estrenos de cine

'Redención': un gancho directo al lagrimal

Con un retraso de dos años, llega este drama pugilístico de Antoine Fuqua, en el que Jake Gyllenhaal es un boxeador obligado a reiniciar su carrera a fin de recuperar a su hija

Foto: Jake Gyllenhaal y Rachel McAdams, en 'Redención'.
Jake Gyllenhaal y Rachel McAdams, en 'Redención'.

Más cerca de 'El campeón', aquel filme lacrimógeno de Franco Zeffirelli en que Jon Voight daba vida a un boxeador retirado que encaraba una última pelea para poder mantener a su hijo, que de 'Toro salvaje', el clásico moderno de Martin Scorsese, 'Redención' desarrolla un drama paterno-filial con el mundo del boxeo como telón de fondo. Lo más interesante de esta película de Antoine Fuqua, que no pretende revolucionar el subgénero al que se acoge, es su cronología inversa. 'Redención' arranca con su protagonista, Billy Hope (Jake Gyllenhaal), en la cúspide de la fama: es el gran triunfador del peso mediopesado.

La voz del 'speaker' durante un combate nos cuenta que para Billy este deporte ha funcionado como ascensor social: de chico huérfano que creció en el barrio de Hell's Kitchen ha pasado a ser el centro de atención del Madison Square Garden. El protagonista también recuerda su infancia desvalida en una de esas galas de caridad repletas de millonarios. Pero Hope no se siente a gusto en estos ambientes, y prefiere pasar el tiempo junto a su esposa Maureen (Rachel McAdams) y su hija Leila (Oona Laurence) en su fastuosa mansión.

'Redención': un gancho directo al lagrimal

El boxeo en la primera parte de 'Redención' se presenta por tanto como un espectáculo deportivo de gran repercusión mediática controlado por hombres de negocios que gestionan el capital de estas estrellas de orígenes humildes. En este aspecto, el boxeo no se se encontraría tan lejos del hip-hop, en tanto industria del entretenimiento que permite a chavales de barrio alcanzar un estatus que su condición social les niega.

No por casualidad, el papel que encarna Gyllenhaal estaba pensado en principio para Eminem, que declinó participar en el filme a última hora para centrarse en su carrera musical. El acento rapero lo aporta finalmente 50 Cent, que encarna al mánager del protagonista en la primera mitad del filme.

Jake Gyllenhaal protagoniza 'Redención'.
Jake Gyllenhaal protagoniza 'Redención'.

Hope, por tanto, abraza su condición de millonario sin olvidar sus orígenes. Su séquito está formado por los amigos de la adolescencia que como él se criaron en un centro de acogida. Es un boxeador que disfruta del dinero que se ha ganado con el sudor de sus bíceps sin dejar que la fama se le suba a la cabeza. Su esposa representa su principal cómplice en este aspecto, es la persona que le ayuda a mantenerse centrado en los temas importantes, lejos de los cantos de sirena del triunfo a toda costa. Cuando Maureen fallece a causa de un disparo accidental en una trifulca provocada porque Billy no ha podido evitar meterse en la típica pelea de gallos, el boxeador entra en caída libre. Se queda sin casa, hunde su carrera deportiva y su hija acaba a cargo de Asuntos Sociales. Es hora de volver a empezar.

Se queda sin casa, hunde su carrera deportiva y su hija acaba a cargo de Asuntos Sociales. Es hora de volver a empezar

En su segunda mitad, 'Redención' muestra el mundo del boxeo menos glamuroso, el de los gimnasios de barrio, el entrenador que ejerce cuasi de asistente social para los chicos del lugar y las horas acumuladas golpeando al saco de pegada. Ese universo que ha alimentado las películas del género desde el cine negro de los cuarenta a la saga de 'Rocky'.

Este retorno a los orígenes del deporte no tiene otra causa que la necesidad del protagonista de volver a ponerse en forma para recuperar su trabajo y, sobre todo, reiniciar la relación con su hija, que se niega a verle tras la muerte de su madre. El proceso de redención al que alude el título español pasa por tanto por una recuperación del boxeo más popular, aunque a Hope este tema le importe más bien poco. El espíritu del pugilismo de barrio lo encarna la figura de Titus 'Tick' Wills (Forest Whitaker), el propietario del gimnasio al que acude el protagonista en su momento más bajo. Tick reivindica el boxeo como espacio de seguridad para los chicos de la zona y rechaza entenderlo como una mera competición violenta de alto nivel.

Oona Laurence, la actriz infantil de moda.
Oona Laurence, la actriz infantil de moda.

Estas dos concepciones opuestas de un mismo deporte no suponen ningún dilema para el protagonista. Hope no se debate entre ellas porque su único objetivo es recuperar a su hija y sabe que solo va a lograrlo reconstruyendo su carrera como boxeador desde cero. La redención del boxeador, por tanto, viene motivada por una cuestión familiar más que por un conflicto de ética profesional. De aquí que la película de Fuqua se desarrolle y resuelva en clave de drama paterno-filial más que como 'neonoir' pugilístico.

Cartel de 'Redención'.
Cartel de 'Redención'.

'Redención', distribuida en Estados Unidos por los Weinstein, presenta varios de los problemas de cierto cine independiente que suele llevar el sello de estos hermanos. Lejos de transmitir la fuerza bruta y los ambientes duros del mundo del boxeo, se decanta por funcionar como un drama pulcro y de tendencia lacrimógena que apela a la emotividad a través de ese padre que quiere recuperar a su hija.

La cualidad física que detenta cualquier filme de este género se expresa aquí a través del cuerpo magullado de Gyllenhaal y una interpretación excesivamente intensa que parece destinada a compensar la falta de profundidad del proceso de redención del protagonista. Fuqua, firmante de títulos tan potentes como 'Training Day', se conforma aquí con servirnos la versión más académica y convencional del drama de boxeo.

Marta MedinaMarta Medina

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios