conciertos improbables

¿Dua Lipa en Valladolid? ¿Qué hace una estrella como tú en una ciudad como ésta?

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha lamentado no haber podido traer a la artista británica para amenizar las fiestas. Una idea ciertamente descabellada...¿o no?

Foto: Dua Lipa en los últimos Brit Awards. (Reuters)
Dua Lipa en los últimos Brit Awards. (Reuters)

Este viernes, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, anunciaba que este año las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo, que se celebrarán a partir del 31 de agosto, no contarán con un concierto internacional, como el los últimos años, sino que serás algunos de los últimos triunfitos los que amenizarán los festejos de la patrona de la localidad castellanoleonesa. "Tras caerse las opciones de Dua Lipa y recientemente Pet Shop Boys, y dada la premura de tiempo no hemos encontrado una opción de banda internacional que estuviese a la altura de los que nos habíamos propuesto. Por ello anunciamos que este año no habrá concierto internacional en fiestas".

¿Dua Lipa? Sí, Dua Lipa. Para quien no la conozca, la misma Dua Lipa que actuó en la final de la pasada Champions League, la misma Dua Lipa que es la artista femenina más escuchada en Spotify en lo que va de 2018 —más de 42 millones de oyentes mensuales—, ganadora de un MTV Music Award y dos Brit Awards, vendedora de 8,5 millones de sencillos y 1,5 millones de discos, la misma Dua Lipa que este sábado actúa en un festival masivo —unas 100.000 personas— del Lollapalooza de Chicago, que cerró uno de los principales escenarios del pasado Mad Cool detrás de Depeche Mode y que tiene 15,7 millones de seguidores en Instagram. Esa Dua Lipa.

Dua Lipa en su actuación en la final de la Champions League. (Reuters)
Dua Lipa en su actuación en la final de la Champions League. (Reuters)

Ya en mayo, Puente admitía que aunque en el Ayuntamiento "estaban volcados en la actuación de Dua Lipa", el caché había subido considerablemente en los últimos meses y era "inalcanzable" para el Consistorio. "Estábamos en cifras de en torno al 25% de lo que está cobrando. Es imposible traer un artista a la Plaza Mayor por 750.000 euros. Es inviable".

Puente: "Es imposible traer un artista a la Plaza Mayor por 750.000 euros. Es inviable"

Que una artista internacional que en estos momentos está en la cresta de la ola acepte actuar en las fiestas patronales de una ciudad de provincias española suena harto ¿improbable? ¿Imposible? Menos memes y gracietas en las redes sociales, porque la historia de la música en vivo en España está llena de efemérides musicales insólitas, combinaciones irracionales de nombre artístico y emplazamiento que supusieron un hito en la historia de municipios modestos.

Precisamente, en Valladolid ocurrió una de estas anomalías espacio-estelares. Fue el 6 de septiembre de 1997 y ocurrió ante los 20.000 espectadores que se apiñaron en el Estadio Zorrilla. Seis días después de la muerte de Lady Di, su amigo Michael Jackson ofreció un concierto histórico en la ciudad castellana. Traer al 'Rey del pop' a Pucela costó entonces alrededor de 160 millones de pesetas, casi un millón de euros. "El José Zorrilla albergaba su primer concierto de la era-mandato Javier León de la Riva (y su 'factotum' Alberto Gutiérrez) a lo gran capital con una de las grandes estrellas de la música pop. Tardó un poco, el Ayuntamiento, en volver a usar este escenario, dado el tembleque, es un decir, por las pérdidas que ocasionó pagar esa cifra a Jackson e intermediarios", recordó el periodista Benito Carracedo en un artículo de 'El Mundo' de 2009.

Tuvo algo de triste, como la noticia de su fallecimiento, aquel concierto", comentó Carracedo. "Decepcionante para otros, los menos fans, los menos mirones, los menos chismosos (engendro se le ha llamado, entre otras despectivas lindezas). Triste por el vacío, por la falta de calor humano reinante en el José Zorrilla, por lo lejano y pequeño que parecía Michael Jackson sobre el escenario. Como el Aloha, de Elvis. Valladolid no es Hawai, pero como que cumplió parecido papel. Vino gente de toda España y Europa".

Fue un concierto triste por el vacío, [...] por lo lejano y pequeño que parecía Michael Jackson sobre el escenario

También fue sorprendente cuando en el año 2005 Lenny Kravitz pasó por Mijas en su gira Electric Church: one night only!, con la que actuó en el hipódromo de la localidad malagueña ante unos 15.000 asistentes. "éxitos como 'American Woman' o 'Fly Away', aunque el grueso serán los temas de su último trabajo discográfico, 'Baptism'. Los números son de concierto épico: 40.000 vatios de luces, 5.000 de sonido, escenario de 36 metros por 20, ocho autobuses, un equipo técnico de 75 personas que acompaña a la estrella por todo el mundo, además de otras 75 de personal técnico español. Ese mismo año estaban también previstos en el hipódromo los conciertos de Elton John, Rod Stewart, Jamiroquai, Bryan Adams y UB40, entre otros.

Lenny Kravitz en una imagen reciente en México. (Efe)
Lenny Kravitz en una imagen reciente en México. (Efe)

"El prometedor cartel comenzó a sonar mal cuando, a mediados de julio, UB40 suspendió su concierto. 'Causas logísticas', explicaron los responsables de Seabreeze [la empresa organizadora]", cuenta una noticia de 'Interviú' escrita por Nuria Varela en la época. "Tardaron un día en devolver el dinero de las entradas. Pero la pequeña desafinación se convirtió en un fuera de tono: los conciertos de Jamiroquai y Bryan Adams también fueron cancelados. Esta vez sin devolver el dinero de las entradas —270.000 euros en total—, a las casi 6.000 personas que habían abonado entre 47,50 y 103 euros por cada una". A partir de aquí, un lío. Tick Tack Ticket se querelló contra la empresa Seabreeze por "estafa y apropiación indebida" y, por su parte, Seabreeze acusó al grupo Majestic "de la suspensión de los tres conciertos cancelados por quedarse con el dinero de los fondos de esponsorización aportados por Unicaja, el Ayuntamiento de Mijas y el departamento de Turismo de la Costa del Sol". Al final fue la sociedad gestora del hipódromo la que acabó haciendo frente a las devoluciones por los conciertos suspendidos ante la huida del promotor.

Tick Tack Ticket se querelló contra la empresa Seabreeze por "estafa y apropiación indebida"

Otro grupo que no hace ascos a tocar en localidades modestas es Depeche Mode, que aunque en los últimos años se ha limitado a tocar en Barcelona, Madrid y Bilbao, en la pasada década hizo parada en ciudades menos habituales. Aparte de Valladolid en 2009 —ese año también pasó por el Zorrilla Springsteen—, el grupo de Basildon desembarcó junto a sus 18 trailers de 16 metros y sus 6 autobuses en Torrevieja. Al concierto acudieron 20.000 personas, lo que, quegún el censo de la ciudad, supondría una cuarta parte de la población total.

Costó hacer creer al respetable que esta vez la cosa iba en serio. La presencia de Mick Jagger y compañía en los medios hizo milagros: en las últimas horas se aceleraron las ventas y se aproximó al lleno. El primer concierto español de Bridges to Babylon logró seducir por su eficacia y brillantez", resumió entonces la crónica de 'El Mundo'.

Elton John en Collado Villalba en 2007. (Reuters)
Elton John en Collado Villalba en 2007. (Reuters)

Se nota que era una época pre-crisis en la que los Ayuntamientos soltaban billetes a discreción. Tanto que en 2007 un municipio como Collado Villalba trajo en su programación estival al mismísimo Elton John, quien, además, sólo logró vender 4.000 entradas de las 7.800 disponibles. La recaudación fue de 360.000 euros —las entradas costaban entre 100 y 70 euros— y el Ayuntamiento tuvo que apoquinar loa 250.000 euros pendientes. "El caché del cantante es de 600.000 euros", explicaban en otro artículo de 'El Mundo'. "Sin embargo, el Consistorio firmó un contrato con la empresa con la promotora que representa al compositor británico, en el que se estipula que 'en el caso de que la recaudación final del evento fuera menor de 600.000 euros, el Ayuntamiento entregará al promotor la diferencia entre la recaudación efectiva y el importe, pero sin que esa cantidad llegue a superar los 250.000 euros'.

Hoy en día, y gracias a la proliferación de festivales a lo largo y ancho de la geografía española, ya no se hace tan raro ver a Kiss en un pueblecito gallego como Viveiro o a The Cure en Santiago de Compostela o Liam Gallagher en Aranda de Duero —en el Sonorama la semana que viene—, pero parece ser que ver a Dua Lipa en Valladolid está más cerca de lo imposible que de lo improbable.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios