Mesa redonda El Confidencial

Las exposiciones estáticas no están de moda: el 3D se cuela en los museos

Los museos se han convertido en lugares experienciales y juegan un papel fundamental en la revitalización de la economía y el impulso del turismo en las ciudades

Nadie pone en duda la evolución vertiginosa que ha sufrido la sociedad tras la eclosión de internet y de las redes sociales. Estos cambios han influido en todos los aspectos de nuestra vida, y el universo artístico y cultural no podía ser menos. Hoy, cuando vemos algo que nos gusta o nos emociona, no dudamos en compartirlo. Internet y las redes funcionan como multiplicadores de la cultura, aumentando el alcance de sus creaciones y llegando a públicos insospechados.

Para descubrir cómo se está desarrollando este cambio de modelo en el ámbito de los museos españoles y sus tendencias, El Confidencial ha invitado a una mesa redonda a Carmen Jiménez Sanz, subdirectora general de Museos Estatales del Ministerio de Cultura y Deporte; Andrés Carretero, director del Museo Arqueológico Nacional; Javier Ferrer, gerente del Museo Carmen Thyssen de Málaga; Atxu Amman y Alcocer, arquitecta del Estudio Amman-Cánovas-Maruri, y José María Galiacho, director de Acciona Producciones y Diseño.

"Ya no es no necesario estar preparado para disfrutar de una visita en el museo. No hacemos exámenes a la salida" (Jiménez, Museos Estatales)

Si en algo estuvieron de acuerdo los especialistas es que las exposiciones estáticas ya no están de moda, que los museos se han convertido en lugares experienciales que los profesionales del 'marketing' pueden utilizar para llenarlos de contenidos, integraciones tecnológicas y activaciones sensoriales que seduzcan y atraigan a un nuevo tipo de público mucho más digital, además de sumar visitas virtuales a través de la experiencia de las páginas web o mejorar la oferta de la realidad aumentada. Andrés Carretero destacó que gracias a las nuevas tecnologías están consiguiendo incrementar las cifras del Museo Arqueológico Nacional año tras año. "Estamos trabajando en sacar el museo fuera del museo, desarrollando un aula virtual para que desde los colegios puedan manejar el museo y hacer uso de las exposiciones como complemento al temario", afirmó.

Consciente del nuevo reto al que se enfrentan, la subdirectora general de Museos Estatales del Ministerio de Cultura y Deporte recalcó que “el museo es, sin duda, la institución más compleja que existe, puesto que la educación no formal que ofrecen va dirigida a personas de cero a 99 años y no tiene nada que ver con la educación formal que se ofrece en las escuelas y universidades. El que quiere aprende y el que no, pasea y siente”, matizó.

“La pieza sigue siendo el centro del discurso narrativo en los museos, pero indudablemente la técnica ayuda a disfrutar y a crear un nuevo turismo", explicó Galiacho desde Acciona Producciones y Diseño. "Por ejemplo, ofertas tecnológicas como las que hemos creado en el Museo Nacional de Qatar han despertado el turismo y las pernoctaciones han aumentado en una ciudad que antes no ofrecía nada”. La empresa filial de Acciona arrancó esta aventura en la Expo de Sevilla y desde entonces se ha especializado en dar una vuelta de tuerca más al contenido. “Debemos transmitir a los políticos que la cultura también puede ser economía”, recalcó.

Javier Ferrer, gerente del Museo Carmen Thyssen de Málaga.
Javier Ferrer, gerente del Museo Carmen Thyssen de Málaga.

Javier Ferrer, gerente del Museo Carmen Thyssen de Málaga, lo tiene claro. Nadie mejor que él para desvelar cómo los museos pueden dar una vuelta de 180 grados a una ciudad. La capital de Málaga, en la década de los años ochenta y noventa, vivió unos años muy críticos. El centro de la ciudad vivía en un estado de abandono por falta de inversión. “Llegó un momento en el que la ciudad se reseteó y en este marco empezaron a surgir los museos. Arrancó con el Picasso y más tarde el Carmen Thyssen supuso un hito en cuanto a la incorporación de la marca. Málaga no era ciudad turística. Hoy, esta regeneración ha supuesto un efecto de resucitación urbana, comercial y del patrimonio arquitectónico que ha tenido impacto directo en la economía", apuntó Ferrer.

El gerente del Museo Carmen Thyssen explicó que en el año 2000 el aeropuerto movía 10 millones de turistas y que dos décadas después esa cifra ha aumentado hasta los 19 millones. "De las 160.000 visitas anuales a nuestro museo, el 80% es turismo que pernocta en Málaga. En 2019, finalizando mayo, llevamos ya un millón de pernoctaciones. Está claro que los museos son una clara apuesta para la revitalización de la economía de una ciudad”. En ese aspecto, la arquitecta Atxu Amman recordó que el proyecto de la cubierta del yacimiento del Molinete en Cartagena “fue rompedor y se convirtió en una pieza más en el conjunto urbano de Cartagena, despertó una nueva vida y una nueva oferta cultural en la ciudad”.

"Las empresas que invierten en museos no solo permanecen sino que incrementan la inversión" (Carretero, Museo Arqueológico Nacional)

Lo que está claro es que los museos han sufrido un proceso de desacralización, las nuevas tecnologías han hecho que les perdamos el miedo. “Ya no es necesario estar preparado para disfrutar de una visita en el museo. No hacemos exámenes a la salida”, recalcó Carmen Jiménez. “El ciudadano debe sentir que el museo es suyo. En el caso de la red de museos nacionales, influye el tema de la gratuidad, más del 80% de nuestras visitas son gratis”, por eso, recalcó, son empresas de gestión complicada.

Financiación público-privada

Los responsables de los museos abogaron por un cambio de modelo y destacaron la importancia de la inversión privada. "Yo creo que todo pasa por una colaboración público-privada", lanzó Galiacho, quien remarcó que son la única empresa del Ibex que tiene una unidad especializada en cultura. Javier Ferrer desveló las diferentes colaboraciones con las que cuenta el Carmen Thyssen en Málaga. “Trabajamos con bancos o empresas de la ciudad, pero les cuesta ver lo que perciben de la inversión. Poco a poco, se van flexibilizando. Al fin y al cabo es un dinero necesario. Nosotros tenemos un 7% de financiación privada”.

José María Galiacho, director de Acciona Producciones y Diseño.
José María Galiacho, director de Acciona Producciones y Diseño.

Andrés Carretero, director del Museo Arqueológico Nacional, coincidió con la postura de Javier Ferrer respecto a que a las empresas les cuesta ver el ROI (retorno de la inversión) debido a la falta de costumbre. “No tenemos una Ley de Mecenazgo que permita desgravar las inversiones como ocurre en otros países. En 2018 la inversión privada fue un 5% del presupuesto global del museo, y en el 19 continúa incrementándose. Lo bueno de todo esto es que los que entran no solo permanecen sino que incrementan la inversión, puesto que se dan cuenta de que aunque la rentabilidad no sea la base, existen otras ventajas”.

Atxu Amman confesó que eso de pedir dinero no es lo suyo. “Lo privado tiene también una trampa, el que da el dinero elige a quién se lo da. Si no queda más remedio, preferiría que la empresa pública fuera la que diera subvenciones. Los presupuestos deberían estar absolutamente organizados. Para mí, lo público es lo público y las empresas son las empresas”, sentenció. “La financiación privada es necesaria", discrepó Ferrero. "De otro modo, no le hubiéramos dado la vuelta a la ciudad. Sí que es cierto que puede existir ese roce con la libertad, pero creo que las empresas deben ser conscientes de que es una manera de generar recursos y mejorar la ciudad”. El director del Museo Arqueológico declaró que "hasta ahora no me he visto enfrentado en situaciones comprometidas para el museo”. Gracias a la inversión privada su museo ofrece al visitante experiencias 3D, entre otras.

“La pieza sigue siendo el centro del discurso narrativo en los museos, pero la técnica ayuda a disfrutar" (Galiacho, Acciona Producciones)

En el caso de los museos estatales, al no tener entidad jurídica propia, no cuentan con un departamento de Patrocinio. “Si tienes entidad propia, buscas tus patrocinadores y construyes tu castillo. La dificultad radica en financiar centros emergentes, ese es el verdadero reto", desgranó la subdirectora general de Museos Estatales. "Lo digo pensando en nuestros 16 museos, donde tenemos grandes ofertas, como Altamira, el Museo Nacional de Mérida o el Museo Sefardí de Toledo, por nombrar alguno. Los que patrocinan a los grandes apuestan a caballo ganador. Con pequeñas cantidades se puede trabajar entre lo público y lo privado. Esto lo solucionaríamos con inversiones y teniendo equipos de patrocinio”.

Sobre la mesa, se lanzó la posibilidad de establecer una ley como la que obliga a las televisiones a invertir en cine español para revitalizar la financiación de los museos. “Las obligaciones no nos gustan, tiene que ser algo colaborativo y la sociedad civil debería darse cuenta, puesto que los museos son un elemento en el que anclar productos turísticos en los que invertir”, añadió.

Andrés Carretero, director del Museo Arqueológico Nacional, y la arquitecta Atxu Amman.
Andrés Carretero, director del Museo Arqueológico Nacional, y la arquitecta Atxu Amman.

“Obligar no, incentivar sí”, matizó Galiacho. “La gente no tiene mucho interés en visitar museos, de hecho el Museo del Real Madrid es el más visitado. El problema es que no se potencia en la escuela la educación para que un niño quiera ver un museo. El descargar en la empresa privada la responsabilidad no es la solución, el tema de los equipos de patrocinio quizá sería más acertado. Las empresas deberían ser proactivas". El director de Acciona apuntó que la clave sería conseguir que ir a un museo "sea un plan apetecible, y eso no está en la agenda de las familias". Por su parte, Carmen Jiménez defendió el enorme esfuerzo que los museos hacen para llevar a los niños a través de las visitas de colegios y los proyectos dedicados a los más pequeños como visitas guiadas con actividades infantiles.

“Yo veo la figura del patrocinio como una manera de integración de la sociedad", apostó Galiacho. "La gente espera que los museos sean espacios dinámicos y que estén comprometidos con causas que preocupan a los ciudadanos, como cuestiones de género, medio ambiente, cambio climático, etcétera”. Una teoría compartida por todos los participantes. Si algo quedó claro es que el nuevo reto al que se enfrentan los museos es conseguir acercarlos al público, seducir a la juventud para que cuente con esa oferta entre sus momentos de ocio, y este camino pasa por abrazar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios