La plata de las 'Guerreras' no empaña el gran año del deporte femenino español
  1. Deportes
  2. Otros deportes
MIREIA BELMONTE, EL GRAN NOMBRE PROPIO DE 2014

La plata de las 'Guerreras' no empaña el gran año del deporte femenino español

Los éxitos de las chicas son los que llevan la voz cantante en el mundo del deporte. Desde Mireia a las 'Guerreras' sin olvidar a Carolina, al baloncesto o al fútbol

placeholder Foto: Las Guerreras celebran la medalla de plata lograda tras la final contra Noruega (Efe).
Las Guerreras celebran la medalla de plata lograda tras la final contra Noruega (Efe).

“Lo importante es que ganemos los españoles y se deje de hablar del género”. Esta frase salió de la boca de Amaya Valdemoro, la mejor jugadora española de baloncesto. Está cargada de razón, pero lo cierto es que en esta ocasión sí que merece la pena hablar de género porque el deporte femenino vive una época de oro que no parece conocer su fin. Con permiso de algunos de los éxitos mundiales masculinos, las chicas son las que llevan la voz cantante en el mundo del deporte. Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 supusieron un punto de inflexión, una llamada de atención a nivel global para que se supiera fuera y, sobre todo, dentro de nuestras fronteras que el deporte femenino está cuajado de calidad y éxitos. Las 'Guerreras' han sido las últimas en ratificarlo con la medalla de plata lograda en el Europeo en un año para enmarcar.

A veces hay subcampeonatos que saben a gloria y la selección española de balonmano es el mejor ejemplo de ello. Teniendo en cuenta el pasado en común con Noruega y el medallero del equipo, puede que la plata supiera a poco, pero no resta peso a lo que han logrado las chicas de Jorge Dueñas. Ante las nórdicas y en la final del Europeo, sólo valía la perfección y parece que ni eso fue suficiente para derribar el muro noruego. España celebra la plata de sus 'Guerreras' como si en el cuello de Silvia Navarro luciera y brillase un oro. La selección española femenina de balonmano obtiene un merecido reconocimiento, el mismo que obtuvo hace seis años cuando, en Macedonia, Noruega también les privó del oro. Aquel fue el origen de unas 'Guerreras' que, desde entonces, han añadido a su palmarés un par de bronces: el primero llegó en el Mundial de 2011 y el segundo en los Juegos Olímpicos de Londres. En España, Guerrera es sinónimo de triunfo.

Si saliéramos a la calle y preguntásemos cuál ha sido el nombre propio del año entre las deportistas españolas, éste sería, sin duda alguna, el de Mireia Belmonte. A lo largo del año que vive sus últimos días, la nadadora española se ha colgado cuarenta medallas internacionales, trece títulos de campeona de España y tres récords del mundo, unos números al alcance de muy pocos. Éxitos con los que pretende dar forma la base que la catapulte hacia su gran objetivo: el oro olímpico. Y es que Mireia Belmonte ha ganado todo en piscina corta y larga, donde sólo se le resiste el título mundial que intentará asaltar el próximo verano en Kazán.

Sin salir del agua, España puede presumir de otra de sus sirenas: Ona Carbonell. Una vez más lideró al equipo de natación sincronizada, esta vez en el Campeonato de Europa que tuvo lugar en Berlín el pasado mes de agosto. Con Alemania como escenario, España hizo pleno al conseguir cuatro medallas de cuatro posibles. La nadadora catalana se colgó una medalla de plata a título personal, el mismo metal que logró con el resto del equipo en la final de combo. Carbonell saboreó el bronce junto a Paula Klamburg en dúo y también en la modalidad de rutina libre. En España, la piscina se ha convertido en sinónimo de prestigio. A ello también contribuyó la selección española de waterpolo. En julio, las chicas de Miki Oca se llevaron por delante a Holanda y levantaron el título de campeonas de Europa en Budapest, trofeo que cerró un círculo más que exitoso en el que está la plata de Londres y el Mundial de Barcelona.

Si las selecciones masculinas de fútbol y baloncesto han sido la cruz de este 2014, las femeninas han sido la cara. Por primera vez en la historia, las españolas han conseguido clasificarse para un Mundial después de liderar la fase de acceso con nueve victorias, un empate, 42 goles a favor y dos en contra. En 2015, Canadá será el escenario en el que Vero Boquete y compañía busquen consagrarse en la elite del fútbol mundial. Precisamente, ahí es donde está la selección española de baloncesto. El Europeo que conquistaron en 2013 no fue fruto de la casualidad y un año después lo confirmaron cuando disputaron la final del Mundial contra EEUU en Turquía. Llegar fue un éxito redondeado con la medalla de plata, metal que anuncia que lo mejor está por llegar.

Y antes de pasar a las individualidades, no podemos olvidarnos de la selección española de gimnasia rítmica. En el Mundial de Izmir, Sandra Aguilar, Elena López, Artemi Gavezou, Lourdes Mohedano y Alejandra Quereda revalidaron la medalla de oro que se habían colgado un año antes en Kiev. Lo hicieron en la final de diez mazas, después de una jornada aciaga en la que una salida del tapiz (pelota y gimnasta) echó por tierra las opciones de colarse en el podio de la general.

Otra de las grandes protagonistas de 2015 ha sido Carolina Marín. En bádminton, un deporte donde la batuta siempre ha estado en manos asiáticas, la onubense ha provocado un cambio de tercio. Primero conquistó Europa, en 2013, y después el mundo. Lo hizo frente a la china Li, la actual número uno del mundo y campeona olímpica. Ahí es nada. Carolina, un animal competitivo, ha llevado el bádminton español a lo más alto teniendo en cuenta que se trata de un deporte sin apenas seguimiento en nuestro territorio. Sin dejar de empuñar la raqueta, España está de enhorabuena: Garbiñe Muguruza defenderá los colores patrios y su combinación con Carla Suárez promete devolver los días de vino y rosas que nuestro país vivió con jugadoras como Arantxa Sánchez-Vicario y Conchita Martínez.

Siguiendo la línea de los deportes individuales, nos topamos con Ruth Beitia y su actuación en el Campeonato de Europa que se celebró en Zúrich. Aterrizó en Suiza con la responsabilidad de defender el título de campeona que había conseguido hace un par de años en Helsinki. La empresa era de altura, como su primer salto. No quiso esperar y con 2,01 metros besó su segunda medalla de oro consecutiva, la undécima de su palmarés personal que le ha servido para acabar la temporada al frente del ranking mundial del año en una prueba olímpica. Fátima Gálvez, por su parte, se colgó la medalla de plata con el subcampeonato logrado en foso olímpico tiro al plato. Lo hizo en el marco de los Campeonatos del Mundo de Tiro que se disputaron en Las Gabias (Granada).

En los Campeonatos del Mundo de Vela que tuvieron lugar en Santander, Marina Alabau logró para España la medalla de plata en la clase RS:X (tablas) mientras que la pareja de vóley playa formada por Elsa Baquerizo y Liliana Fernández se coronaron como subcampeonas de Europa… teniendo en cuenta que tuvieron que recurrir al ‘crowfunding’ para financiar sus desplazamientos a las distintas citas. Un revés que no ha impedido que colaboren en la edad de oro del deporte femenino español. Disfrutemos de ellas.

Mireia Belmonte Carolina Marín Selección Española de Baloncesto Carla Suárez Selección española de balonmano Selección española de waterpolo Selección española de fútbol femenino Ona Carbonell Marina Alabau Garbiñe Muguruza Paula Klamburg Ruth Beitia