estrenos de cine

'The Guilty': un 'thriller' tan angustioso como tramposo

Dinamarca ha elegido el primer largometraje de Gustav Möller para concurrir a los Oscar, apoyándose en el 'tour de force' de Jakob Cedergren como protagonista absoluto

Foto: Jakob Cedergren, en 'The Guilty'. (Caramel)
Jakob Cedergren, en 'The Guilty'. (Caramel)

Hacer de la necesidad virtud, que recomienda la sabiduría popular. Si no hay medios ni presupuesto para demoler un edificio en cámara, que el director no desespere: un plano cerrado en la cara de pánico de quien observa la demolición, una buena edición de sonido y 'voilá!', un bloque de apartamentos menos. Las limitaciones aguzan el ingenio y como ya hicieran antes 'Buried' (2010) de Rodrigo Cortés y 'Locke' (2013) de Steven Knight, en 'The Guilty' el danés Gustav Möller construye un 'thriller' opresivo y angustioso en un solo espacio (una estación de policía), con un protagonista único (el oficial Asger Holm, interpretado por Jakob Cedergren) y una equiparación del tiempo cinematográfico al tiempo real que coloca la película en el presente absoluto. Todo ocurre fuera de campo y, precisamente, la impotencia del personaje principal se convierte en la del espectador, que asiste al desarrollo de los acontecimientos con la misma incertidumbre y frustración.

'The Guilty' es una película procedimental atípica que apela al espectador para reconstruir lo que ocurre fuera de la pantalla; la ópera prima de Möller, seleccionada por Dinamarca en la carrera hacia los Oscar, construye el suspense a través del racionamiento de la información, pero si bien funciona a la perfección en el plano formal, el director danés recurre a ciertas trampas para engañar al espectador. Su objetivo: demostrar lo fácil que es dejarse llevar por las preconcepciones. Porque repensada en retrospectiva, entre las ambigüedades que utiliza Möller para dirigir la anticipación del público —al que siempre le gusta ir por delante y sentirse más inteligente que el inspector jefe de turno— hay más de una pista falsa que difícilmente —si no es de manera muy forzada— pueden reinterpretarse en el sentido que propone el director.

Otro momento de 'The Guilty'. (Caramel)
Otro momento de 'The Guilty'. (Caramel)

Möller consigue, gracias a un guion que incrementa el suspense y la urgencia a medida que avanza y gracias a la solidez de la interpretación de Cedergren —que sostiene casi todo el metraje a base de primeros planos, lo que le ha valido la nominación a los Premios del Cine Europeo—, que, a pesar de las limitaciones espacio-temporales, sea difícil sentir monotonía o estatismo. Más bien al contrario: al desnudar la trama de todo lo accesorio, queda demostrado el poder de captación de una buena idea, de la fascinación del relato oral.

Por su interpretación de Holm, Jakob Cedergren ha conseguido una nominación a los Premios del Cine Europeo

'The Guilty' no se despega en ningún momento de Holm, un agente de policía que trabaja contestando las llamadas al número de emergencias. Es, posiblemente, su última noche en la oficina a la que le relegaron a causa de un incidente; al día siguiente se resolverá la sentencia del juicio y previsiblemente volverá a patrullar la calle. Falta poco para el final de su turno y el día se ha desarrollado entre llamadas más o menos irrelevantes sobre accidentes menores, alguna que otra trifulca de bar y falsas alarmas.

La comisaría de policía en la que se desarrolla 'The Guilty'. (Caramel)
La comisaría de policía en la que se desarrolla 'The Guilty'. (Caramel)

La disrupción de la rutina llega con la llamada de una mujer aterrorizada que responde al nombre de Iben y que viaja coaccionada en un coche secuestrada por su marido. A partir de aquí, la acción al otro lado del teléfono se desarrolla como un drama radiofónico: Holm interactúa con distintos personajes que, junto a la composición narrativa del sonido, van aportando piezas para resolver el puzle. Las voces de la hija de Iben, de los operadores de la policía regional, de los compañeros del propio Holm se van entrelazando para resolver el caso, pero también para ofrecer un perfil más profundo del protagonista, que ve en la salvación de Iben una forma de redención, lo que le lleva a excederse en sus funciones y a llevar el caso al terreno personal.

Cartel de 'The Guilty'.
Cartel de 'The Guilty'.

Sin embargo, Möller ceba tanto el desarrollo de la trama que la resolución resulta decepcionante. El director, incluso, excusa a uno de los personajes, con antecedentes más que discutibles y una forma de actuar nada justificable, con un presunto acto de amor. Y es entonces cuando, al revisitar los testimonios de mano de Holm, saltan las dudas sobre la honestidad del director —y guionista, junto a Emil Nygaard Albertsen— para con el espectador, pero también para con la historia. Una decisión que acaba lastrando el regusto final de la película y que se adentra, sin demasiada sutileza, en terrenos pantanosos.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios