del 27 de enero al 4 de febreo

Cómo quedarse con todos en una feria de arte: el estreno de 2 millones en Brafa

La cita internacional más ecléctica trae toda clase de tesoros este año... pero no es fácil para un jovn galerista español abrirse un hueco en Bruselas

Foto: Un cuadro oculto de Magritte es uno de los grandes atractivos de Brafa 2018. (EFE)
Un cuadro oculto de Magritte es uno de los grandes atractivos de Brafa 2018. (EFE)

Llevas años intentando hacerte un hueco en Brafa, la feria internacional de arte y antigüedades de Bruselas. Eres bueno, pero también joven. Y, además, eres un español que trata de poner un pie un terreno tradicionalmente copado por franceses y belgas: el del arte africano. No te lo van a poner fácil. Guilhem Montagut lo sabe. “Entrar ha sido complicado”, explica este especialista en arte tribal. Pero Montagut no se arruga. Ha peleado hasta el ultimo minuto y lo ha conseguido. Sobre su pedestal, iluminada por una tenue luz, brilla la madera de una de las joyas que se exponen en esta edición de Brafa.

La de Montagut es quizás la más valiosa de las piezas africanas que desde el pasado sábado hasta el 4 de febrero se pueden adquirir en Brafa. Toda una declaración de intenciones. Antes incluso de que se abrieran las puertas al público, el galerista barcelonés ya había recibido ofertas que rozaban los dos millones de euros. Quizás es el nuevo, pero no un novato. “Tengo ofertas de un millón setecientos, de un millón ochocientos… está subiendo un poquito, se están todos peleando”, explica el Montagut. No es para menos. Se trata de una “obra maestra” del preciado arte Dogón. La prueba del carbono 14 revela que conoció el siglo XVIII. Parece un milagro que mantenga intacta esa sutil sonrisa.

Apenas un centenar de metros más allá se encuentra la galería de Didier Claes, una de las estrellas de Brafa. Como Guilhem, que ha pasado buena parte de su vida recorriendo el continente vecino con su madre y precursora, Raquel Montagut, las raíces de Claes se hunden en África. El galerista belgo-congolés no ha defraudado: su colección de máscaras Yaka ha levantado mucha expectación. Hay que hacer cola para hablar con él. Merece la pena: narra cómo aquellos niños que querían ser hombres un siglo atrás se adentraban en los bosques con el rostro cubierto, en puro rito iniciático.

'Diana y ninfas cazando ciervos', de Rubens, es una de las piezas más codiciadas de Bafra. (EFE)
'Diana y ninfas cazando ciervos', de Rubens, es una de las piezas más codiciadas de Bafra. (EFE)

Brafa, que es una feria ante todo ecléctica, trae otros tesoros este año. Por ejemplo, un lienzo de un joven René Magritte, 'El Oráculo', de tintes surrealista, que ve la luz tras tres décadas en manos privadas. Más tiempo ha pasado a la sombra, tanto que se creía perdido, el óleo 'Diana y ninfas cazando ciervos', de Rubens, una de las piezas más codiciadas.

Los delicados dibujos de Picasso, las ilusiones ópticas de Vassarely, la materialidad de Tapiès, las sensuales penumbras que rodean a las mujeres sin rostro de Lucien Clerguet o la belleza radiante de las obras de Lita Cabellut son otras de las propuestas que presenta esta feria, que cada año supone el pistoletazo de salida de la temporada del arte.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios