victoria por 101-90

El 'small ball' de Unicaja obliga al Real Madrid a sacar todo su fondo de armario

El campeón inauguró la Liga Endesa con una trabajada victoria contra el Unicaja. Sergio Llull, con 14 puntos y 9 asistencias fue el mejor del partido. Randolph no tuvo una buena noche

Foto: El Real Madrid comenzó la temporada con una victoria en casa (JuanJo Martín/EFE)
El Real Madrid comenzó la temporada con una victoria en casa (JuanJo Martín/EFE)

Con el paso de los años, Carlos Suárez ha ido acercándose poco a poco al aro. Empezó siendo un tres y luego se convirtió en un cuatro, una transición habitual en los aleros con su físico, por encima de los 2 metros. Lo que no había hecho hasta ahora, quizá alguna vez en situaciones extremaa, era jugar de cinco. A eso recurrió Joan Plaza, técnico del Unicaja, para intentar frenar al Real Madrid en el primer partido de la Liga Endesa 2016-2017. La victoria se la llevó el campeón por 101-90, pero el equipo cajista se vuelve a Málaga con buenas sensaciones para la temporada que empieza.

La batalla táctica entre el técnico del Unicaja y Pablo Laso fue decisiva en la segunda parte. Tras aguantar a base de triples en el primer tiempo, Plaza se la jugó con el 'small ball' (cuatro pequeños y un pívot) en el tercer cuarto. Abrió la pista con Brooks (12 puntos) y Díez (11) como teóricos interiores, una disposición a la que el Madrid tuvo problemas para responder. La reacción local llegó con Doncic, Carroll, Taylor, Reyes y Hunter, un quinteto de suplentes y más bajo que el titular, con Ayón, Randolph y Maciulis. Un triple de cada uno de los exteriores volteó el marcador, que pasó del 73-78 al 82-78 a poco menos de 6 minutos para el final.

Llull fue determinante con 14 puntos y 9 asistencias (ACB Photo/v. Carretero)
Llull fue determinante con 14 puntos y 9 asistencias (ACB Photo/v. Carretero)

Tras unos minutos con Musli en pista, Plaza volvió a insistir con cinco pequeños, esta vez de una forma más radical: Suárez (12 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias) como único interior. Pero a esas alturas el equipo llegó con pocas fuerzas y el Real Madrid, con Llull a los mandos tras un buen rato en el banquillo, pegó el último estirón. "Musli estaba con las baterías fuera de control y tuvimos que jugar con pequeños y no hemos podido contrarrestar el juego del Real Madrid", explicó Plaza, satisfecho por el partido que hizo su equipo en los primeros 36 minutos. El Unicaja empezó muy bien, con 16 puntos en 4 minutos, y acabó muy mal, al perder 30-17 el último cuarto.

Llull, con 14 puntos y 9 asistencias, estuvo sobresaliente, pero el Madrid le debe la victoria a su banquillo, que anotó 58 de los 101 puntos del equipo. Laso tiró de todos los jugadores, y todos le funcionaron. El que menos jugó fue el Chapu Nocioni, con poco más de tres minutos y medio. Los otros 11 jugadores se movieron entre los 13 de Draper y Taylor y los 24 de Llull. "La rotación y el desgaste que hemos hecho en el Unicaja nos ha permitido llegar al final con más frescura", comentó Laso.

Othello Hunter fue uno de los más destacados con 12 puntos (ACB Photo/V. Carretero)
Othello Hunter fue uno de los más destacados con 12 puntos (ACB Photo/V. Carretero)

Hunter y Randolph, cara y cruz

Igual que sucedió en la Supercopa disputada la semana pasada, el fichaje que mejor sensación dejó fue Othello Hunter. El pívot parece que encaja a la perfección en el Madrid. No solo destaca en defensa, donde intimida y lee muy bien las ayudas a sus compañeros, sino que también aporta en ataque haciendo mucho daño en el 'pick & roll' y anotando desde la media distancia cuando tiene la oportunidad. Nunca va a ser la primera opción, pero no le hace falta. Contra Unicaja acabó con 12 puntos.

No fue el único interior que superó la decena de puntos. Reyes anotó 13 y Ayón, 16. El mexicano mostró la versión que le llevó a ser la temporada pasada uno de los mejores jugadores de Europa. Estuvo muy seguro bajo el aro (7/8) y su conexión con Llull fue indescifrable para la defensa cajista. Todo lo contrario le sucedió a Randolph, que tuvo un debut oficial para olvidar: solo anotó unos de sus 7 lanzamientos. El ala-pívot estuvo voluntarioso en defensa y capturó 7 rebotes, pero en ataque no tuvo su noche.

"Randolph ha tenido cosas buenas pero ha tenido mala suerte y le falta mejorar en el acoplamiento en el equipo. Son situaciones que él va a mejorar y van a mejorar al equipo", dijo Laso, que elogió el partido de Hunter. "Ha estado muy bien. Desde el primer día tenemos la sensación de que nos puede dar muchas cosas. Ha estado muy sólido”.

El Madrid va a seguir jugando a lo mismo, aunque eso no excluye que lo pívots puedan soportar el peso anotador en los partidos. El juego veloz, favorecido (al menos por ahora) por el cambio de interpretación a la hora de pitar antideportivas, seguirá siendo una seña de identidad. Y algo parecido sucede en el Unicaja, un equipo va a divertir mucho a su afición si lo visto este viernes se mantiene.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios