la campeona necesita ayuda para competir

Carolina Marín, la reina del ‘crowdfunding’ que hace más grande la marca España

El deporte español tiene un nuevo icono. Es Carolina Marín, campeona del mundo del bádminton que se apoya en el ‘crowdfunding’ para salir adelante

Foto: Carolina Marín besa la medalla de oro ganada en el Mundial de Copenhague (EFE)
Carolina Marín besa la medalla de oro ganada en el Mundial de Copenhague (EFE)

Deporte minoritario que lo seguirá siendo en España, pero que ya cuenta con un espectacular icono que potencia como nadie la marca España en el mundo. Sobre todo en Asia. Carolina Marín se colgó el oro en el Mundial de bádminton, un hito en la historia del deporte español. España ya cuenta con una nueva embajadora de elite aunque se trate de un deporte apenas seguido en nuestro territorio. Una fuera de serie que se vio obligada a introducirse en el mundo del ‘crowdfunding’ para conseguir los recursos necesarios para seguir compitiendo. Después de derrotar a a la china Li Xuerui, número uno mundial, por 17-21, 21-17 y 21-18 en 78 minutos, seguro que sigue progresando por este camino.

Cuando hace unos meses ganó el Campeonato de Europa, los que la conocen personalmente ya avisaron sobre su potencial ilimitado. Hablaban de un “animal competitivo” que seguiría dando mucho que hablar. Este Mundial la catapulta de manera definitiva para hacer de Carolina una referencia mundial del deporte español. Aunque el Mundial de Copenhague ha sido el espaldarazo definitivo para ponerle rostro a ojos de todo el país, los que la tratan desde hace años siempre han tenido claro que alcanzar la cima solo era cuestión de tiempo.

Como muchos deportistas, Carolina se tiene que buscar la vida para salir adelante. Vivir del bádminton es complicado, pero sus últimos éxitos la han colocado en el punto de mira de algunas empresas, que ya empiezan a tener claro que apostar por esta onubense es sinónimo de éxito. En breve, más de una unirá su vida a la de Marín, que podrá seguir entrenando con los medios necesarios para llegar a ser la número uno algún día. Ya es la décima del ránking, siendo la única no asiática de entre las 15 primeras.

Los dos próximos años se avecinan intensos en la vida de Carolina. De una deportista casi 'clandestina', este año ha sido el de su consagración con sólo 21 años. Su objetivo es llegar a los Juegos de Río en plenitud de forma para luchar por el oro, algo que hará, seguro, tras ganar Europeo y Mundial. Hasta la cita de 2016, Carolina continuará luchando para que muchos particulares no se olviden de ella haciendo las correspondientes donaciones. Por ahora, y hasta que lleguen patrocinadores potentes, es lo que toca.

Fue la empresa Patrocínalos, la primera red de ‘crowdfunding’ -micromecenazgo o cooperación colectiva llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos-, la que tuvo buen ojo para alistarla en sus filas. Gracias a esta empresa, personas anónimas han ido ingresando dinero para ayudar y que a Carolina no le falte de nada. Por el momento, ya suma algo más de 1.300 euros -el objetivo inicial era llegar a los 3.000-, “todo un éxito", como bien subraya Luis Vega, Director Ejecutivo de esta empresa en plena expansión.

En conversación con este periódico, y emocionado por el éxito de Carolina, recalca que “haber ingresado esa cantidad de dinero está realmente bien si tenemos en cuenta que el bádminton es un deporte totalmente minoritario. Carolina es un ejemplo a seguir por muchos deportistas; sólo vive para este deporte y nos encontramos ante un gran ‘producto’ para muchas empresas. He conocido muchos deportistas, pero nadie me ha impresionado más que ella”.

El oro que se colgó en el Campeonato de Europa supuso un importante repunte para empezar a sacar a Carolina del anonimato. Su actuación en el Mundial ha superado todo lo esperado, provocando un gran crecimiento en las visitas a su perfil, mientras en las redes sociales su nombre ha circulado a velocidad de vértigo. “El ‘crowdfunding’ no está muy consolidado en el mundo del deporte por el momento, algo que sucede en otros sectores, pero el caso de Carolina es de notable alto”, subraya Luis Vega.

Con apenas 7.000 licencias en España, Carolina ha colocado en el foco un deporte desconocido en España pero que en el sur de Asia tiene millones de seguidores. En países como China, Tailandia, Malasia, India, Corea del Sur, Japón e Indonesia, este deporte no es para nada minoritario. Sobre todo en este último, donde la española, como reconocía hace meses a este periódico, no para de atender a aficionados.

Cuando hablan de ella como una competidora sin igual, no conviene olvidar que su referente no es otro que Rafa Nadal. Es su ídolo, del que ha aprendido a competir de principio a fin. “Tanto él como yo tenemos el mismo carácter competitivo, y hasta que no nos vemos muertos no damos un punto por perdido”, recalca Carolina, que añade que “la clave del éxito es la lucha diaria. Si se actúa de esta manera, es más fácil alcanzar el éxito”. Nadal, lógicamente, la felicitó a través de su cuenta de Twitter...

Feliz por el éxito logrado en Copenhague, Carolina dio las gracias “a todas las personas que me han ayudado en este Campeonato. Ahora mi deseo es irme de vacaciones a casa para estar junto a mi familia porque creo que me lo he ganado”. Y es que para ganar el Mundial, durante meses, más bien años, se ha entrenado a diario durante seis o siete horas; cuatro de ellas en la pista y el resto realizando otras actividades para que su estado físico y mental sea perfecto. El resultado final no ha podido ser mejor...

Recibida en Madrid como una auténtica heroína, Carolina Marín, en la tarde del lunes recibió la medalla de bronce al Mérito Deportivo en el transcurso de una recepción que tuvo lugar en la sede del Consejo Superior de Deportes. Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, se encargó de anunciar la entrega de la medalla, dejando claro que en España todos están "convencidos de que optará pronto a otra de las distinciones". La entrega la realizó Fátima Báñez, Ministra de Trabajo y Seguridad Social, onubense como Carolina, y que declaró su profunda admiración por la jugadora.

La jugadora tiene claro que "esto será el comienzo de un largo camino. Quedan dos años para los Juegos de Río de Janeiro, que es el siguiente objetivo, una cita en la que habrá que luchar por el oro", recordando de la final ganada que "estaba muy cansada y pensé, voy a dar todo, muere en la pista, es lo único que te queda para darlo todo. Y así lo hice... Me superé tanto psicológica como físicamente, y la clave fue no rendirme".

Otros deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios