LOS PILOTOS, LOS ÚLTIMOS EN ENTRAR AL CLUB

Más difícil todavía: de los Márquez a los Gasol, hermanos... y campeones del mundo

Ser campeón del mundo no está al alcance de todos los deportistas. Algunos como los Márquez, los Gasol o las Williams rizan el rizo: lo lograron junto a sus hermanos

Foto: Loa hermanos Márquez ruedan juntos en Valencia con las MotoGP (Efe).
Loa hermanos Márquez ruedan juntos en Valencia con las MotoGP (Efe).

Saborear la gloria es algo que está reservado para unos cuantos. En el mundo del deporte, se puede tocar el cielo de diferentes maneras: conquistando un título nacional o europeo, colgándose una medalla en unos Juegos Olímpicos aunque, sin duda alguna, la mejor forma de hacerlo es poniendo el mundo a tus pies. Empresa nada fácil que abre al deportista la puerta del Olimpo. Si la gesta es ya de por sí complicada, hay una serie de deportistas que lo han conseguido añadiendo más dificultades y, por lo tanto, más mérito. Los hermanos Márquez han sido los últimos en obtener el carnet de este selecto club. Y es que Marc y Àlex no sólo son campeones del mundo, también comparten parentesco.

Inmersos en fechas de celebración, en casa de Roser y Julià tienen motivos más que de sobra: cuentan a sus hijos por títulos mundiales. La temporada que ha vivido el motociclismo español en 2013 ha estado marcada por los récords, barreras e hitos que Marc se ha llevado por delante sobre su Honda. Sin más adjetivos para calificar lo que ha hecho el actual campeón de MotoGP, irrumpió Àlex. Montmeló fue la antesala de un sueño que ambos compartían, pero veían casi imposible. Casi. El trazado catalán entró en los libros de historia de la mano de los hermanos Márquez cuando, por primera vez, firmaron una victoria doble (Moto3 y MotoGP). Meses después, otro circuito español, Motorland, vio cómo Marc y Àlex compartían el honor de liderar sus respectivas categorías. Y los aficionados al motociclismo se mordieron las uñas hasta el último instante: Valencia coronó a Àlex redondeando un círculo que Marc empezó a dibujar con el título que levantó en Japón en octubre.

No son los únicos ni dentro de nuestras fronteras ni fuera de ellas. El apellido Márquez forma parte de una lista en la que aparecen dos ilustres hermanos que han llevado a España a lo más alto en el mundo del baloncesto. Ganar es un verbo que Pau y Marc han desgastado tanto a nivel de clubes como con la selección. No sólo han contribuido a los éxitos de la ÑBA, con los dos anillos que Pau logró con Los Lakers como ejemplo, sino que hicieron que el himno de España retumbara en el Mundial de Japón que se disputó en 2006. Sin salir de nuestras fronteras y sin bajarnos de la moto todavía, nos encontramos con los hermanos Checa. A David y a Carlos la gasolina también les corre por la sangre y aunque sus título no tienen tanto impacto mediático, lo cierto es que el primero ha logrado dos mundiales de Resistencia mientras que el segundo puede presumir de ser campeón de Superbikes.

Con la medalla de plata recientemente conquistada por las ‘Guerreras’ en el Europeo de balonmano, no podemos pasar por alto a dos de las que han sido sus rivales en alguna ocasión. España se topó con Noruega, un muro que ha sido construido con el trabajo de algunas jugadoras que ya no forman parte de la selección que lleva la voz cantante en el mundo del balonmano. Es el caso de Katrine y Kristine Lunde, hermanas… y gemelas. Juntas no sólo han conquistado Europa o los Juegos Olímpicos de Londres, también el mundo en la cita que se celebró en Brasil hace tres años. Sin restar mérito a los éxitos de las Lunde, las hermanas por excelencia del mundo del deporte son las Williams. Serena y Venus han ganado todo y a falta de un Mundial de tenis propiamente dicho, no podemos olvidar que la Copa Federación figura en su palmarés.

En la misma situación se encuentran sus compatriotas Bob y Mike Bryan. La pareja más temida en dobles, ha empuñado su raqueta y ha ganado absolutamente todo incluyendo la Copa Davis. Cruzando el charco, ponemos rumbo a Inglaterra. En el país donde presumen de haber inventado el mundo del fútbol, nos encontramos con dos hermanos que saborean la miel del éxito en el mejor escenario posible: un Mundial celebrado en su propia casa. Bobby, considerado por la FIFA como el mejor jugador inglés, y Jack Charlton bordaron una estrella en el escudo de Inglaterra después de alzarse campeones en 1966. No eran los primeros. Doce años antes, en el Mundial de Suiza (1954), Fritz y Ottmar dieron el primer título a Alemania… después de derrotar a la todopoderosa Hungría de Puskas. Y es que parece que los genes tienen algo que ver en el éxito cosechado por esos ilustres del mundo del deporte.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios