LOS SECRETOS QUE ESCONDE EL CÓDICE ATLÁNTICO

Leonardo da Vinci: el genio que ocultó su perfil bajo la axila

El maestro florentino era muy dado a la automímesis, así como a encriptar mensajes en sus obras, que han hecho correr ríos de tinta

Foto: Da Vinci sentía fascinación por la automímesis.
Da Vinci sentía fascinación por la automímesis.

Pocos pintores han generado tanta literatura alrededor de su obra como el florentino universal, Leonardo da Vinci: desde su cuadro 'La Última Cena' hasta la enigmática 'Gioconda', de la que se llegó a decir que era el propio retrato del artista o que guardaba secretos místicos en números, como el 72, encriptados, según algunos expertos, en la propia obra. Porque el maestro renacentista sentía fascinación por la automímesis y por todo aquello que se esconde a la vista, que escapa a la apariencia y solo el espectador avezado puede hallar.

Ahora, una investigación realizada por la italiana Carla Glori ha encontrado un nuevo perfil de Da Vinci oculto bajo la axila de uno de los dibujos que forman parte del Códice Atlántico, una colección de dibujos y notas del maestro que datan de entre 1478 y 1519, y que se encuentra en la Biblioteca Ambrosiana de Milán. Precisamente, en el folio 399 de este Códice, escondido en el retrato esbozado de una aristócrata, Glori dice que existe un segundo perfil idéntico al de la joven dibujada: “Comparando 'el perfil escondido' con el de la joven, se nota una extraordinaria semejanza; en la parte inferior de la cara hay además una coincidencia que se puede sobreponer, mientras la parte que va desde la base de la nariz hasta la frente solo difiere en lo justo para permitir caracterizar la inconfundible fisionomía del mismo Leonardo”, concluye. La investigadora pudo verificar la similitud de este perfil tanto en el autorretrato de Da Vinci como en el dibujo del rostro del artista que se atribuyen a Francesco Melzi.

El estudio de este rostro escondido plantea nuevos enigmas y lo vincula al retrato más misterioso del genio renacenista, 'La Gioconda'. Glori sugiere que utilizó el perfil del primer cuadro para realizar el retrato de la mujer de enigmática sonrisa. De hecho, el primer retrato encontrado en el Códice Atlántico fue reconstruido el pasado año por el investigador Pascal Cotte mediante una tecnología de luz reflexiva para descubrir dos figuras femeninas: una de ellas "sería la verdadera http://Lisa Gherardini, la mujer de Francesco del Giocondo, un comerciante de seda florentino; mientras que Mona Lisa, la mujer que aparece en la pintura final, es otra mujer".

Los secretos de Mona Lisa

Da Vinci pensaba que la belleza era inmortal en el arte y así lo hizo saber numerosas veces. Lo que no dijo es que el arte abarca más allá de la obra, provocando que el espectador la reviva, la reinvente en su cabeza o en especulaciones varias que, en el caso de 'La Gioconda', han dado lugar a miles de teorías. Estas son algunas de ellas:

1. Un misterio en sus ojos

Hace unos años, gracias a unas reprografías digitales realizadas al cuadro, los expertos del Comité Nacional para el Patrimonio Cultural descubrieron una serie de iniciales y números ocultos en el iris de Mona Lisa: así, en el ojo derecho se encontrarían las letras LV (aludiendo al nombre del autor) y en el izquierdo lo que podría parecer una CE o B. También en el arco del puente encontraron un 72 o la letra L y el  número 2. Hasta la fecha se ha especulado mucho sobre su significado sin hallar ninguna respuesta concluyente.

2. La sonrisa inalcanzable

Según el doctor Alessandro Soranzo, de la Universidad de Shieffield Hallam, tanto en el retrato de 'La Gioconda' como en el perfil de 'La Bella Principessa', Da Vinci utilizó una técnica que provocaba un efecto óptico: "Como la sonrisa desaparece tan pronto como el espectador trata de atraparla, hemos llamado a esta ilusión óptica 'sonrisa inalcanzable", explica. El 'sfumato' sería el nombre que recibe la técnica empleada por Da Vinci, que se basa en la difuminación de contornos y líneas rectas.

(EFE)
(EFE)

3. Un doble motor de inspiración

Estudiosos como Silvano Vicenti, presidente del Comité Nacional para la Valorización de los Bienes Históricos, Culturales y Ambientales, creen que Da Vinci no solo se inspiró en la florentina http://Lisa Gherardini para dar rostro a 'La Gioconda', sino también en su pupilo predilecto, Gian Giacomo Caprotti, conocido como Salai. Para avalar esta teoría recurrió a documentos del historiador renacentista Giorgio Vasari, donde se recoge que cuando el comerciante Francesco Giocondo contrató al artista para que retratase a su esposa, esta estaba tan triste y melancólica que, para hacerla reír, tuvo que recurrir a payasos y juglares. Dado que era frecuente que utilizase a Salai como modelo para obras como 'Santa Ana' o 'Ángel encarnado' y se perciben similitudes con el rostro de Mona Lisa, Vicenti concluyó que rasgos del discípulo aparecen también esbozados. 

Retrato de Salai realizado por Da Vinci.
Retrato de Salai realizado por Da Vinci.
Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios