Se interpretó en 2018 sin incidentes

Cultura anula un concierto con música de la Guerra Civil: "Debía sonar el 'Cara al sol'"

José Ignacio Petit, director y creador, defiende la pertinencia de un espectáculo como este en un momento de tensión política como el actual. "La gente tiene miedo a su propia historia”

Foto: Montaje: EC.
Montaje: EC.

El Ministerio de Cultura ha cancelado un concierto con música de la Guerra Civil española que se iba a celebrar en Salamanca el 23 de noviembre, y que había cosechado un éxito notable en Zamora. José Ignacio Petit, director y creador del espectáculo, responde telefónicamente a las preguntas de El Confidencial para explicar qué pretendía con su concierto, cómo ha sido la recepción de las funciones que llegaron a celebrarse y cuál es su opinión sobre la situación política y la censura del Ministerio de Cultura.

La intención de Petit con este espectáculo era traer la música de la Guerra Civil al público sin dejar resquicios al 'frentismo'. “Lo primero que planteé fue un concierto ininterrumpido”. Noventa minutos sin pausa entre una canción y otra, dice, para evitar aplausos en medio. “Queríamos evitar que detrás de cada canción pudiera haber una ovación o un abucheo. No queríamos un barómetro ideológico basado en los aplausos, sino decir: miren ustedes, todos sabemos cómo acabó España en aquel momento de crispación, vamos a escuchar todas estas canciones para que no las olvide el pueblo y no tengan que volver a ser cantadas”.

Programa del concierto 'Música en la Guerra Civil española'.
Programa del concierto 'Música en la Guerra Civil española'.

La selección musical abarca, por tanto, todos los frentes de la Guerra Civil: desde los himnos republicanos, comunistas y anarquistas, hasta los de los sublevados, con el 'Cara al Sol' o el 'Himno de Artillería', pasando por canciones populares e himnos regionales como 'Els Segadors' o el 'Eusko Gudariak'. Encontrar las partituras fue el primer reto, porque “mientras que en países como Francia, Alemania o Italia había un estudio muy amplio de la música de la Guerra Mundial, en el caso de la Guerra Civil sigue siendo complicado”.

Dice Petit que, aparte del documental 'Canciones para después de una guerra', el antropólogo Luis Díaz Viana fue el primero que recogió esta música en su cancionero popular de la Guerra y después vinieron las investigaciones de Fernando Klein y otros autores, “pero pocos se han interesado. La única tesis doctoral sobre la música en la Guerra Civil española es de un norteamericano. Tras la Guerra Civil tenías problemas si te encontraban ciertas partituras, así que desapareció mucha documentación, y sucedió luego lo contrario. Para que te hagas a la idea, encontrar la partitura del Cara al sol fue una odisea ”, señala.

Muy buena acogida del público

El director entiende que algunas canciones pueden ser dolorosas, pero tenía perfectamente claro que canciones como “el 'Cara al sol' tenían que sonar. Mientras no haya una instrucción en España que prohíba himnos, nosotros debemos tocarlas si nos hemos propuesto traer al público los sonidos de los dos bandos de aquella guerra”. Se pregunta por qué ha causado tanta controversia su concierto en el Ministerio cuando, “si alguien entra a ver una película sobre la Guerra Civil, sabe a ciencia cierta que el “Cara al sol” va a sonar”.

“No creo que nadie se escandalice”, explica, “de hecho nadie se ha escandalizado”. En 2018 se representó su concierto en el teatro Ramos Carrión de Zamora ante 550 personas, con el aforo completo. “Hubo un perfecto respeto de principio a fin. Suenan canciones anarquistas, la internacional, fascistas, militares, y cuando terminó, los trabajadores del teatro nos comentaban que había sido el aplauso más largo y la ovación más cerrada desde el concierto de José Mercé, para que te hagas a la idea. Quince minutos de aplausos y ninguna falta de respeto”.

El concierto se interpretó en 2018 en el teatro Ramós Carrión de Zamora y logró 15 minutos de aplausos y ninguna falta de respeto, recuerda Petit

Para explicarlo, pone como ejemplo la composición de su orquesta y los coros: “Muchos de los músicos tienen dieciocho años y están apasionados, aprendiendo mucho sobre la historia de su país. Por otra parte, el coro de hombres pertenece a una hermandad penitencial, fundada por excombatientes del bando sublevado justo al acabar la guerra. Pues bien: en este coro, mira lo que te digo, hay guardias civiles, un hombre que va en las listas de Vox, otro de Comisiones Obreras, otro de la izquierda más izquierda y más roja y tal, y todos cantan juntos. Es gente que se lleva estupendamente bien”.

Como director, Petit les emplaza a cantar con el mismo ímpetu el 'Cara al sol' que 'A las barricadas' y 'Els Segadors'. “No buscamos una gran calidad musical, sino mostrar cómo cantaba el pueblo. Así que una de las cosas en las que más insistimos es que la persona que esté oyendo el concierto, cuando oigan el himno de Galicia, puedan sentir a esos gallegos apasionados por lo que estaban luchando, y lo mismo con el 'Cara al sol' o el himno de los anarquistas. En nuestro coro las heridas están cerradas”.

La cancelación

Antes de la representación en Zamora, hubo algunos comentarios críticos y sugerencias de los políticos. “Por ejemplo, la gente del PP de la Diputación nos hizo una sugerencia, ¿qué tal si el himno nacional es la última pieza del concierto? Les expliqué por qué no quería poner el himno nacional al final, porque no quería posicionar el concierto hacia un lado. El himno nacional suena al principio, tras el himno de Riego, que cantan hombres y mujeres. Empezamos así para situar al público. Pero no queríamos acabar con nada que pareciera un “hemos ganado” o “hemos perdido”, y esto se entendió perfectamente”.

Durante las representaciones, “jamás se escuchó un ¡viva la República!, ni un ¡viva Franco!, ni nada parecido. El formato es muy atractivo. Hay voces en 'off', efectos de sonido, proyecciones y una buena variedad musical, con fragmentos tocados por la orquesta, otros a piano o guitarra en solitario, y también coros a capela. Busqué un equilibrio instrumental para que el público no acusara la monotonía”. Así, el 23 de noviembre estaba previsto llevarlo a Salamanca, hasta que el Ministerio de Cultura metió la nariz.

Cultura pide cancelar el concierto por razones de actualidad política, pero para Petit ahora que "hay pasión y polarización, es el momento adecuado"

El director explica que “hace dos días me llama el director del archivo de la memoria histórica de Salamanca y me dice que el Ministerio de Cultura les comunica que no se puede celebrar por razones de actualidad política, que no es el momento”. ¿Su reacción? “A mí estas cosas ni me enfadan. Me parece absurdo. ¿Dónde está el problema? Es al contrario. Este momento, en el que hay pasión y polarización, es el adecuado. Puede ser positivo. ¿Quieren que acabemos así otra vez, o nos vamos a escuchar unos y otros?”.

Le parece paradójico que la orden venga del PSOE: “Lo que consiguen con estas cosas es que nadie pueda presumir de libertades. Si esto lo hubiera cancelado el PP, a mí me hubieran puesto a vivir, así te lo digo. Y me hubiera sorprendido menos, fíjate. El hecho de que lo haga la izquierda es asombroso y contraproducente para sus intereses. Consiguen que les encasillen en algo que ellos atribuyen a otras ideologías. En fin, yo no entiendo nada”.

Por lo pronto, el concierto “Música de la Guerra Civil española” se celebrará de nuevo el 8 de febrero de 2020 en Zamora, aunque dice Petit que, después de lo ocurrido, ignora “si saldrá para adelante o no”. Respecto a representarlo en otras ciudades, explica que está siendo muy difícil. “Envié toda la información al Palau de la Música de Cataluña, por ejemplo, y ni siquiera hemos recibido respuesta. Lo mismo con otros centros musicales del país”. ¿El motivo? “Me da la impresión de que la gente tiene miedo a su propia historia”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios