'spotlight' recupera su historia

'Spotlight', ganadora del Oscar: periodistas que descubrieron a curas pederastas

El equipo del 'Boston Globe' destapó un caso de abusos dentro de la Iglesia Católica que involucraba a toda la institución. Su trabajo mereció el Pulitzer y ahora llega al cine

Foto: Rachel McAdams, Mark Ruffalo, Brian d'Arcy James, Michael Keaton y John Slattery en 'Spotlight'
Rachel McAdams, Mark Ruffalo, Brian d'Arcy James, Michael Keaton y John Slattery en 'Spotlight'

Ben Bradlee Jr., Michael Rezendes, Sacha Pfeiffer y Walter Robinson. Seguramente nadie conozca sus nombres. Total, no son actores ni deportistas ni políticos. Son, simplemente, cuatro periodistas. Los miembros de un grupo del 'Boston Globe' que amaban su profesión y creían que su trabajo servía para algo. Exactamente para mostrar los rincones más oscuros de la sociedad. Un equipo de investigación que enseñó que las grandes historias necesitan tiempo, pasión y gente que las apoye. Y, a pesar de que nadie se acuerde ellos, gracias a su trabajo se destapó uno de los casos más escabrosos de pederastia en la Iglesia Católica.

['Spotlight', Oscar a la mejor película, Leonardo Di Caprio, Oscar por su papel 'El renacido' y Alejandro González Iñárritu, mejor director]

Hasta 87 curas de Boston fueron acusados de abusar de niños gracias a su artículo. Un caso que se remontaba a décadas antes y que había sido silenciado por abogados y la propia Iglesia, pero también por una sociedad en la que el peso de la religión era muy importante. Tanto que algo así se escondía debajo de la alfombra. Hasta que la mierda acumulada salpicó a todos.

 

'Spotlight', ganadora del Oscar: periodistas que descubrieron a curas pederastas

Su labor se ve reconocida ahora con el estreno el próximo viernes de 'Spotlight', la película de Tom McCarthy que ha sido nominada a seis Oscar y que tiene muchas papeletas para ser la gran vencedora de la próxima ceremonia de los premios. Siguiendo la senda de otros grandes filmes sobre periodistas como 'Todos los hombres del presidente', McCarthy sigue el minucioso proceso de investigación del 'Boston Globe', que vio como una pequeña columna de opinión fue creciendo hasta convertirse en un caso que dio la vuelta al mundo y que puso en el foco de la opinión pública los abusos de curas a niños menores. Abusos que eran escondidos y considerados como 'manzanas podridas' dentro de una institución.

Lo que Bradlee, Rezendes, Pfeiffer y Robinson demostraron es que lo que estaba podrido era todo el árbol. La propia Iglesia. Su trabajo, que fue premiado con el Pulitzer, provocó la renuncia del cardenal Bernard Francis Law por demostrarse que era consciente de todo el entramado. En aquel momento su diócesis tenía más de 450 demandas por casos de ataques sexuales. La persona que lo había nombrado, Juan Pablo II, le designó a pesar de todo ello como arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor en Roma. Con ese dato, desesperanzador, termina 'Spotlight'. Justo después nos muestra una lista interminable de países y comunidades donde se ha tenido constancia de abusos en el seno de la Iglesia. Entre ellas uno puede leer 'Granada, España'.

Criar a un niño requiere un esfuerzo colectivo, abusar de él tambiénEl caso de Boston reveló una red corrupta en la que al ser los sacerdotes descubiertos y denunciados, la Iglesia se reunía con la familia junto a un abogado mediador. Prometían ser severos, les prometían una compensación económica y les convencían de que era mejor no hablar para no dañar a la institución. Sus víctimas solían cumplir un perfil: niños en familias estructuradas, débiles, en busca de una figura paterna que les hiciera sentirse queridos. Los propios abogados que participaron en estas mediaciones llegaron a llevarse comisiones y a no realizar informes sobre lo ocurrido.

La gente lo sabía y miraba hacia otro lado. Una culpa colectiva que la película subraya en dos momentos lapidarios. En el primero Rezendes compara lo ocurrido con los alemanes que no hicieron nada cuando los nazis se llevaban a sus vecinos judíos. El segundo viene acompañado de una frase lapidaria que resuena en la cabeza del espectador cuando abandona la sala: “Criar a un niño requiere un esfuerzo colectivo, abusar de él también”.

Estreno de la película 'Spotlight' en Londres (EFE)
Estreno de la película 'Spotlight' en Londres (EFE)

Tras la publicación del reportaje principal en enero de 2002, los teléfonos del periódico empezaron a arder con gente que quería denunciar más abusos, por lo que se llegaron a publicar más de 600 historias en las que daban voz a las víctimas.

A la espera de los Oscar, la película de Tom McCarthy ya ha arrasado entre los premios que otorgan los críticos de los diferentes estados norteamericanos. Quedá por ver si los académicos, mucho más conservadores, quieren reconocer a un filme que vuelve a poner en el candelero los abusos de la Iglesia y el silencio en torno a ellos. El propio director habló al respecto en la presentación dela película en Venecia, donde expresó su confianza en el nuevo Papa para que actúe.

En la misma línea se expresió Mark Ruffalo, que dio voz a todas las víctimas: “todos esperamos que el Papa y el Vaticano usen esta sobria y sensata película para empezar a curar estas heridas. No sólo por las víctimas y sus vidas que quedaron destruidas, sino también por toda la gente que perdió una forma de ordenar su caótico mundo”.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios