el director decidió no estrenar el filme

Torbe: al rey del porno le denuncian hasta sus actores serios

Nueve intérpretes de 'Putero y yo', la primera película comercial y no pornográfica del director, le demandan por fraude de ley por hacerles renunciar a sus salarios

Foto: Natxo Allende, 'Torbe', durante el rodaje de 'Putero y yo'. Foto: PABLO LÓPEZ LEARTE
Natxo Allende, 'Torbe', durante el rodaje de 'Putero y yo'. Foto: PABLO LÓPEZ LEARTE

Al rey del porno le llueven las denuncias. Torbe está desde finales de abril en prisión provisional comunicada y sin fianza acusado de delitos de pornografía infantil, trata de seres humanos, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública. Ahora sumará a sus frentes judiciales la denuncia de nueve de los actores participantes en su última película, 'Putero y yo'.

[Lea aquí: Ofensivo, abstemia y bastante rata: así es Torbe]

Torbe quería dar un giro a su carrera de mandamás de la industria del porno con una película comercial que nada tuviera que ver con sus anteriores trabajos. Iba a ser su primer filme no pornográfico. La rodó en los primeros meses del año pasado durante quince días, con 150.000 euros de presupuesto (sin subvención) y un equipo de unas 30 personas. El Confidencial estuvo una de las noches de rodaje en la que Torbe garantizaba que 'Putero y yo' sería una película "friki, políticamente incorrecta y de humor grueso" con la que pretendía decir adiós al porno. "El porno me dio dinero y autonomía. Si el cine me da otras cosas, dejaré el porno. Tengo  la corazonada de que estoy iniciando una nueva etapa. La hora del cambio de chip", añadía.

Sin embargo, 'Putero y yo' no ha llegado a estrenarse y ahora nueve de los actores que participaron en la película se han puesto en manos del abogado de la Unión de Actores para denunciar a Torbe para reclamar sus salarios. "Hay nueve afectados que irán a juicio", afirma su abogado, Ignacio Martín Pina, a este periódico. Denuncia que el contrato que el director firmó con estos actores era de capitalización, es decir, el productor acuerda con los intérpretes que no recibirán un sueldo sino una parte de los beneficios de la película. "Se les da un porcentaje, como si fuera una participación", explica. El problema, añade, es que consideran esta prática "un fraude de ley en el contrato porque el salario es irrenunciable para un trabajador y no se puede trasladar el riesgo empresarial a los trabajadores. No es un acuerdo de producción sino una práctica cada vez más habitual para no pagar los salarios".

Torbe, junto a algunas de las chicas que trabajan en Villacerda. (Pablo López)
Torbe, junto a algunas de las chicas que trabajan en Villacerda. (Pablo López)

Martín Pina añade además que "Torbe ha decidido de forma unilateral que la película no le gusta y no se va a comercializar", por lo que "ni el salario se ha percibido ni habrá beneficios". Además, insiste, "considero que aunque la comercialice, es altamente complicado que haya beneficios". Es decir, "es una falsa capitalización" porque el director ha decidido como socio capitalista que no estrena el filme sin ni siquiera informar a sus supuestos socios. "Consideramos que realmente no se busca una coproducción sino que los trabajadores accedan a no cobrar sus salarios".

El propio Torbe anunciaba que no iba a estrenar 'Putero y yo' en su blog en noviembre del año pasado. "Tras mucho darle vueltas al tema, tras mirar detenidamente los pros y contras, he decidido que no voy a sacar a la luz la película 'Putero y yo', película que rodé el pasado abril y en la que tenía puestas muchísimas esperanzas. La razón es bien sencilla: no me gusta el resultado. No está a la altura y no me gusta en absoluto como ha quedado. Es por esa razón, principalmente, que comunico a todo el mundo que esa película se quedará en un cajón, y que no tengo ninguna intención de sacarla ni ahora ni más adelante".

Consideramos que realmente no se busca una coproducción sino que los trabajadores accedan a no cobrar sus salariosY añadía: "haré en un futuro una película, eso lo tengo claro. El reto sigue ahí, pero eso sí, si hago una película va a ser mi película, y como yo quiera que sea, y 'Putero y yo' no la consideraba ya mi película, por todos los problemas que hubo en el rodaje". Torbe remataba con otro recado: no pensaba dejar el porno "por ahora porque me divierte y es lo que me da de comer".

Los actores no reclaman al director su porcentaje por la participación en el filme sino su salario "en base al convenio colectivo". Según dicho convenio para los trabajadores audiovisuales, los sueldos para el cine van desde 542 euros para el protagonista a 138 euros para los pequeños papeles por sesión (2.451 a 570 euros en el caso de contabilizar por semana) en una película de bajo presupuesto, es decir hasta 750.000 euros.

De momento, se han llevado a cabo los trámites para nueve conciliaciones que no han llegado a realizarse. "Hemos citado a Torbe en varios domicilios y en ninguno se ha dado por notificado", matiza el abogado. En las próximas semanas formalizarán una demanda conjunta por reclamación de cantidad en la jurisdicción social. La película, confirman los actores que prefieren no hacer declaraciones para desligarse tanto de los trabajos pornográficos de Torbe como de las acusaciones que pesan actualmente sobre él, se rodó con Perroflautas Producciones, una productora, editora y distribuidora porno de video propiedad del director.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios