estrenos de cine

'Spider-Man: lejos de casa': el gran héroe americano... ¡quiere salvar Europa!

Peter Parker se toma un descanso de sus quehaceres de superhéroe para irse de viaje escolar por Europa... Pero un superhéroe lo es a tiempo completo

Foto: 'Spider-Man: lejos de casa'.
'Spider-Man: lejos de casa'.

Aunque se llame 'Spider-Man: lejos de casa', la nueva película de Marvel —sí, otra más, tan pronto— pisa un territorio inconfundiblemente familiar. Por un lado, como el resto del cine protagonizado por Peter Parker, nos muestra a su protagonista dividido entre lo que quiere hacer y lo que se ve obligado a hacer por sus grandes poderes y sus grandes responsabilidades. Por otro, pese a sus intentos de seguir un camino independiente, se muestra incapaz de escapar del todo de la fórmula narrativa de Marvel; nada que ver con 'Spider-Man: un nuevo universo', que puso patas arriba nuestros prejuicios sobre cómo podían o debían ser tanto una historia del hombre-araña como una ficción de superhéroes en general. Para hablar de su argumento, hay que hacer 'spoiler' de 'Vengadores: Endgame': tras sobrevivir a Thanos, y mientras intenta sobreponerse a la muerte de su mentor, Tony Stark, Peter se toma un descanso de sus quehaceres de superhéroe para irse de viaje escolar por Europa.

Llegado el momento, sin embargo, el pobre infeliz comprenderá que un justiciero arácnido lo es a tiempo completo. Y partiendo de esa base, durante buena parte de su metraje la película transcurre a la manera de una comedia adolescente cuya narrativa es interrumpida repetidas veces por una sucesión de crisis que fuerzan a Spider-Man a ganarse el sueldo —en concreto, combatiendo contra unos monstruos llamados Elementales, hechos de tierra, viento, agua y fuego— y a inventar todo tipo de excusas para mantener a sus amigos en la inopia mientras encuentra un nuevo aliado: Mysterio, un superhéroe procedente de un universo paralelo que, como entenderá cualquiera con dos dedos de frente habida cuenta de su nombre, no es quien aparenta.

'Spider-Man: lejos de casa'.
'Spider-Man: lejos de casa'.

Como ya hizo en 'Spider-Man: Homecoming' (2017), pues, el director Jon Watts pone el foco en la confusa juventud de su héroe, y los mejores momentos de 'Lejos de casa' son aquellos en los que saca punta de un dramatismo típicamente adolescente. Todo lo que Peter quiere hacer es llevar a la chica que le gusta a lo alto de la Torre Eiffel y decirle lo que siente. Si por un lado eso invita a percibirla como una obra insustancial comparada con 'Endgame', en la que se nos ofreció nada menos que la conclusión a un arco dramático de 22 películas, lo cierto es que esa parece ser la intención. La nueva aventura pretende ser un estallido de energía cómica con el que disipar el olor a muerte que la fase previa del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) dejó a su paso, y por momentos se la nota demasiado empeñada en lograrlo: varios de sus diálogos son rápidas sucesiones de chistes que se superponen con la esperanza de hacernos sentir que acabamos de oír algo realmente gracioso.

Los mejores momentos de 'Lejos de casa' son aquellos en los que saca punta de un dramatismo típicamente adolescente

A su manera, esas intenciones podrían ser entendidas como una pista sobre el camino que las encarnaciones cinematográficas de los superhéroes creados por Stan Lee podrían seguir a partir de ahora, de no ser porque, en última instancia, no llegan a materializarse. Del mismo modo que Parker debe renunciar a ser simplemente un chaval de 17 años para cumplir con su cometido de superhombre, 'Lejos de casa' acaba viéndose obligada a cumplir con los requisitos derivados de su pertenencia al MCU, y ese compromiso no le hace ningún favor.

La película, en efecto, brilla durante esas escenas que dejan a sus protagonistas hablar y comportarse como chavales, y que encuentran pequeños golpes de humor en la frustración consustancial a la adolescencia; la mayoría de sus inevitables escenas de acción, en cambio, son buenas ideas ejecutadas con monotonía. El estilo visual típico del MCU representa una variedad de localizaciones europeas con el mismo esquema y la imaginería de destrucción, eliminando cualquier ilusión de realismo espacial; cierto que el guion ofrece una justificación para explicar por qué el 'look' de 'Lejos de casa' es aún más falso que el de obras previas de la saga, pero eso no hace que contemplarlo sea más agradable.

'Spider-Man: lejos de casa'.
'Spider-Man: lejos de casa'.

Del mismo modo, la película misma demuestra ser del todo consciente de estar atrapada en el mismo dilema que su protagonista, entre la voluntad y la responsabilidad. Hacia el final de su metraje, un personaje le dice a Peter que el mundo está tan necesitado de héroes que no dudará en fabricarlos si es necesario; la muerte de Tony Stark ha dejado un vacío, y si el hombre-araña no lo llena, alguien más se encargará de ello, posiblemente alguien menos apto para hacerlo. 'Lejos de casa' se apoya en la cuestión de quién será el próximo Iron Man sin preguntarse si tal vez el mundo estaría mejor si nadie lo fuera, y en el proceso parece renunciar a asumir que otro cine de Marvel es posible.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios