Así ha llegado el Real Madrid a tener un pie fuera de la Euroliga
  1. Deportes
  2. Baloncesto
obligado a ganar al laboral kutxa (20:30 horas)

Así ha llegado el Real Madrid a tener un pie fuera de la Euroliga

La derrota del Olympiacos contra el Khimki es un balón de oxígeno para un equipo que vuelve a depender de sí mismo. Pero para ello tiene que mostrar una reacción en su juego

Un partido en Moscú hizo felices a dos equipos en Vitoria. El Khimki venció al Olympiacos por 98-66 y alegró la noche a Laboral Kutxa y Real Madrid, que este viernes se enfrentan en el Buesa Arena (20:30 horas, Canal+ Deportes). Ese resultado metió a los primeros en los 'playoffs y devolvió poder al Madrid, ahora dueño de su destino, aunque lo que le queda por delante no invita al optimismo.

[Lea aquí: El Real Madrid sale de Grecia arrollado]

"Nos queda muy poca red", dijo Pablo Laso antes de que el Khimki ganara al Olympiacos. Esa victoria provoca que el Madrid vuelva a depender de sí mismo para meterse en los cuartos de final. Lo hará si gana los dos partidos o incluso si gana solo en la última jornada a los rusos. El problema es que los precedentes de ambos encuentros no son buenos: ya perdió contra el Laboral Kutxa en Vitoria (en la Liga Endesa) y contra el Khimki en Madrid (en la primera fase de la Euroliga).

En la primera fase, la reacción final (tres victorias en las tres últimas jornadas) le valió para salvar los muebles. En el Top 16, en cambio, esa reacción aún no ha llegado. Se clasifique o no, el Madrid no ha demostrado ser el mismo equipo que la temporada pasada; ha estado lejos (a veces muy lejos) del nivel que le llevó a ganarlo todo hace un año. Estas son las causas.

Un verano demasiado ajetreado

Los problemas del Madrid empezaron antes de la temporada. De los 12 jugadores de la plantilla que comenzó el curso, 8 no pudieron realizar la pretemporada. Todos los internacionales llegaron hasta el último día de competición: Nocioni y Ayón en le FIBA Américas y Rudy, Reyes, Llull, Sergio Rodríguez, Willy y Maciulis en el EuroBasket. Los primeros terminaron de competir el 12 de septiembre; los segundos, el 20. Y el 22, el equipo viajó a Brasil para jugar la Copa Intercontinental. Los jugadores del Real Madrid arrancaron la temporada con un déficit de entrenamientos y un superávit de cansancio.

Más lesiones de la cuenta

El segundo partido de la Copa Intercontinental se lo perdió por lesión Rudy Fernández, que se pasó todo el EuroBasket con problemas en la espalda. El alero balear acabó siendo operado a principios de diciembre y se perdió tres meses de competición. Ese ha sido el contratiempo más importante para Pablo Laso, que tampoco pudo contar con Llull durante un par de semanas en enero. A eso hay que sumarle los problemas musculares del Nocioni, Maciulis o Reyes o los problemas en una mano de Ayón, que lleva unas semanas jugando entre algodones. Laso solo ha podido contar con todos los jugadores durante par de semanas (para el partido de Vitoria hay dos jugadores cuya participación es dudosa: Willy Hernangómez y Trey Thompkins).

Aunque el club ha reaccionado bien y ha realizado tres fichajes (Ndour, Rivers y Lima), lo que han ampliado la plantilla a 15 jugadores, el equipo solo ha dejado chispazos de su mejor nivel, rara vez un partido redondo. "Quitando los tres partidos de la Copa, nos ha costado mucho ser constantes defensiva y ofensivamente, porque solo se habla de la defensa, pero muchas veces también ofesnsivamente nos ha faltado esa continuidad", explica Laso.

La peor defensa de la era Laso

El entrenador madridista habla de problemas en defensa y en ataque, pero la gravedad de los mismos difiere. El Madrid ha empeorado su rendimiento en las dos partes de la cancha, pero más en la propia. Desde el comienzo de la temporada tiene una de las peores defensas de la Euroliga. Ahora mismo, la peor del Top 16, incluso por detrás del Zalgiris Kaunas, que solo ha ganado dos partidos en 12 jornadas. Los blancos reciben 111,2 puntos por cada 100 posesiones, según datos de la web Gigabasket.org. Son casi 6 más que la media de la competición o casi 10 más que su rival de este viernes, el Laboral Kutxa. En la ACB tampoco tiene muy buenos números.

"Nos está costando bajar el culo atrás y no sé muy bien por qué", dijo este miércoles Sergio Llull en 'Radio Marca'. "Lo trabajamos mucho y bien en los entrenamientos, pero en los partidos cada uno tiene que poner su máximo esfuerzo individual", añadió el base. Los números de esta temporada en Euroliga son los peores de la era Laso. Los 103,1 puntos en contra por cada 100 posesiones de su primera temporada es la marca que más se acerca a la actual. Del curso pasado a este, el equipo ha pasado de tener un diferencia de 17,2 a otro de 2,5.

El grupo más enrevesado del Top 16

Tras una primera fase salvada por los pelos (tres victorias en las últimas tres jornadas), el Madrid más débil de los últimos años fue a parar al grupo más complicado de la historia del Top 16. Con rivales más sencillos, al equipo de Laso le habría sido más sencillo esconder sus carencias. En el grupo F, en cambio, se ha encontrado con una lucha encarnizada por la clasificación en la que incluso se ha colado el inesperado Brose Baskets.

Para colmo, el equipo no ha respondido en los momentos decisivos. "Siempre que tienen un partido duro e importante defienden con mucha más agresividad e intensidad", dice Velimir Perasovic, entrenador del Laboral Kutxa, pero las derrotas contra el Barcelona y el Olympiacos han descubierto a un Madrid mucho más vulnerable en esas situaciones, sobre todo si son fuera de casa: lejos del Barclaycard Center solo ha ganado 3 de sus 11 partidos.

El redactor recomienda