Florentino, en bruto (III): "Cristiano es un imbécil y Mourinho, un anormal"
  1. Deportes
LAS CINTAS SECRETAS DEL BERNABÉU

Florentino, en bruto (III): "Cristiano es un imbécil y Mourinho, un anormal"

La relación del presidente con los portugueses de su segunda época fue espinosa desde el primer momento

placeholder Foto: Mourinho y Cristiano Ronaldo, en una rueda de prensa de 2012. (Reuters)
Mourinho y Cristiano Ronaldo, en una rueda de prensa de 2012. (Reuters)

Florentino Pérez regresó al Real Madrid el 1 de junio de 2009, aunque podría decirse que nunca se fue. Durante los tres años que estuvo fuera, entre 2006 y 2009, el constructor siguió muy de cerca la evolución del club, recabando información sobre el presidente Ramón Calderón y posteriormente utilizándola en su contra a través de sus 'amigos' en los medios de comunicación.

Ha cundido el relato de que Pérez se alejó del fútbol después de los galácticos y que solo volvió a mostrar interés en regresar al Madrid cuando surgió el escándalo de la asamblea de compromisarios de enero de 2009. El episodio terminó con la dimisión de Ramón Calderón, a quien ya estaban espiando los directivos cercanos a Pérez, aunque la Audiencia Provincial de Madrid archivó la causa de la asamblea al no ver indicios de delito.

Foto: El abogado Ramón Calderón mira por la ventana de su despacho (Foto: Jorge Álvaro Manzano)
El 'dosier Calderón': así se destruye a un presidente del Real Madrid
Carlos Prieto Alfredo Pascual Fotos: Jorge Álvaro Manzano

Sin embargo, el siguiente audio, fechado en agosto de 2007, demuestra que para entonces Florentino ya estaba intentando encontrarle las cosquillas a Calderón. En aquella ocasión, el presidente de ACS planteaba supuestas irregularidades en el fichaje de Pepe, del Oporto, y surge un nombre por entonces desconocido para el público: Jorge Mendes.

Este periódico ha intentado recabar la versión del presidente del Real Madrid, pero ha rechazado hacer cualquier declaración.

Foto: Florentino Pérez y Raúl celebran el triunfo en la final de la UEFA Youth League. (EFE)

“Que los 30 kilos [el precio que el Madrid pagó por el central] han salido de aquí y han acabado allí [en Oporto], seguro. Ahora hay que ver dónde está la salida del banco”. Esta es una preocupación clásica de Pérez, que mantiene unas inmejorables relaciones con la banca madrileña desde los años ochenta y se jacta en privado de conocer cada gran movimiento que se realiza en la ciudad. Sin ir más lejos, su rival en las elecciones de 1995, Santiago Gómez Pintado, explica en sus memorias que Pérez consiguió, presionando a través de los March, que el Banco Urquijo le revocase unos avales que ya tenía firmados a solo cuatro días de los comicios.

Pérez sospecha que puede atacar a Calderón con el fichaje de Pepe basándose en lo que sabe de los otros dos actores implicados: Pinto da Costa, histórico presidente del Oporto, y Jorge Mendes, a quien pinta como un comisionista del presidente. “Con él [Pinto da Costa] no hice nunca ninguno [negocio], porque era todo raro. Con él era todo raro”, explica Pérez.

Florentino considera que Mendes y Pinto da Costa tienen una sociedad oculta que se dedica a llevar el dinero de los fichajes a Suiza, algo que también se enunció en las filtraciones de FootballLeaks años después. Afirma que ambos “le sacaron el dinero al ruso [por Roman Abramóvich] con lo de Mourinho, lo de Carvalho y lo de Ferreira, y lo que pasa es que ese dinero se lo llevan a Suiza”.

Pérez considera que Mendes y Pinto da Costa se llevaban dinero a Suiza

Según su relato, solo faltaría que un implicado en la operación los delate a todos: “Se tiene que cabrear alguien que esté en la pomada y nos tiene que dar esa pista de Suiza”, dice el actual presidente del Real Madrid.

La conexión lusa

Pese a la desconfianza, Pérez se vio obligado a trabajar con Jorge Mendes desde el primer día que regresó al Real Madrid, primero por Cristiano Ronaldo y más tarde con la llegada de Mourinho y otros jugadores del representante portugués.

No obstante, Florentino evidencia una relación tensa con los portugueses desde los primeros años. El fichaje de Cristiano Ronaldo quiso frenarlo nada más llegar, ya que lo había dejado atado Ramón Calderón, pero la elevada indemnización terminó por disuadirle. Fue una suerte para el madridismo, dado que Cristiano jugó nueve temporadas en el Bernabéu, marcando 451 goles y convirtiéndose en el máximo anotador de la historia del club, a 130 goles de distancia del segundo, Raúl González.

Foto: Casillas, durante su etapa como portero del Real Madrid. (Reuters)

En octubre de 2012, mientras Cristiano inicia su cuarta temporada de blanco, Florentino ya está harto de su comportamiento. Cuestionado por la necesidad de limpiar la imagen del portugués, que se ha mostrado desafiante con la directiva en la televisión, el presidente dice de él que es “un imbécil, un enfermo. Os creéis que este tío es normal, pero es que no es normal, si no, no haría todas las cosas que hace, como la última tontería, que la vio todo el mundo mundial”.

Cuando se refiere a la “última tontería” de Cristiano, Pérez habla de unas declaraciones de septiembre de 2012, tras el encuentro del Real Madrid contra el Granada, en las que Cristiano Ronaldo dijo en rueda de prensa que no celebraba los goles porque estaba triste, y que la directiva del Madrid sabía por qué era.

Acto seguido, el presidente lamenta no poder controlar a Cristiano y a Mourinho a través de Jorge Mendes, ya que el representante “no manda nada sobre ellos, pero nada, nada, cero patatero, no le hacen ni puto caso”, y que su actitud desafiante sea negativa para la publicidad: “Estos son tíos con un ego terrible, malcriados los dos, el entrenador [Mourinho] y él [Cristiano], y no ven la realidad, porque los dos podrían ganar mucho más dinero si fueran de otra manera… Estos son dos anormales, porque estamos hablando de mucho dinero en el terreno de los derechos de imagen. Además, con esa cara que tienen, con esa manera desafiante que le cae mal a todo el mundo… ¡Si la publicidad es lo contrario, es todo lo contrario!”, sentencia Pérez sobre el dúo portugués.

Pérez afirma que Mendes no tenía ningún poder sobre Cristiano Ronaldo y Mourinho

Por último, el presidente culpa a Mourinho del bajo rendimiento de Fabio Coentrao, uno de los peores fichajes de la historia del Real Madrid. El lateral portugués llegó del Benfica por 30 millones de euros y jugó menos de 60 partidos con la camiseta blanca. En los seis años que permaneció a sueldo del Madrid, Coentrao se mantuvo en baja forma siempre, sumó varias lesiones, otras cuantas desapariciones sin explicación e incluso unas fotos en las que se le ve fumando en la puerta de un bar.

En octubre de 2012, cuando apenas lleva un año en el club, Pérez critica la inteligencia del lateral: “Es tolili [Coentrao], es otro que no tiene cabeza porque es un zoquete”, dice el mandatario, para continuar: “Es un poquito subnormal, conduce sin carné y esas cosas. Se cree que el carné es para otros y no para él. El Madrid se come a esos tíos, se los come. Ahora mismo, está cagado de jugar en el Madrid”.

placeholder Fabio Coentrao, en una imagen de 2015. (Cordon)
Fabio Coentrao, en una imagen de 2015. (Cordon)

No obstante, el presidente reconoce que a Coentrao le ha superado la presión y que está, de algún modo, “enfermo”, y espera que el entrenador le reconduzca, algo que no parece suceder. “Mourinho es un imbécil, les habla muy mal tanto a Carvalho como a Coentrao. Y este tío [Coentrao] no es que no quiera jugar, es que le ha agobiado la presión, y eso es estar muy enfermo”, sostiene Florentino. “Pero a este [Mourinho] le da igual que esté enfermo, le dice que es un mierda, lo mata”, zanja el presidente.

Florentino Pérez regresó al Real Madrid el 1 de junio de 2009, aunque podría decirse que nunca se fue. Durante los tres años que estuvo fuera, entre 2006 y 2009, el constructor siguió muy de cerca la evolución del club, recabando información sobre el presidente Ramón Calderón y posteriormente utilizándola en su contra a través de sus 'amigos' en los medios de comunicación.

José Mourinho Cristiano Ronaldo Florentino Pérez Real Madrid
El redactor recomienda