SACA EL HELADERO QUE LLEVAS DENTRO

Las heladeras domésticas más fáciles de usar para hacer riquísimos helados

Cuando el calor aprieta, a casi cualquiera le apetece comer un helado. ¿Te imaginas poder hacer helados con los sabores que quieras? Descubre cómo con las heladeras caseras

Foto: Las heladeras domésticas más fáciles de usar para hacer riquísimos helados
Las heladeras domésticas más fáciles de usar para hacer riquísimos helados
Autor
Tiempo de lectura18 min

Helado. Probablemente, no hay un postre que refresque más cuando aprieta el calor del verano. Además, si lo elaboramos nosotros a partir de frutas y productos naturales, puede ser muy saludable y bajo en grasas. Para ello, solo tenemos que tener una heladera en casa y comprar en una tienda de confianza, por un lado, el azúcar invertido y la leche y, por otro, el chocolate, la vainilla, el turrón o cualquier otro delicioso ingrediente dulce que nos haga la boca agua.

Con esta máquina para hacer helados H.Koenig podremos disfrutarlos cuando queramos. Posee un compresor de frío y un motor de 135 W de potencia, un diseño compacto y elegante y función de apagado automático. Además, sirve también para preparar granizados, sorbetes y yogures. Por todo ello, y considerando también lo que opinan sus usuarios de ella, la hemos elegido como la mejor heladera dentro de esta comparativa. Mención especial merece también la Duronic IM540 por su depósito de gran capacidad y por haber sido fabricada en plástico alimentario libre de BPA.

El mejor, nuestra elección: Máquina con compresor para hacer helados H.Koening

La mejor heladera de la marca H.Koenig según las opiniones de los usuarios de Amazon. Alcanza un 4,2 sobre 5 de nota media y un 56 % de máximas puntuaciones. “Una máquina granizadora para casa potente, versátil y fácil de usar. Mantiene el helado frío y se puede usar también para hacer sorbetes caseros” nos cuenta Carlos, a lo que Marieta añade “no es barata, pero si te gustan los helados, no hay otra mejor. En media hora los tienes hechos y te ahorras de ir a la heladería o de comprarlos en el supermercado”.

Máquina con compresor para hacer helados H.Koening
Máquina con compresor para hacer helados H.Koening

Esta heladera con función de apagado automático posee un diseño compacto y elegante y un recipiente de 1 litro de capacidad. Es fácil de limpiar e incorpora un motor con compresor de frío de 135 W de potencia. Gracias a esto, permite conservar la temperatura durante mucho tiempo. Su sistema de preparación rápida de helados, sorbetes y granizados permite tenerlos listos en solo 30-40 minutos y cuenta con una pantalla que hace más intuitivo su uso.

Ver precio

Segunda opción: Heladera casera recomendada Duronic

Ahora vamos con la mejor heladera de la marca Duronic en base a las reseñas publicadas por sus compradores en Amazon. Ellos le dan un 4,1 sobre 5 con un 54 % de comentarios de 5 estrellas. Según Miguel, “es una máquina de hacer helados con función para yogurt rápida y de gran capacidad”. Asimismo, Maribel se centra en que “incluye un práctico libro de recetas. Una máquina de granizados barata pero muy práctica y de buena calidad”.

Heladera casera recomendada Duronic
Heladera casera recomendada Duronic

Aquí hablamos de una heladera de acumulador o cubeta totalmente casera y manual. Carece de compresor, pero cuenta con un motor y una pala para remover muy útil. Todos sus componentes son de plástico alimentario 100 % libre de BPA. Su depósito tiene una capacidad de 1,5 litros y permite realizar helados, yogures y sorbetes en 15-30 minutos. También es fácil de montar, desmontar y limpiar, cuenta con un diseño reducido y compacto e incluye un práctico libro de recetas.

Ver precio

Alternativa: Heladera de 1.5L con bol separable Taurus

Finalizamos con la que, según las valoraciones de los clientes de Amazon, es la mejor heladera de la marca Taurus. Posee un 3,9 sobre 5 y un 41 % de puntuaciones de 5 estrellas. Por ejemplo, Andoni indica que “es una máquina de helado frío con muy buena relación calidad-precio. Permite agregar los ingredientes muy fácilmente y la puede usar hasta un niño”. En cambio, Nika se centra en que “ocupa muy poco espacio y se puede almacenar cómodamente en cualquier mueble de la cocina”.

Heladera de 1.5L con bol separable Taurus
Heladera de 1.5L con bol separable Taurus

Esta heladera es muy fácil de usar, cuenta con un bol de 1,5 litros desmontable fabricado en plástico alimentario y cuenta con una pala para remover que gira en ambos sentidos. Su motor ofrece una potencia de 12 W y cuenta con un certificado de eficiencia energética A++. Cuenta con un práctico orificio para introducir los alimentos y un interruptor de encendido y apagado. El bol se puede sacar rápidamente para limpiarlo o guardarlo en el congelador.

Ver precio

¿Cómo elegir una heladera?

Comprar la mejor heladera según nuestras necesidades de uso solo es posible teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Funcionamiento y potencia del motor: las mejores heladeras ofrecen entre 130 W y 150 W de potencia. Esto garantiza poder hacer helados deliciosos en menos de media hora.
  2. Materiales: lo normal es que cualquier máquina granizadora doméstica o de helados esté hecha de plástico. Eso sí, debe ser plástico alimentario 100 % libre de BPA.
  3. Tamaño: cuanto más compacta, mejor. Debemos tener en cuenta que, cuando no la estemos usando (en invierno, por ejemplo) tendremos que almacenarla dentro de un mueble. Tampoco es lo mismo una heladera para niños que una familiar o profesional.
  4. Funciones y accesorios: una heladera con temporizador, pala con sistema de giro en ambos sentidos, función de calefacción, de refrigeración y de mantenimiento del frío nos hará más fácil la tarea de preparar deliciosos helados. No está de más que cuente con un sacabolas de helado para servir desde el recipiente directamente. Y, si cuenta con programas para elaborar yogurt, sorbetes y granizados, entonces ya será una compra maestra.
  5. Capacidad: dependerá de la cantidad de helado que queramos preparar a la vez. Entre 1,2 l y 1,5 l suele ser más que suficiente incluso para familias de 4 o 5 miembros.
  6. Consumo energético: las mejores marcas de heladeras cuentan con modelos en su catálogo que alcanzan una certificación de eficiencia energética A+++. Esto significará un consumo eléctrico más reducido, la posibilidad de amortizar la inversión más rápido y poner otro grano de arena para preservar el medio ambiente.
  7. Precio de las heladeras: las máquinas de helado con mejor relación calidad-precio que hemos encontrado oscilan entre los 35 € y los 50 €. En cambio, las heladeras más sofisticadas, modernas y completas pueden rozar los 150 €.
  8. Marcas recomendadas de heladeras: H.Koening ha sido la mejor valorada por parte de los usuarios dentro de esta comparativa. Duronic y Taurus son buenas alternativas según ellos.

¿Qué es una heladera y para qué sirve?

Una heladera es una máquina para hacer helados caseros. Guarda bastante similitud con una yogurtera, aunque se diferencia de ella en su capacidad para generar y conservar el frío. En concreto, está formada por los siguientes elementos:

- Un motor giratorio.

- Una pala mezcladora para remover los ingredientes y producir los helados caseros.

- Opcionalmente, un compresor auto-refrigerante.

- Una tapa con sellado hermético a través de la cual añadir los ingredientes.

- Una cubeta térmica en la que se elabora el helado.

- Un cable de conexión a la red eléctrica.

Las similitudes entre una heladera eléctrica y una yogurtera hacen que, en algunos casos, sea posible preparar yogurt en ellas. Pero, además, también se puede usar para preparar sorbetes caseros, frutas heladas y granizados.

Tipos de heladeras

Existen dos tipos de heladeras:

1. Heladera con compresor

Son las mejores máquinas de helados ya que facilitan una rápida elaboración. ¿El motivo? Mantienen el recipiente refrigerado permanentemente gracias a su compresor de frío, por lo que no es necesario enfriarlo previamente a su uso. Esto agiliza, y mucho, el proceso de elaboración. Hasta tal punto de permitir disfrutar de helados instantáneos de vainilla o fresa, por ejemplo.

El compresor de las heladeras profesionales permite que el helado se conserve mejor y el resultado sea óptimo

Este tipo de heladera profesional, a máximo rendimiento, puede generar una gran cantidad de helado de sabores en cada uso. Además, al equipar sistemas de refrigeración retardada, el helado se mantiene en perfecto estado mucho tiempo. Como inconvenientes solo podemos citar que tiene un consumo eléctrico más elevado y que su precio es más elevado.

2. Heladera sin compresor

Es el tipo de heladera casera más habitual. Esto se debe, fundamentalmente, a su bajo precio y a su tamaño reducido, que permite guardarla en cualquier mueble cómodamente mientras no se usa. También son muy fáciles de usar y tienen un consumo eléctrico muy reducido.

Eso sí, preparar helados con heladera sin compresor también tiene algunos contras reseñables. Por ejemplo, requiere de congelar previamente la cubeta, lo que hace que la elaboración deba comenzar con 24 horas de antelación al menos. Además, no suele permitir hacer más 1 litro de helado de limón con heladera a la vez. Por su parte, el bol de congelador pierde temperatura progresivamente durante la preparación, por lo que, al acabar, debe introducirse otras 2-3 horas más en esta parte del frigorífico para conseguir la textura perfecta.

¿Cómo funciona una heladera según su tipo?

El proceso de hacer helado de dulce de leche en una heladera con compresor o sin compresor es el mismo. Deben verterse los ingredientes en el bol, seleccionar el programa de funcionamiento y dejar que su pala mezcle adecuadamente los ingredientes hasta alcanzar la textura adecuada.

Las únicas diferencias tienen que ver con los pasos previos y posteriores. Por ejemplo, si compramos una heladera en Amazon sin compresor, deberemos enfriar previamente el recipiente y, cuando acabe, introducirlo en el congelador unas horas. En cambio, con una heladera con compresor esto no es necesario ya que mantendrá el helado de yogur, de turrón o de cualquier otro tipo a la temperatura adecuada durante todo el proceso y una vez que termine.

¿Cómo usar una heladera correctamente?

Las mejores heladeras domésticas no tiene ningún misterio:

- Si tenemos una heladera sin compresor, guardamos el bol extraíble en el congelador durante un día entero para que se enfríe adecuadamente. Si es una heladera sin enfriamiento previo (con compresor), no hace falta.

- Preparamos los ingredientes que van a dar sabor al helado (limón, turrón, vainilla...).

- Sacamos el bol del congelador y agregamos en él los ingredientes junto a yogur y leche condensada o azúcar invertido.

- Montamos nata y la agregamos poco a poco a la mezcla de ingredientes.

- Introducimos el bol en la heladera y dejamos que las palas remuevan la mezcla 40 minutos, aproximadamente.

- En caso de que aprovechásemos una oferta en heladeras con compresor, podremos degustar el helado directamente. Si no fue así, deberemos meter el bol otras 2-3 horas en el congelador.

Ahora vamos a resolver un par de preguntas frecuentes sobre el uso de una heladera automática:

1. ¿Cómo probar un termostato de heladera?

El termostato equipado en las mejores heladeras del mercado es el dispositivo que regula la temperatura del recipiente de preparación. Se encarga de activar el compresor de frío cuando asciende por encima del valor recomendado y de apagarlo para que descanse cuando la supera o se mantiene estable en ella.

Podemos conocer el estado del termostato de la heladera prestando atención a las siguientes señales:

- Se forma hielo en el recipiente: significará que el termostato no detecta bien la temperatura y hace trabajar en exceso al compresor.

- Se acumula líquido en el recipiente: lo contrario, es decir, no detecta el ascenso de la temperatura y no activa el compresor cuando debe.

- Se escucha un sonido continuo: la primera vez que encendemos la máquina de helado el compresor debe permanecer activo 2-4 horas seguidas. Esto se debe a que parte de la temperatura ambiente y requiere de un esfuerzo mayor para alcanzar el frío necesario para hacer helado. Pero, después, nunca requerirá más de 15-20 minutos para llegar a ella. Si no se apaga es señal de que está roto.

El problema de que se estropee el termostato de la máquina de helados, una pieza barata y fácil de reponer, es que puede reducir ostensiblemente la vida útil del motor y del compresor, lo que puede hacer que tengamos que tirar el dispositivo y comprar una heladera nueva.

2. ¿Qué es el azúcar invertido?

El azúcar común está formado por sacarosa, es decir, por una mezcla de glucosa y fructosa. Sin embargo, en el azúcar invertido ambos elementos se encuentran disgregados. Esto es posible gracias a un proceso de hidrolización que puede realizarse de forma artificial o natural, por ejemplo, al mezclar azúcar común con zumo de limón.

Al separar los dos elementos que forman la sacarosa, el azúcar invertido adquiere un 30 % adicional de poder endulzante. Sin embargo, esto no explica por qué el azúcar invertido es básico para hacer helado. El motivo se encuentra en su poder anticristalizante. Al ponerlo en la mezcla, reduce el punto de congelación. Así es posible mantenerlo a temperaturas inferiores a los -10º C sin que llegue a endurecerse y siga teniendo una textura cremosa.

Recetas de helados con heladera

1. Helado de fresa y chocolate en heladera

Necesitaremos:

- Para el helado de chocolate: 125 gramos de chocolate negro lo más puro posible, 125 ml de leche entera, 75 gramos de azúcar invertido, 250 ml de nata para montar y 3 yemas de huevo.

- Para el helado de fresa: 350 gramos de fresas maduras, 50 gramos de azúcar invertida, 200 ml de nata para montar, 1 cucharada de miel y 1 yogur griego.

Ahora debemos seguir estas instrucciones:

- Calentamos la cucharada de miel hasta que se vuelva líquida.

- Mientras, lavamos las fresas, las cortamos y las bañamos en el azúcar.

- Ponemos las fresas y la miel en el vaso de una batidora y las trituramos.

- Montamos la nata manualmente usando unas varillas y la mezclamos con las fresas.

- Agregamos el yogur griego.

- Introducimos la mezcla en el bol de la heladera y la dejamos actuar 40 minutos.

- Cuando termine, ponemos el helado de fresa repartido en el fondo de un recipiente alargado y lo introducimos en el congelador.

- Llegados a este punto nos ponemos con el helado de chocolate. Lo sacamos del envoltorio y lo picamos lo más fino posible.

- Calentamos la leche y el azúcar invertido sin dejar que hierva y luego esperamos a que se temple.

- Batimos las yemas y agregamos poco a poco la leche sin parar de remover.

- Calentamos la leche y las yemas a fuego lento y, cuando esté caliente, agregamos el chocolate picado.

- Cuando se funda, agregamos la nata montada.

- Dejamos que se enfríe e introducimos la mezcla en la heladera otros 40 minutos.

- Después, sacamos el helado de fresa del congelador y ponemos por encima el de chocolate.

- Alisamos la superficie y agregamos chocolate blanco de adorno.

- Volvemos a introducir el molde en el congelador y en un par de horas estará listo para tomar.


2. Helado vegano de manzana y lima con heladera

Esta es una de las recetas de helados veganos con heladera más fáciles de hacer. Necesitaremos:

- Dos manzanas Granny Smith.

- Dos limas.

- 50 gramos de azúcar invertida.

- Agua.

- 500 ml de leche vegetal (preferiblemente, de soja, aunque pueden usarse otras).

Después:

- Ponemos la leche vegetal a fuego lento y agregamos el azúcar invertida.

- Mientras se calienta sin dejarla llegar a hervir, pelamos las manzanas y las limas y las troceamos.

- Ponemos la fruta picada dentro del vaso de la batidora y la trituramos.

- Quitamos la leche vegetal del fuego y esperamos a que se temple.

- Mezclamos la leche vegetal con la fruta y la introducimos en la heladera 30 minutos.

- Sacamos el recipiente y lo dejamos reposar dos horas en el congelador antes de tomar.

Recetas de helados sin heladera

1. Helado de Oreo sin heladera

También es posible hacer helado de Oreo o de cualquier otro tipo sin heladera. Solo necesitamos esto:

- 10 galletas Oreo.

- 3 cucharadas grandes de miel.

- 400 ml de nata para montar.

Podemos sustituir la miel por azúcar invertido pero, al no usar heladera, no quedará tan cremoso si lo hacemos:

- Montamos la nata usando unas varillas.

- Agregamos las galletas Oreo y la miel a la nata y las dejamos 5 minutos reposar para que se ablanden.

- Ponemos la mezcla en un vaso y la trituramos con una batidora.

- Echamos la mezcla triturada en un recipiente de helados y la introducimos en el congelador.

- Cada hora, sacamos la mezcla y la removemos para evitar que se forme hielo. En seis horas estará lista para tomar.

2. Helado de limón y kiwi sin heladera

Un helado con mucha vitamina C ideal para refrescarnos en verano y para el que tampoco necesitamos heladera. Los ingredientes son:

- Zumo de dos limones.

- Dos kiwis maduros.

- 400 ml de nata para montar.

- 3 cucharadas de miel.

Es importante que los kiwis estén maduros ya que, si no es así, el helado puede quedar excesivamente ácido:

- Montamos la nata manualmente con unas varillas.

- Trituramos los kiwis junto al zumo de limón.

- Agregamos la nata y la miel y lo trituramos todo con la batidora.

- Al igual que antes, introducimos la mezcla en el congelador y la removemos cada hora hasta que quede con la textura perfecta.

Problemas comunes con las heladeras y sus posibles soluciones

1. ¿Por qué hace hielo la heladera?

Es posible que, al intentar hacer helado de yogur griego con heladera o cualquier otro, nos hayamos percatado de que se forma hielo. Esto puede deberse a las siguientes razones:

- El termostato de la máquina de helados barata se ha estropeado y no detecta bien el momento en el que el recipiente está a la temperatura adecuada. Por tanto, mantiene en funcionamiento el compresor, hace que se enfríe en exceso y que se congelen las partículas de agua del helado.

- La pala no gira correctamente o a suficiente velocidad y no consigue evitar que la mezcla se congele.

- No se ha usado azúcar invertida y, por tanto, la temperatura de congelación es demasiado alta.

Encontrar trozos de hielo en nuestro helado casero da mucha rabia. Sigue las instrucciones del fabricante para evitarlo

En el primer caso, la solución pasa por sustituir el termostato, para lo cual podemos hacer uso de la garantía y/o del servicio técnico del fabricante. En el segundo, probablemente baste con seleccionar un modo de funcionamiento más rápido. Y, en el último, será suficiente con agregar más azúcar invertido a la mezcla.

2. ¿Por qué la heladera no enfría?

Evidentemente, si tenemos una heladera antigua sin compresor, solo va a encargarse de remover la mezcla hasta que alcance la textura adecuada, pero no la enfriará. Sin embargo, si hemos comprado una máquina de helados con un método de enfriamiento por refrigeración termoeléctrica, entonces sí que existirá un problema:

- El termostato está fallando y no detecta el momento en el que la temperatura sube y debe activar el compresor de frío.

- El compresor de frío se ha estropeado y no es capaz de refrigerar el helado.

En ambos casos, a no ser que encontremos un repuesto adecuado y seamos un poco manitas, necesitaremos hacer uso de la garantía y/o del servicio técnico del fabricante para arreglar este problema.

¿Cómo limpiar y hacer el mantenimiento de una heladera?

Esta es una duda frecuente que nos hemos encontrado en esta comparativa de heladeras. Debe hacerse así:

  1. Retiramos todas las partes extraíbles de la heladera (recipiente refrigerado, tapa y palas).
  2. Revisamos en las instrucciones del fabricante si son aptas para lavavajillas.
  3. Si no lo son, las dejamos en remojo en agua tibia con un poco de jabón lavaplatos.
  4. Pasados 15 minutos, usamos un estropajo suave para retirar los restos de suciedad.
  5. Aclaramos con agua limpia y dejamos secar en un sitio alejado del sol.
  6. Limpiamos la estructura de la heladera usando un paño de microfibra húmedo. Podemos usar un bastoncillo para los oídos para quitar la suciedad de las juntas.
  7. Secamos con un paño que no deje pelusa y volvemos a montar la heladera.

La limpieza es parte básica del mantenimiento de cualquier máquina de helados no granizados o granizados. Debe realizarse escrupulosamente después de cada uso.

¿Cómo sacar el olor a podrido de la heladera?

Otra tarea importante según las opiniones en heladeras analizadas y que suele ser necesaria cuando no se limpia el electrodoméstico con la suficiente frecuencia. Este mal olor suele acumularse en el recipiente, pero también en la pala. Debe hacerse así:

  1. En un recipiente lo suficientemente grande o en el propio fregadero introducimos el recipiente y la pala de remover.
  2. Después, agregamos un vaso de vinagre blanco y lo dejamos reposar todo durante 20 minutos.
  3. Mientras tanto, ponemos tres cucharadas de bicarbonato de sodio en un vaso y agregamos un poco de agua. La textura debe ser la de una pasta húmeda.
  4. Sacamos el recipiente y la pala y aclaramos con agua limpia.
  5. Usando una brocha o utensilio similar, aplicamos el bicarbonato por el interior del recipiente y por la pala. Lo dejamos actuar 1 hora.
  6. Retiramos el bicarbonato con agua limpia y dejamos secar en un lugar fresco y protegido del sol.
  7. El olor a podrido habrá desaparecido completamente.

¿Cansado de gastar dinero en helados de Carrefour poco saludables? Empieza a preparar tus propios helados y granizados a partir de ingredientes naturales comprando la heladera recomendada para ti. La información que aquí te hemos aportado te será de gran utilidad.

DeCompras

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios