Es noticia
Menú
'El agua': Elena López Riera conquista la Quincena de Cannes
  1. Cultura
75 EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CANNES

'El agua': Elena López Riera conquista la Quincena de Cannes

La directora oriolana participa en la Quincena de los realizadores del Festival de Cannes y consigue los aplausos de la crítica internacional

Foto: Luna Pamiés y Bárbara Lennie protagonizan la ópera prima de Elena Riera. (Festival de Cannes)
Luna Pamiés y Bárbara Lennie protagonizan la ópera prima de Elena Riera. (Festival de Cannes)

Tres generaciones de mujeres. Abuela, madre e hija. Todas malditas. Todas expectantes a que la lluvia les invoque, a que el río las arrastre. Así discurre 'El agua', la ópera prima de Elena López Riera, que participa en la Quincena de realizadores de la 75 edición del Festival de Cannes. López ha transportado las calles y los mitos de Orihuela hasta la Croissette en una ópera prima que mezcla el costumbrismo más naturalista con la fábula y el mito, que combina el día a día de una adolescente oriolana con la tradición del cuento que pasa de mujer a mujer en una España de polígono y bar de carretera. Con actores no profesionales y una puesta en escena pulcra y sencilla, López Riera construye una ópera prima que apela a lo atávico y a lo telúrico, a las raíces, al legado, al mito popular que configura nuestra identidad.

placeholder Alberto Olmo y Luna Pamiés en una imagen de El agua', de Elena López Riera. (Festival de Cannes)
Alberto Olmo y Luna Pamiés en una imagen de El agua', de Elena López Riera. (Festival de Cannes)

Ana -la debutante Luna Pamiés- vive en un restaurante de carretera con su madre (Bárbara Lennie) y su abuela (Nieve de Madina). Con el negocio siempre vacío, Luna debe pasar todo el verano con sus amigas sin salir de Orihuela. Encerradas en el pueblo, pasan los días entre los deseos de marchar lejos, de ver la costa, de ser libre lejos del apelativo, incluso de dejarse llevar como la Ofelia de Millais por el río que atraviesa la localidad y del que se cuenta que cuando va a crecer y desbordarse se lleva consigo a una de las jóvenes del pueblo de la que se ha enamorado. 'El agua' habla de mujeres independientes, de mujeres deseantes, de mujeres locas y malditas, de mujeres aparentemente marcadas por un destino del que no las dejan escapar.

Mezclando el documental con la pura ficción, López Riera transita el mito oriolano de una novia fantasma desaparecida que, de boca en boca, avisa a las mujeres de que si sienten "el agua dentro", una especie de pulsión sexual, que las hará desaparecer con la riada y el desbordamiento del Segura, que ocurre cada cierto tiempo. Por otro lado, Riera reflexiona sobre el primer amor y sobre las segundas oportunidades: Ana se enamora de un chico de su pueblo, José (Alberto Olmo), del que la gente dice que se escapó a vivir a Londres y que tuvo que volver a su pueblo, aunque una cicatriz en el costado insinúa y delata otra historia que su protagonista no quiere contar.

placeholder Luna Pamiés es Ana en 'El agua' de Elena López Riera. (FC)
Luna Pamiés es Ana en 'El agua' de Elena López Riera. (FC)

Las tardes de Ana pasan entre cigarrillo y cigarrillo, conversación con las amigas -todas ellas anhelantes de una realidad a kilómetros de su abuela- y raves entre los escombros de una ciudad que debe receonstruirse después de cada riada. Y mientras los amantes primerizos se prometen amor eterno, en el pueblo los hombres temen a la estirpe de mujeres de su familia, que tienen algo de brujas o que simplemente han acabado convirtiéndose en las brujas a las que señala todo el pueblo. La madre de Ana, que es a la vez una adolescente treintañera que experimenta por enésima vez el amor con un ingeniero francés -interpretado por el guionista de la película, el francés Philippe Azoury-, mientras que a la abuela le persigue el fantasma (en sentido figurado y literal) de su marido muerto: "Al principio era una relación fogosa, pero después del matrimonio todo cambió y utilizaba las manos para otra cosa", le reconoce en un momento a su nieta.

A 'El agua' le atraviesa esa idea de destino, de fábula colectiva que determina el futuro y el inmovilismo de los personajes, que anhelan pero no cumplen. La superchería intenta bloquear la habilidad de la protagonista para reescribir y contar su propia historia. Y funde el mito con la realidad social de una juventud determinada a trabajar en la precariedad y que cada cierto tiempo ve cómo las lluvias -documentadas impresionantemente por los vecinos- arrasan todo el potencial material del pueblo. López Riera mezcla formatos, mezcla cine con imágenes sacadas directamente de YouTube, de los móviles de sus vecinos, para documentar una catástrofe ya asumida como normal, ya integrada en un imaginaro colectivo incapacitante.

placeholder Nieves de Medina y Luna Pamiés en 'El agua', de Elena López Riera. (Fdc)
Nieves de Medina y Luna Pamiés en 'El agua', de Elena López Riera. (Fdc)

Después de ganar el Leopardo de Oro a Mejor corto documental por 'Los que desean', López Riera ha conseguido dar el salto al largometraje con este filme coproducido entre España (Suica Fims), Francia (Les Films du Worso) y Suiza (Alina Films y la Radio Televisión Suiza), en la que insite en su cosmogonía popular, retratando de nuevo costumbres como la suelta y el "hembreo" de palomas pintadas, una tradición íntimamente ligada con el puebo de Orihuela. Riera entrevista además a muchas mujeres de la localidad para construir a partir de los retales de su boca el cuento colectivo sobre la mujer arrastrada por el agua que pasa de generación en generación.

Con la ayuda del director de fotografía Giuseppe Truppi y del montador Raphaël Lefèvre, Riera ha reproducido la abulia de los veranos de interior cargados de calor y suspendidos en el tiempo, pero también ha nivelado la documentación directa de la realidad -el relato colectivo, los vídeos de internet-, con una ficción naturalista que bebe de una especie de realismo mágico en el que el evento fantástico no llega nunca a ocurrir, pero todo el mundo lo espera. Con 'El agua', López Riera propone un debut que sonará en la temporada de premios, en los Goya, pero que también exportará el localismo español más preciso por los festivales de autor de todo el mundo. Una nueva voz autoral que habrá que tener muy en cuenta.

Tres generaciones de mujeres. Abuela, madre e hija. Todas malditas. Todas expectantes a que la lluvia les invoque, a que el río las arrastre. Así discurre 'El agua', la ópera prima de Elena López Riera, que participa en la Quincena de realizadores de la 75 edición del Festival de Cannes. López ha transportado las calles y los mitos de Orihuela hasta la Croissette en una ópera prima que mezcla el costumbrismo más naturalista con la fábula y el mito, que combina el día a día de una adolescente oriolana con la tradición del cuento que pasa de mujer a mujer en una España de polígono y bar de carretera. Con actores no profesionales y una puesta en escena pulcra y sencilla, López Riera construye una ópera prima que apela a lo atávico y a lo telúrico, a las raíces, al legado, al mito popular que configura nuestra identidad.

Críticas de cine Cine español
El redactor recomienda