La campeona empieza con mal pie: España paga la falta de acierto con Bielorrusia (53-51)
  1. Deportes
  2. Baloncesto
En el debut en Valencia

La campeona empieza con mal pie: España paga la falta de acierto con Bielorrusia (53-51)

El equipo de Lucas Mondelo comienza perdiendo en el Eurobasket Femenino. La dura derrota no será definitiva si la Selección cumple frente a Suecia y Eslovaquia

placeholder Foto: Cristina Ouviña tira ante la defensa de  Tatsiana Likhtarovich. (Efe)
Cristina Ouviña tira ante la defensa de Tatsiana Likhtarovich. (Efe)

Comenzó el Eurobasket Femenino con el reto más difícil al que se ha enfrentado la Selección española: igualar el récord de las URSS de lograr tres títulos consecutivos (aún lejos de los 17 que consiguieron las soviéticas entre los 60 y los 90). España es, sin duda, una de las grandes favoritas, pero lo acontecido en la concentración de Valencia ha puesto aún más complicada la tarea. Alba Torrens, la jugadora más en forma del equipo, dio positivo por coronavirus la pasada semana junto a Tamara Abalde. Un jarro de agua fría para la expedición, que vio como sus planes sufrían un duro contratiempo a cinco días de que comenzara su torneo. La alero Laura Quevedo y la ala-pívot Paula Ginzo fueron las elegidas por el seleccionador Lucas Mondelo para completar la convocatoria de doce jugadoras. Con esta mezcla de nervios, tensión y presión se presentó la Selección en el pabellón Fuente de San Luis, sede de la competición, con una combativa Bielorrusia en frente. Con menos talento, pero un rigor táctico digno de aplaudir, las bielorrusas consiguieron la sorpresa llevándose el partido por 53-51.

placeholder Lucas Mondelo, en un momento de encuentro contra la seleccion Bielorrusa. (Efe)
Lucas Mondelo, en un momento de encuentro contra la seleccion Bielorrusa. (Efe)

España sufrió tanto la ausencia de Abalde como de Torrens, pero especialmente duro es encontrar cómo sustituir la ventaja de puntos que otorgaba la estrella del Ekaterimburgo, vigente campeón de la Euroliga. Se notó sobre la pista la dificultad anotadora, huérfano el equipo de una mano caliente que anote en los momentos calientes. Sí se mostró contundente en defensa, pero al último cuarto se llegó con un porcentaje del 24% en tiros de dos, ligeramente superior en el triple. 35-33 a favor de las bielorrusas se reflejaba en el marcador al inicio de la última batalla. No había vía de anotación y esto acabó por costar la derrota de España en este inicio de Eurobasket.

Laura Gil, la ‘manitas’ de España

Encontró oportunidades la Selección gracias a Laura Gil y su movilidad en el poste bajo. ¿Hubo algo que no hiciera bien durante el partido? Ni siquiera el tremendo golpe que se llevó la pívot durante el partido le quitaron las ganas a la jugadora del Valencia, jugando como en casa. La gran promesa española, Raquel Carrera -que ha sido elegida este año en el Draft de la WNBA por las Atlanta Dream en el pick 15, la posición más alta de la historia conseguida por una jugadora española- también demostró que si algo le sobra es calidad, aunque el equipo necesitará más de ella.

placeholder Laura Gil, fundamental en defensa. (Efe)
Laura Gil, fundamental en defensa. (Efe)

Silvia Domínguez logró poner por delante a España a siete minutos para el final, lo hizo gracias a un 2+1 de manual. Valiente, la veterana escolta se marchó contra tres defensoras rivales al contraataque, sacando la falta y la canasta. A sus 34 años, la jugadora del Perfumerias Avenida, sigue siendo importante en el esquema de Mondelo. Respondió Bielorrusia al golpe con cinco puntos consecutivos, mientras la Selección seguía fallando canastas con porcentajes bajos. Un triple de Maryia Papova ponía seis puntos por delante al equipo rival. Tiempo muerto y a cambiar la dinámica. Había cinco minutos para remontar.

Y Ouviña asumió responsabilidad

Sacaron músculo nuestras representantes gracias al espectacular trabajo, una vez más, de Laura Gil. Robo y rebote ofensivo en 15 segundos consiguió la pívot -alcanzando los nueve rebotes con ese trascendental balón-. Cristina Ouviña fue la encargada de rematar la jugada con un triple que puso a uno a España a cuatro minutos del final del partido. Llegó entonces el momento absurdo del partido, Ouviña trató de robar la pelota, cayendo al suelo, cuando Tatsiana Likhtarovich la pisó… Y el equipo arbitral pitó falta de la española. En el Instant Replay se vio como, claramente, la base solo quedó tendida en el suelo. Pero las árbitras decidieron no cambiar su decisión pese a ver las imágenes.

No descentró a Ouviña, quien supo mantener la calma pese a su evidente enfado. Fue la muñeca caliente que España encontró en los minutos finales. Pero las jugadoras bielorrusas mostraron su mejor imagen, optando por penetraciones fáciles con un acierto superior al español. Más de la mitad de los puntos de Bielorrusia llegaron desde la zona. Solo 18 de los 47 puntos que llevaba la Selección a dos minutos del final los había conseguido de igual manera. Algo a mejorar en las próximas citas.

Fue, como no, Cristina Ouviña la encargada de empatar el partido a menos de un minuto del final. No se lo pensó dos veces la base a la hora de buscar la jugada individual, mientras sus compañeras aclaraban. Esa entró, pero el siguiente tiro -ligeramente puntuado por la defensa- se marchó fuera y acabó por dar dos tiros libres a Bielorrusia. Papova, la mejor de su equipo, anotó ambos. Estuvo a punto Ouviña de lograr un heroico 2+1, pero se quedó corto. Cristina marco los dos que le tocaban desde el tiro libre. Ocho segundos para el final del partido y Mondelo tenía que decidir si hacer falta o jugársela a la defensa.

placeholder La celebración de Bielorrusia en Valencia. (Efe)
La celebración de Bielorrusia en Valencia. (Efe)

Optó el seleccionador por la defensa… Y tocó pagar los errores. Bentley se quedó sola, tras una mala coordinación de las españolas, en la bombilla. El tiro entró limpio, poniendo el 53-51 definitivo en el marcador. Bielorrusia celebró como si hubiera ganado un torneo, ese es el nivel de su gesta. Abatidas, pero no rendidas, la Selección tendrá este viernes una nueva posibilidad de redimirse frente a Suecia. “Hemos estado precipitadas, hemos tenido el brazo encogido y las hemos dejado jugar muy fácil. No hemos mostrado nuestro nivel. Es un palo gordo, pero esto no para. Vamos a levantarnos”, resumió Ouviña tras el partido. Hay tiempo para arreglarlo.

Bielorrusia Lucas Mondelo Alba Torrens Baloncesto
El redactor recomienda