CHARLA CON el 'showman' RAÚL GÓMEZ

Las otras lágrimas de 'Maratón Man' por quienes "la vida le repartió mal las cartas"

Raúl Gómez, 'Maratón Man', se ha convertido en un referente del 'running' sin ser profesional, pero acumula historias de superación que inspiran tanto como un deportista de élite

Foto: Raúl Gómez -o 'Maratón Man'- comienza la carrera de 'El Running Show'.
Raúl Gómez -o 'Maratón Man'- comienza la carrera de 'El Running Show'.

“Me dijo que lo de correr como que no… que en bici sí, pero correr no lo veía. Así que le dimos un segway”. Raúl Gómez no ha convencido a Santiago Segura para lanzarse a correr ni siendo uno de los invitados de su próximo programa -'Running Show', emitido en '#0', de Movistar- y tal vez sea de las pocas personas que se le hayan resistido a 'Maratón Man'. Raúl es actor, presentador, speaker y, por azar de su trabajo, se ha convertido en una referencia en el mundo del running sin ser (ni haber sido) un profesional. “No soy quién para dar consejos. Pido a la gente que sea prudente, que se haga una prueba de esfuerzo, se ponga unas zapatillas y salga a pasarlo bien”.

Se considera un “cazador de endorfinas” y por la felicidad que irradia en cada programa parece atrapar bastantes. En una charla sobre atletismo, deporte y trabajo con El Confidencial, Raúl reconoce la “suerte” de ser remunerado gracias con su “pasión” por correr. Nacido en 1982, desde los 6 años comenzó a jugar al baloncesto y estuvo más de tres lustros botando el balón naranja, hasta que en 2006 se quitó las botas por unas zapatillas de atletismo. Cinco años después hizo su primera maratón y ahora lleva en televisión más de 800 kilómetros en sus piernas en una veintena de países.

“He llorado unas cuantas veces corriendo. Sólo una, en un Iron Man, lo hice de dolor e impotencia porque creía que no iba a llegar a meta. El resto de alegría… Y cruzando la línea de meta, ¡buf! Muchas veces. Es una sensación increíble. Como una noche de pasión”. Cualquier corredor popular sabe de qué habla Raúl, al igual que le resulta cercana la inexplicable de “disfrutar sufriendo” que tantas veces saborea 'Maratón Man' en la pequeña pantalla.

“Lo de Tonya fue una oda a la vida”

Sí, es un 'showman' y en ninguna situación se le olvida que corre por y para entretener a la audiencia, pero esa capa de racionalidad y 'ficción' no pueden cubrir la tremenda emoción no sólo de traspasar una meta, sino de conocer historias impactantes que hay detrás de algunas de los corredores que ha ido conociendo en este camino. “Hay muchas, pero la que más me impactó fue la de Tonya, una mujer que conocí en la Media maratón de Los Ángeles y que estaba en fase 4 de un cáncer de pulmón y corrió. Fue una oda a la vida. Decía que “la vida es maravillosa y vale la pena vivir”. El año pasado me escribió su hija contándome que lamentablemente su madre había muerto, pero me dio las gracias por haberla hecho sentir durante unos días una heroína. Con historias así, cada vez me quejo menos”.

Raúl, disfrazado de Maratón Man, acerca testimonios de superación. Casos de deportistas amateurs que con sólo unos segundos de exposición en su espacio se convierten en fuente de inspiración para la sociedad como lo puedan ser los profesionales. “La gente me para y me da las gracias porque el programa ha servido para motivar y tirar 'pa'lante'. Es genial el cariño que recibo”. No mete goles o canastas en un equipo con miles de seguidores, tampoco representa la camiseta nacional y, sin embargo, también consigue gracias al deporte hacer feliz a otra gente por medio de su inspiración.

Los 'Messi y Cristiano' de Etiopía y Kenya

De todas sus pisadas, recuerda con un sabor especial las de la Maratón de Nueva York, las de La Habana, cuando corrió por 23 bodegas en Francia, por Nepal o Perú -a 4.500 metros-, y las de Kenya y Etiopía: “En estos países los corredores son sus 'Messi y Cristiano', son sus referentes”. Y hablar de correr en Etiopía es hacerlo de la meca, y tiene un por qué: “Entrenar con ellos es un espectáculo, viviendo y durmiendo en los barracones de los atletas que son promesas. Viven y luchan para ser los mejores… ¡Me decían que yo para correr estoy muy gordo! La pasión y motivación que tienen está por encima de cualquier otro lado. Realmente desde pequeños entrenan sin saberlo, cuando comienzan a correr descalzos a más de 3.000 metros de altura”.

Allí, en Etiopía, comprobó cómo, a diferencia de otros lugares, “se practica diariamente la técnica de carrera como algo básico. Y ahora me lo aplico yo”. También vio que en ese lado del mundo “son más duros de cabeza. Allí viven mal y si ganan saben que el dinero va directamente para alimentar a la familia”.

Durante esta etapa maratoniana de su vida “afortunadamente” nunca se ha cruzado “con ninguna historia relacionada con el doping -eso no es deporte-” y sí con “personas espectaculares”, muchas de ellas a las que “la vida le había repartido mal las cartas” y el running les ha servido para ganar la mano. Aquí, las cámaras de su programa graban otro tipo de lágrimas. De todo este cúmulo de experiencias no sólo saca un sueldo, sino una experiencia vital que ha resumido en un lema: “Pase lo que pase, la vida mola”. Lo dice 'Maratón Man', alguien que tiene los mismos superpoderes que cualquier persona.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios