palacio municipal de congresos

Los grandes éxitos de la Film Symphony Orchestra triunfan en Madrid

Fueron más de dos horas de música en las que se recorrieron cinco décadas de la historia del cine

Foto: Film Symphony Orchestra
Film Symphony Orchestra

“Esta melodía comienza con el piano tocado por dentro del arpa y después un redoble sutil del bombo. Así”, dice Constantino Martínez Orts, director musical de la Film Symphony Orchestra. Los músicos ejecutan las notas y un escalofrío recorre el auditorio. Son los primeros compases de la banda sonora de 'Tiburón', la película que Steven Spielberg estrenó en 1975. Terroríficos e inolvidables. “Con sólo esos toques John Williams consigue que sepas que se va a comer a la chica”, añade Martínez Orts. Incluso aunque el espectador tuviera los ojos cerrados.

Con este afán didáctico, los 55 músicos de la Film Symphony Orchestra deleitaron anoche al público del Palacio Municipal de Congresos de Madrid, dentro del programa 'Entre amigos' de American Express. Fueron más de dos horas de música en las que se recorrieron cinco décadas del cine en las que tuvieron principal protagonismo las bandas sonoras creadas por Jhon Williams y Hans Zimmer. Del primero, Martínez Orts afirmó incluso que “llegará a ser recordado como Mozart o Beethoven”. Para poner un poco de sal y comedia también apareció como maestro de ceremonias el actor Santi Millán.

El concierto comenzó con una interpretación de 'Skyfall', la película de James Bond. Después de una introducción de Millán, la orquesta entró ya en materia con la canción principal de 'Star Wars' mostrando por dónde iban a ir los derroteros de la noche: espectáculo y diversión.

Espectáculo y diversión

Tras el imponente inicio, Martínez Orts llevó a sus músicos hasta la Suite de Hans Zimmer creada para 'Piratas del Caribe. El cofre del hombre muerto'. “Zimmer consigue con una orquesta, que es algo muy antiguo, crear timbres y ritmos muy actuales. En esta músico incluso hay ritmos de rock”, explicó el director. Y a fe que existen como bien demostró la batería de esta canción. Después se jugó con la interacción y silbidos del público en la archiconocida 'Marcha del Coronel Bogey', de Kenneth J. Alford para la película 'El puente sobre el río Kwai'. La música, además, se aderezaba, como en el resto de interpretaciones, con frases extraídas de la película y sobre impresas en una gran pantalla.

Pero John Williams es el compositor que más presente estuvo en este Palacio de Congresos. Así, también se pudo disfrutar de la banda que compuso para 'Harry Potter y la piedra filosofal' con el Tema de Hedwig, la lechuza de Harry, que consigue que el espectador escuche hasta el revoloteo del ave y de la escoba que el pequeño mago utiliza para volar.

Con todo, prácticamente, se puede hacer música

En el concierto hubo lugar para bandas sonoras más cómicas como la de la película 'Lío en los grandes almacenes' que interpretara Jerry Lewis en 1963, y en la cual los sonidos protagonistas son los del tecleado de una máquina de escribir. Con todo prácticamente se puede hacer música. También hubo espacio para las series como 'Los Simpsons', donde el público tuvo que tararear ese comienzo entre las nubes en el que se canta el nombre de quizá la familia más conocida de EEUU.

El final de la primera parte de este concierto llegó con 'Sherlock Holmes', de Hans Zimmer, “en la que se mezcla música folclórica rumana y rock”, según Martínez Orts, y que además tuvo una teatralización de la algunas escenas de la película a cargo de varios actores sobre el escenario; y con 'El señor de los anillos', de Howard Shore, una banda sonora que en un principio se pensó destinada para John Williams o Hans Zimmer, pero que finalmente creó este canadiense que se llevó tres Oscar.

Traca de grandes éxitos

La segunda parte del concierto fue una gran traca de grandes éxitos y bandas sonoras que están en el imaginario colectivo. Comenzó con 'Los siete magníficos', de Elmer Bernstein, una melodía que tuvo tanto éxito en su época –los años sesenta- que incluso fue utilizada por Marlboro para sus anuncios publicitarios. A continuación llegó uno de los momentos más dramáticos con 'La lista de Schindler', cuya banda sonora compuso Williams, aunque, como comentó el director de la orquesta, se lo pensó dos veces antes de hacerlo. “Williams le dijo a Spielberg que no era capaz y que tendría que buscarse a otro compositor mejor, y este le dijo que era verdad, pero que los que eran mejores ya estaban todos muertos”, explicó el director de orquesta. Esta interpretación tuvo un momento especial con el solo de violín de Manuel Serrano.

Las trompetas y trombones son instrumentos que suelen aparecer cuando se resalta la función de los héroes

La épica y la aventura aparecieron de la mano de 'Juego de tronos', del joven compositor Ramin Djawadi, autor de otras melodías como la de 'Westworld', y que compuso los sonidos de esta serie dándole mayor importancia a las violas y violonchelos. Se continuó con 'Indiana Jones, en busca del arca perdida', otra más de Williams, donde se abusa –de forma positiva- de trompetas y trombones, “instrumentos que suelen aparecer cuando se resalta la función de los héroes”, matizó Martínez Orts. El director también comentó que la idea de esta película se la contó George Lucas a Spielberg mientras estaban un día en la playa, “en un principio el protagonista se iba a llamar Indiana Smith, pero Spielberg lo cambió por Jones”. Como anécdota, el perro de Lucas se llamaba Indiana, y la gata de Spielberg, Marion, quien fuera después el nombre del personaje de la novia del arqueólogo.

Después de una interpretación de 'I will always love you', de 'El Guardaespaldas', el redoble final del concierto llegó con 'Superman', la película de Richard Donner estrenada en 1978, cuya banda sonora también pertenece a Williams, aunque en un principio el trabajo había sido adjudicado a Jerry Goldsmith, pero tuvo varias desavenencias con Donner y desistió en esta composición.

Y cuando todo parecía que iba a acabar apareció Millán para pedir alguna canción extra, “como se hace en todos los conciertos”, señaló. La Film Symphony Orchestra lo tenía todo preparado con dos últimas interpretaciones explosivas de 'Star Wars' que dieron pie a una nueva escenificación en la que el arco de los instrumentos de cuerda se convertían en espadas láser. Y como si fuera la Marcha Radetzky, de Johann Strauss en el Concierto de Año Nuevo de Viena, todos los espectadores acabaron aplaudiendo al compás de la música de la cantina de 'La Guerra de las Galaxias'. Otro broche final para John Williams.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios