Es noticia
El origen de Halloween: del ‘Samhain’ celta a la víspera de Todos los Santos
  1. Cultura
La noche del 31 de octubre

El origen de Halloween: del ‘Samhain’ celta a la víspera de Todos los Santos

Halloween se ha convertido en una fiesta más que celebrar en nuestro país y poco a poco se ha extendido entre nosotros, pero ¿sabemos realmente cuál es su origen?

Foto: Halloween (EFE)
Halloween (EFE)

La conocida como la noche más terrorífica del año está a la vuelta de la esquina. Desde hace ya unos años la fiesta de Halloween cruzó el charco y se expandió por nuestro país para convertirse en un día señalado en el que las calles se llenan de niños y niñas disfrazados pidiendo caramelos y las fiestas se abarrotan de vampiros y monstruos. Eso sí, este año, debido a la pandemia por coronavirus las calles se quedarán vacías en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre.

Pero, ¿de dónde viene esta tradición? En España, hasta que los disfraces y trajes monstruosos llegaran para quedarse, esta noche simplemente era conocida como la víspera a la festividad de todos los santos. Hay que trasladarse muchos años atrás para conocer los orígenes de una fiesta que ha sufrido muchos cambios a lo largo del tiempo.

Foto: La película más terrorífica de todos los tiempos

Origen

Aunque mucha gente puede llegar a pensar que esta fiesta proviene enteramente de Estados Unidos, la realidad es que sus raíces se remontan a la Irlanda de hace alrededor de 3.000 años. Los pueblos celtas conmemoraban el final de sus cosechas a finales del mes de octubre y hacían diferentes ritos y ceremonias para dar la bienvenida al año nuevo Celta. Dicha fiesta era llamada ‘Samhain’, que significaba algo así como ‘el final del verano’, ya que se dice que le daban la despedida al dios del Sol, Lugh.

Este pueblo tenía la leyenda de que, cuando se daba este día, la línea que separa el mundo de los vivos y de los muertos se juntaba, momento en el que los espíritus podían campar a sus anchas de nuevo en este mundo, por lo que para ahuyentarlos solían utilizar máscaras y otros elementos. Entre los ritos que celebraban estaban los de dejar comida a modo de ofrenda y encender velas para guiar a las almas moribundas a que encontraran el camino de la luz.

¿De dónde viene ‘Halloween’?

La conocida como ‘Noche de las brujas’ era una fiesta de origen pagano, pero, con el paso de los años, la expansión del catolicismo se tradujo en que se le diera un nuevo sentido. Los Papas Gregorio III y Gregorio IV hicieron que se cambiara el día de Todos los Santos (que se celebraba en el mes de mayo) al 1 de noviembre para hacerlo coincidir con esta fiesta. De este modo, al 31 de octubre se le llamó All Hallow´s Eve, que significa ‘víspera de Todos los Santos’, de donde surgió la palabra ‘Halloween’, reconocible hoy por todos.

Así, este nuevo nombre sustituyó en muchos lugares al original celta de ‘Samhain’ y, en países con raíces anglosajonas y celtas, la noche del 31 de octubre se comenzó a celebrar para recordar a sus antepasados fallecidos. Si bien, aun con el carácter anglosajón que tiene esta fiesta, España tiene tradiciones y se realizan ritos y celebraciones con un sentido parecido, dado el significado que le dio la religión y el pasado celta de nuestro país, por lo que también se celebra ese mismo día el recuerdo a la memoria de los muertos.

Halloween y Estados Unidos

Los caminos de esta festividad y Estados Unidos se cruzan en el siglo XIX, cuando empiezan a desembarcar inmigrantes irlandeses en el país norteamericano. Estos, como es lógico, traían consigo las tradiciones que fueron heredando de generación en generación y siguieron celebrándolas allá a donde fueron. Si bien, no fue hasta el siglo XX cuando empezó a popularizarse entre toda la población estadounidense, llegando a celebrarse hasta desfiles por sus calles.

Irlanda, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá son los países donde más interiorizada tienen la fiesta de Halloween, siendo un día muy esperado en esas regiones y un motivo de jolgorio entre los ciudadanos, sobre todo para niños y niñas, que salen a la calle disfrazados a pedir caramelos y dulces a los vecinos, aun teniendo un origen más enfocado a la protección y el miedo que al de la fiesta.

El redactor recomienda