Es noticia
La otra aventura de Calleja tras volver del Dakar "a dedo, en furgoneta y 'by la patilla'"
  1. Deportes
AHORA BUSCA EL RETORNO A ESPAÑA

La otra aventura de Calleja tras volver del Dakar "a dedo, en furgoneta y 'by la patilla'"

Jesús Calleja tuvo que abandonar el Dakar el día que llevaba a cabo su mejor etapa. A partir de entonces vive otra aventura para volver a España desde el lugar del abandono

Foto: Jesús Calleja y su copiloto Jaume Aragall en el momento en el que anunciaba a través de redes sociales su abandono.
Jesús Calleja y su copiloto Jaume Aragall en el momento en el que anunciaba a través de redes sociales su abandono.

“Ahora venía lo más fácil… Pero así son las carreras, hasta ayer era primero de mi categoría T1S a casi cuatro horas del segundo, y 44º en la general, y hoy para casa”. Después de una magnífica primera semana en el Dakar, cuando mejor rodaba, Jesús Calleja y su copiloto Jaume Aragall se fueron inesperadamente para casa. O al menos, eso estaban intentando, según explica a El Confidencial el aventurero leonés. Quedaba por delante una nueva aventura: la de organizar el retorno a España, que tardará varios días. “Ya de regreso del Dakar, pero como nuestro presupuesto es muy bajo contraté una de mínimos, ahora a buscarme la vida, pero eso se me da muy bien...”, explicaba en su último vídeo en sus redes sociales.

“Estamos buscándonos la vida aquí en Bolivia, para pasar a Argentina”, comentaba un jovial Calleja, mientras busca la forma de llegar a un aeropuerto para regresar con diferentes enlaces, y que está organizando sobre la marcha. “Y en la vida siempre hay que buscarse la vida. ¿Y qué hemos hecho? Pues dedo. El dedo de toda la vida aquí funciona, y hemos conseguido meternos en una furgoneta los tres, ‘by la patilla’. Como mola buscarte la vida. Y, sobre todo, humor” contaba con Aragall a un lado, y su hijo Ganes al otro.

"Cuando podía haber sido mi mejor etapa"

“Cuando abandoné estaba 27º de la etapa, había adelantado a ‘mogollón’ de coches que estaban atrapados en el barro y no me quedé atrapado nunca, y cuando podía haber sido mi mejor etapa, se rompió el cambio”, explicaba a este medio. Porque, efectivamente, la sorprendente actuación de Calleja iba a más tras superar la primera semana más dura en la historia del Dakar de Sudamérica, protagonizada por las dunas peruanas.

“Hemos hecho lo que podíamos hacer, y más”, comentaba el leonés el día de su retirada. En la octava etapa, cuando estaba llevando a cabo su mejor actuación en todo el Dakar, la caja de cambios terminaba con la aventura dakariana de Jesús Calleja, que se convertirá en un programa televisivo que podrá verse en un futuro próximo. “Ya buscaremos la forma de salir”, explicaba, una vez que el coche quedó parado definitivamente en medio de la pista. “Pero no hay que ponerse triste. Volveremos. Volveremos al Dakar”, prometía Calleja, que ha comprobado cómo su preparación previa le permitió superar los obstáculos de las dunas más complicadas que se han visto en el Dakar e Sudamérica.

Calleja agradecía también en otro vídeo la llamada de Carlos Sainz cuando estaba intentando terminar con dificultad una de sus últimas etapas. "Cuarenta y ocho horas en las que apenas he dormido... Ah, y quiero dar las gracias a Carlos Sainz que, cuando peor estaba, me llamó por teléfono en la segunda especial porque llevaba dos días del campamento y sin llegar, así que gracias por acordarte de mí, casi nada, Carlos Sainz...", comentaba después de haber superado las dificultades de la jornada en la que sufrió los problemas con el motor.

Foto: Carlos Sainz y Lucas Cruz alcanzaron el liderato del Dakar en la etapa del sábado. (EFE)

"¿De qué nos vamos a quejar? ¡Viva la vida!"

Calleja llevó a cabo durante todo el pasado año un intenso programa de preparación para la conducción en dunas y arena, que también contó con la ayuda personal de Nasser Al Attiyah, uno de los grandes protagonistas del Dakar y con quien el leonés tiene una especial amistad desde que le prestara ayuda en un raid el pasado año. Esta es la segunda participación del aventurero en el Dakar, en una suerte de revancha de una primera en la que descubrió la inesperada dureza de la prueba, por lo en para esta ocasión cambió su enfoque y preparación.

Fue justo al terminar las dunas peruanas cuando empezaron los problemas para Calleja, que primero tuvo que ser remolcado por un camión y luego salió milagrosamente del campamento hacia la sexta etapa que llevaba a Bolivia, antes de la jornada de descanso. Un problema con la gasolina había provocado daños en su motor que sus mecánicos solucionaron contra reloj para poder seguir en carrera. A trancas y barrancas Calleja y Aragall consiguieron reengancharse a la caravana, para tener que abandonar definitivamente al día siguiente. El retorno a casa será la última etapa de su aventura dakariana.

Foto: Jesús Calleja en su Jeep por el desierto de Perú.

“Sobre todo, humor”, terminaba reflexionando el aventurero leonés. “¿Qué ayer hemos quedado fuera de la carrera? Una faena. Pero la vida es muy bonita, y no hay entristecerse, Jaume” le decía a su copiloto a sus espaldas, acompañado también de su hijo, presente durante la carrera para acompañar a su padre. “Mi hijo Ganés ha conocido Perú, Bolivia y Argentina… ¿De qué nos vamos a quejar? ¡Viva la vida! Y ahora, echarle morro y al coche que hemos pillado…”. Y una promesa. “El año que viene volveremos al Dakar”.

Jesús Calleja
El redactor recomienda