REEDITADO POR LA ELEGANTE FOLIO SOCIETY

El Kama Sutra se reinventa: de la versión española prohibida a los 'Borbones en pelota'

Con el nacimiento de una nueva edición del libro hindú del sexo, con elegantes y discretos dibujos, repasamos las publicaciones eróticas, casi pornográficas, que lograron bañar España siglos atrás

Foto: La nueva edición de The Folio Society contiene ilustraciones en su mayoría no explícitas (Victo Ngai)
La nueva edición de The Folio Society contiene ilustraciones en su mayoría no explícitas (Victo Ngai)

Más artístico que pornográfico. Es lo que proyectan las ilustraciones elegantes y cálidas que se descubren dentro de la nueva edición del Kama Sutra de Vaysyayana. No es que la corrección política haya metido la nariz en el calificado como manual del sexo por excelencia, al contrario. Su esencia se mantiene y la guía milenaria no pierde ni un ápice de su intención original. Aunque la parte sexual del Kama Sutra es la que ha acampado entre sonrisas pícaras y tabús en el imaginario colectivo de occidente, no es el equivalente de la antigüedad hindú a pintar un pene en la puerta de un baño. Sus páginas convergen en un ensayo de ciencia, filosofía, amor y arte. Ahora la nueva edición llega siglos después del Kama Sutra original, de la publicación de su desconocida pero recuperada versión española o de la monarquía sexualizada que firmó el Bécquer más pornográfico.

“Es más que el sexo, es sobre vivir feliz, con todos los placeres. Y una parte de eso es el sexo pero otra parte es solo estar casado o dominando los 64 artes y ciencias que uno debería aprender para vivir una vida plena”, explicaba hace unos días la editorial Folio Society a la publicación inglesa The Independent. Ellos son los que han recogido el Kama Sutra para ofrecerle un elegante lavado de cara manteniendo todas esas instrucciones, entre las que uno puede encontrar desde cómo enseñar a hablar a su loro después del desayuno hasta cómo sujetar el pene correctamente en la boca.

La nueva edición del Kama Sutra quiere remarcar que no es solo una guía sobre sexo (Victo Ngai)
La nueva edición del Kama Sutra quiere remarcar que no es solo una guía sobre sexo (Victo Ngai)

El Kama Sutra tiene incluso una vertiente feminista que quiso poner de relieve Wendy Doniger, autora de ‘Redeeming the Kamasutra’: “Señala que las casadas deberían ser las principales responsables financieras del hogar, que las mujeres deben abandonar a los maridos que no las traten bien, que su placer es una parte esencial del acto sexual y que el sexo no debería limitarse a la producción de bebés”.

Ilustración de la nueva edición del Kama Sutra (Victo Ngai)
Ilustración de la nueva edición del Kama Sutra (Victo Ngai)

La fascinación con la erótica hindú se ha transformado en innumerables ediciones a lo largo de los años y ahora acumula una más, con una cubierta sobria que podría colocarse en la estantería de cualquier salón-comedor de bien. “Es erótico pero no es ofensivo”, señalan. Sus figuras se entrelazan con delicadas formas delineadas en negro para ser “tentador, pero no demasiado sexual; provocativo y aun así grácil, elegante sin ser demasiado recatado”, en boca de su ilustrador Victo Ngai. De hecho, sentencia algo revelador sobre las imágenes de las que se sirven para publicitar la edición: “Podría verlas un niño de ocho años sin sorprenderse”. Eso sí, el texto interior ya se permite ser algo más explícito.

La nueva edición se ha limitado a una tirada de 750 copias (The Folio Society)
La nueva edición se ha limitado a una tirada de 750 copias (The Folio Society)

‘Un Kama Sutra español’

En 2018 el libro milenario del Kama Sutra se ha convertido en algo que roza lo mainstream, con postales promocionales, ilustraciones cuidadosamente recortadas y una edición tan especial que ha sido limitada a una tirada de 750 ejemplares. Pero basta con remontarse unos cuatrocientos años en el tiempo para ver cómo ese niño de ocho años no habría podido ni mirar la tapa del que ha sido bautizado como el Kama Sutra español.

'Un Kama Sutra español' es el primer texto erótico escrito en español.
'Un Kama Sutra español' es el primer texto erótico escrito en español.

Un morisco anónimo expulsado a Túnez en 1609 es el responsable del primer tratado erótico de la historia escrito en español. En él, equipara el coito a la plegaria o entiende el placer sexual como una forma de acercarse a la contemplación de Dios. Una provocación a occidente inédita hasta entonces y moldeada como un manual dirigido al matrimonio que quiere desarrollarse con felicidad. Un Kama Sutra español que fue rescatado de la Biblioteca de la Real Academia de la Historia de Madrid. Allí permanecía inerte hasta que Luce López-Baralt le sacudió el polvo y lo elevó hasta el lugar que merecía. La ensayista, poeta y catedrática de la literatura acumula más de veinte libros a sus espaldas, es Vicedirectora de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española y ha perseguido incansablemente las huellas del Islam en España.

Un Kama Sutra español’, reeditado en 2017, es el resultado de la recuperación de este documento. “El morisco enseña a la pareja de esposos dentro de un matrimonio musulmán canónico cómo hacer el amor. Habla de las posiciones de forma muy explícita, pero les enseña a orar mientras”, explicaba López-Baralt al diario mexicano La Jornada. Junto con todo esto, en un cóctel delirante para la época, cita sonetos de Lope de Vega. La sexualidad, explica la catedrática, deja de ser pecado para pasar a ser algo que hay que ejecutar al rezar. “El español no estaba hecho para decir esas cosas, pero lo dijo el morisco”.

Como el Kama Sutra hindú, la versión del morisco tampoco es íntegramente erótica. “Su intención no es escribir un libro pornográfico. Es un libro sagrado sobre el amor”.

“El rey consorte, primer pajillero de la Corte”

Si bien el Kama Sutra español permaneció en la oscuridad durante siglos, la erótica consiguió impregnar parte de la sociedad española de una forma más o menos explícita. Llegó tarde si lo comparamos con la libertad sexual que empapaba la dimensión artística de otras civilizaciones. “Alabado sea Alá, que ha puesto los mayores placeres del hombre en las partes naturales de la mujer y ha destinado las partes naturales del varón para que la hembra disfrute”, sentenciaba ya en el siglo XV el manual sobre sexo y recolección de relatos eróticos ‘El jardín perfumado’.

Las primeras sociedades secretas pornográficas españolas, como La Bella Unión, nacieron en el siglo XIX y aunque solo se recuerdan unos pocos ejemplos de erotismo en la literatura, como ‘El jardín de Venus' de Samaniego o ‘El arte de putear’ de Nicolás F. de Moratín, de esta época destaca el brillo socarrón del lado de Bécquer que menos tiene que ver con las oscuras golondrinas: ‘Los Borbones en pelota’. Sabemos que el Kama Sutra español o ‘El jardín perfumado’ tenían un carácter didáctico cuya finalidad no pretendía ser pornográfica. Bécquer pasaba de eso.

Las ilustraciones atribuidas a Bécquer representaban a Isabel II de forma pornográfica ('Los Borbones en pelota')
Las ilustraciones atribuidas a Bécquer representaban a Isabel II de forma pornográfica ('Los Borbones en pelota')

El nombre en singular está bien escrito, como bien explicó David Becerra en este diario: “pelota” es el nombre de la prenda interior que se utilizaba en los siglos XVI y XVII. Con esta premisa y durante la crisis del reinado isabelino, Bécquer se juntó con su hermano pintor, Valeriano, bajo el paseudónimo SEM y sus láminas aparecieron a todo color en las revistas satíricas de entonces, Gil Blas y Doña Manuela. Las acuarelas pornográficas envueltas en la sátira se sucedían una tras otra en pleno siglo XIX mostrando la corte de la Reina -que cargaba con la fama de ninfómana y de arrasar con guardias, militares y nobles- como una verbena carnal sin pudor ni planes de parar.

Las acuarelas ingresaron en la Biblioteca Nacional en 1986 ('Los Borbones en pelota')
Las acuarelas ingresaron en la Biblioteca Nacional en 1986 ('Los Borbones en pelota')

“El rey consorte, primer pajillero de la corte”, reza una descripción de Francisco de Asís, primo y marido de la reina. La colección es pornografía sin contemplaciones y se baña en lo grotesco utilizando a los Borbones, el ejército, Sagasta o el Papa como protagonistas. "Sentada en su poltrona con cetro, chulo y corona", se lee bajo otra acuarela, todas ellas con rimas cuanto menos mordaces. "Por probar de todo, de tirarse a un pollino encontró modo".

La primera vez que salieron publicadas como conjunto fue ya en 1991 por Lee Fontanella. En 2014, una nueva edición publicada por Olifante Ibérico ponía sobre la mesa la cuestión de si la verdadera autoría pertenecía a los Bécquer y acompañaba a las acuarelas con textos y poemas actuales que describían la escena, por si su atractivo visual no era suficiente. Por si el más sensible se lo está preguntando, la antes mencionada nueva edición del Kama Sutra no contiene ningún personaje de la monarquía española.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios