Festín español frente a Montenegro (78-51) y pase a cuartos con una estelar Ndour
  1. Deportes
  2. Baloncesto
Con una defensa brillante

Festín español frente a Montenegro (78-51) y pase a cuartos con una estelar Ndour

La actuación de la pívot española, decisiva una vez más en la anotación. La Selección se medirá ante Serbia el próximo miércoles en los cuartos de final del Eurobasket 2021

placeholder Foto: Astou Ndour celebra uno de sus triples. (FEB)
Astou Ndour celebra uno de sus triples. (FEB)

Llegó el día y se cumplió con creces. La primera final para la Selección española de baloncesto femenino en el Eurobasket 2021, que se jugaba el todo por el todo ante Montenegro en los octavos de final tras no haber logrado clasificarse como primera de grupo en la fase inicial por el tropiezo con Bielorrusia, terminó siendo una auténtica exhibición de anotación y de defensa por parte del equipo de Lucas Mondelo. En el cuarto inicial, las montenegrinas se aferraron al partido a base de una excelente marca desde el triple, que acabó siendo insostenible con el paso de los minutos y que terminó 78-51 a favor de las locales. Astou Ndour, María Conde y Cristina Ouviña, las mejores de un bloque coral que, a este nivel de juego, es una de las favoritas del torneo. En cuartos de final, que se celebrarán el próximo miércoles 23, espera Serbia. Un nuevo paso en el camino a las medallas, el gran objetivo que se marca la vigente campeona de Europa.

Nada más comenzar el calentamiento, los aficionados de La Fonteta de Sant Lluís se podían hacer una idea del espíritu de la Selección. Mientras que las jugadoras de Montenegro entraron al pabellón con una melodía más tradicional, España fue recibida por su afición como marca el ritual, al ritmo de ‘I gotta a feeling’ de los Black Eyed Peas. Y vaya si fue una buena noche. El equipo entrenado por Mondelo lució su mejor imagen desde que comenzara el torneo el pasado jueves. No solo corrió al contraataque con destreza -sin duda, lo que mejor se le da a este conjunto-, sino que brilló en las facetas defensivas secando a Montenegro. Debido a la intensidad coral española, las jugadoras montenegrinas se vieron obligadas a buscar la acción individual en todo momento, perjudicando cada vez más sus porcentajes.

placeholder La piña de España antes del pitido inicial. (FEB)
La piña de España antes del pitido inicial. (FEB)

Buen ambiente se vio en Valencia, sede de este Eurobasket junto a Estrasburgo, con el público local volcado en animar a la Selección española, como no podía ser de otra manera. Su rival también estuvo representado en las gradas del pabellón, con bandera montenegrina incluida. Especialmente cariñosa estuvo la afición con las jugadoras de la casa como Ouviña, Raquel Carreras o Laura Gil, que tan bien se conocen La Fonteta.

Se las tuvo tiesas con los árbitros Ndour durante los 40 minutos, sin entender algunas de las decisiones que tomaron. En un torneo en el que, por lo general, se está permitiendo el juego físico, la pívot española creyó que se fue excesivamente exigente con sus contactos en defensa. Cuatro faltas sumó a falta de un minuto para el final del tercer cuarto. Se vengó de la mejor manera posible, completando otra vez un partidazo y siendo de nuevo la mejor jugadora de España con 17 puntos y seis rebotes.

La rotación de Mondelo permitió ver varios minutos a Raquel Carrera, la gran promesa española elegida por las Atlanta Dream en el pick 15 de la WNBA -la mejor marca nacional de toda la historia- y por la que el pabellón tenía especial predilección. Buen juego de la pívot, tanto compartiendo pista con Ndour como sustituyéndola, en un factor que puede llegar a ser decisivo en encuentros próximos encuentros apretados.

Ndour, la rompehielos que aúpa a España

Salió España con su cinco de gala en este torneo -condicionado por las bajas de Alba Torrens y Tamara Abalde, positivas por coronavirus durante la concentración-, el formado por Laia Palau, Cristina Ouviña, Laura Quevedo, Laura Gil y Astou Ndour. No era una noche fácil para la pívot de las Chicago Sky, en frente tenía a una conocida de la afición española, la corpulenta Markeisha Gatling, estadounidense con pasaporte montenegrino que brilla en el Casademont Zaragoza, y sus casi dos metros de altura. No le importó a Ndour, especialista en llevar la voz cantante de la anotación española en los primeros minutos. Ella estrenó el marcador con una canasta en el poste bajo, para luego anotar desde el triple haciendo gala de su capacidad exterior. Con 11 puntos y dos rebotes en su cuenta particular se marchó al banquillo Ndour a los ocho minutos de juego.

El plan de Lucas Mondelo quedó claro desde el minuto 1. Había que subir la intensidad defensiva. En apenas cinco minutos de partido España demostró que su capacidad de garra estaba demostrada. Laura Gil dio la bienvenida a sus rivales con un taponazo en la primera jugada de Montenegro. Por su parte, Cristina Ouviña robó dos balones para disgusto de Jelena Skerovic, seleccionadora montenegrina, que pidió el primer tiempo muerto del partido tras un robo que acabó en bandeja fácil de Ndour.

placeholder María Conde aportó anotación desde el banquillo. (FEB)
María Conde aportó anotación desde el banquillo. (FEB)

Las sensaciones eran muy positivas para España salvo por el marcador. El buen trabajo no acababa de traducirse en una ventaja real por culpa del acierto de Montenegro desde el triple. Los nueve primeros puntos llegaron desde el exterior para ellas, quienes llegaron al encuentro con Milica Jovanovic como principal arma ofensiva. La base Mujovic, aún cargada con dos faltas demasiado rápido, fue un quebradero de cabeza para la defensa española. Una buena carga al final del cuarto permitió que se llegara a la primera pausa con 26-18 en el marcador.

María Conde se echó a la espalda al equipo durante las rotaciones. Muñeca caliente para la madrileña, que sumó 19 puntos, 15 de ellos en la primera mitad y que ofrece un seguro de vida desde el banquillo para la anotación de la Selección. En cuanto el acierto montenegrino de tres puntos bajó, el partido fue haciéndose cada vez más cómodo para España. Mención especial para la inteligencia de Ouviña, que levantó a su público con una jugada de la casa. Un nuevo balón robado por la defensa exterior española la lanzó al contraataque. La jugadora del Valencia era consciente de que dos defensoras de mayor envergadura la seguían de cerca, por lo que frenó en seco para forzar el dos más uno con la exquisita técnica que atesora. Un balón que el aro escupió, tras una bomba de la capitana Palau, evitó que se llegara al descanso con ventaja de 20 puntos.

Baloncesto Lucas Mondelo Selección Española de Baloncesto Montenegro
El redactor recomienda