movimos muy bien el balón. Probablemente 13 puntos de ventaja al descanso (33-46) no eran reales con el juego porque podrían haber sido más", explicó el técnico madridista.

Aunque no lo parezca por el porcentaje de acierto (10/33, un 30,3%), los triples fueron decisivos para la victoria del Real Madrid en Tel Aviv. No fue una cuestión de cantidad, sino de oportunidad. Los tres que metió Carroll en el segundo cuarto ayudaron al equipo madridista a despegarse en el marcador y dejaron grogui al Maccabi, que sin embargo reaccionó tras el descanso. Y si no llega a ser por el acierto de Rudy Fernández (16 puntos en total, incluidos 4 triples) en el tercer cuarto tras un parcial en contra de 16-0, los locales podrían haberse hecho con el partido.

Los 10 puntos de Rudy, que siguieron a un 3+1 de Felipe Reyes, evitaron que eso sucediera y volvieron a equilibrar el duelo, dominado por los de amarillo tras el paso por los vestuarios. La ventaja que había construido el Madrid en la primera parte se esfumó en los casi 5 minutos sin anotar con los que comenzó el tercer período. Durante ese tiempo, el quinteto formado por Goudelock, Weems, Seeley, Rudd y Iverson maniató al Madrid, que empequeñeció en la zona. Un mate de Rudd tras pasarse el balón por la espalda encendió al público de La Mano de Elías.

Pero Rudd no encontró mucha ayuda, y el paso de los minutos permitió al Madrid asentarse tras el susto. Ni siquiera una técnica a Rudy lo evitó. Llull, nefasto en el lanzamiento de tres (0/8), siguió dirigiendo con acierto (acabó con 11 asistencias) y volvió a conectar con Carroll, al que había asistido en sus tres triples en la primera parte. El de Wyoming anotó dos más en el últimmo período, incluido un 3+1 que elevó la diferencia a 12 puntos (71-83). El Maccabi aún tuvo fuerzas para un último arreón, pero Llull, que jugó 34 minutos, y un acertado Randolph evitaron que la victoria se quedara en casa.

Ficha técnica

82 - Maccabi Fox Tel Aviv (16+17+24+25): Goudelock (16), Rudd (18), Ohayon (2), Smith (5) y Zirbes (6) -cinco titular-, Seeley (10), Mekel (-), Pnini (-), Weems (15) , Landesberg (-), Alexander (-) e Iverson (10).

89 - Real Madrid (20+26+16+27): Llull (14), Draper (-), Fernández (16), Thompkins (6) y Ayón (9) -quinteto titular-, Randolph (9), Carroll (18), Doncic (2), Maciulis (4), Reyes (4), y Hunter (7).

Árbitros: Borys Ryzhyk (UKR), Milivoje Jovcic (SRB) y Spiros Gkontas (GRE). Expulsaron por personales a Iverson.

Incidencias: partido de la segunda jornada de la fase de grupos disputado en el Menora Mivtachim Arena de Tel Aviv ante 11.060 espectadores.

El redactor recomienda