El mejor cine negro se hace en España
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'la isla mínima'

El mejor cine negro se hace en España

Llega a las salas 'La isla mínima', un thriller de Alberto Rodríguez que mezcla el cine de género con la radiografía de la España profunda en la transición

placeholder Foto:

Los tópicos sobre el cine español siempre nos persiguen. Maniqueas, llenas de sexo y drogas, hechas por 'los de la ceja', todas sobre la Guerra Civil… Todo tipo de reproches que poco a poco se van superando, aunquesigan en el subconsciente de muchos espectadores.

Por eso, parece que el mejor piropo que se puede echar a un filme es ese de: “No parece español”. La isla mínima, viene a dar un golpe sobre la mesa y poner en duda los argumentos de la gente, porque el realizador sevillano ha realizado un grandísimo filme de género, que no parece rodado aquí y que, paradójicamente, sólo podría desarrollarse en España.

Vaya dilema. Un thriller negrísimo, con una producción de lujo y unas persecuciones propias del mejor especialista americano pero en plenas marismas andaluzas y con la Transición española de fondo. Un triple tirabuzón del que Rodríguez sale indemne y fortalecido como uno de los mejores directores españoles en la actualidad.

La isla mínima cuenta un caso policial en 1980. La desaparición de dos menores en una zona de la España más profunda y la investigación que llevarán a cabo dos policías. Uno con ganas de democracia, otro heredero del régimen de Franco.

Con esa materia prima Rodríguez demuestra que: 1) En España se puede hacer el mejor cine negro, 2) El género funciona como excusa para radiografiar la sociedad española y 3) Se puede hacer cine políticoy recordar nuestras miserias sin que la gente se queje por ello. Porque ante todo La isla mínima es un filme trepidante, entretenido, que no te permite despegar los ojos de la pantalla y el culo del asiento. Te agarra con fuerza en su espiral de oscuridad y no te suelta.

El espectador que lo desee no pasará de la capa del suspense, y el que quiera podrá ver un retrato desolador de los primeros años de democracia, de terrenos abandonados a su suerte donde la gente no tenía otra opción que escapar o trapichear. Fuera al precio que fuera, una época que el propio Alberto Rodríguez reconocía a este periódico que tenía mucho que ver con la actualidad.

El director utiliza los mismos elementos con los que construyó Grupo 7, un filme puramente de género con muchas lecturas políticas y sociales detrás, pero aquí perfecciona la sutileza del guion y su puesta en escena hasta conseguir un filme redondo.

Por si esto fuera poco Rodríguez imprime al filme su sello personaly un ritmo trepidante. Nadie rueda la acción como él, y aquí deja para el recuerdo una persecución en la oscuridad digna de aplaudir yunos maravillosos e hipnóticos planos cenitales (ayudadopor la fotografía de su fiel escudero Alex Catalán).

Para completar la experiencia dos grandes interpretaciones, Raúl Arévalo y Javier Gutiérrezal frente de dos personajes que son mucho más, son dos Españas que se enfrentan en un nuevo contexto histórico.

Poco queda que no se haya dicho sobre La isla mínima, el thriller más potente rodado en años en el cine español, y por el que merece la pena dejarse arrastrar al fango de las marismas y de la historia reciente de España.

La isla mínima

Dirección: Alberto Rodríguez

Duración:

Género: Thriller

Nacionalidad: España

Intérpretes: Raúl Arévalo, Javier Gutiérrez, Antonio de la Torre, Jesús Castro, Nerea Barros.

Cine Cine español Críticas de cine Alberto Rodríguez
El redactor recomienda