tras la denuncia de una vecina del inmueble

El Ayuntamiento de Madrid cierra el Teatro Nuevo Apolo

La empresa gestora del teatro ha cancelado la función de esta tarde y ha pedido ante el juzgado medidas cautelarísimas para que se revoque el precinto que ha puesto esta mañana la Policía

Foto: Imagen del madrileño Teatro Nuevo Apolo
Imagen del madrileño Teatro Nuevo Apolo
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

El Ayuntamiento de Madrid ha precintado esta mañana el Teatro Nuevo Apolo de la capital por orden judicial. La Policía municipal ha sido la encargada de precintar la sala porque, según fuentes del Consistorio, el teatro tenía licencia de actividad desde 1988, pero carecía de la licencia de funcionamiento. La habían solicitado y ya contaban con el informe favorable de los Bomberos y Patrimonio, aunque estaban a la espera del de Medio Ambiente ya que al tratarse de un edificio protegido, los dueños del teatro, Summum Music, tenían que ejecutar una serie de obras para adaptarse a la normativa.

El cierre, afirman las mismas fuentes municipales, viene provocado por una denuncia que puso hace dos años y medio de una vecina de un inmueble colindante, propietaria pero no inquilina de la vivienda, por problemas de ruidos. Al faltar la licencia de funcionamiento y con una denuncia, explican, el Ayuntamiento pidió una orden de cese de actividad y al no acatarse, hoy un juzgado ha decidido precintar el Nuevo Apolo.

El dueño de la empresa gestora del teatro, Carlos López, ha calificado esta tarde este "cierre inminente" de "un nuevo varapalo para el mundo de la cultura" y una "situación rocambolesca y absurda". "No hay voluntad política por proteger la cultura en Madrid", ha dicho. López ha explicado a este periódico que el problema viene de la normativa de asilamiento acústico de Medio Ambiente, que exige un nivel de aislamiento de 80 decibelios (las ventanillas de los aviones lo tienen de 60, asegura) y que "no cumple ningún teatro, ni siquiera los teatros municipales como el Español o el Circo Price, porque es imposible de cumplir".

La normativa no cumple ningún teatro, ni siquiera los teatros municipales

 

El Nuevo Apolo, ha proseguido, cumple con la exigencia de no trasmitir más de 35 decibelios a los vecinos de los inmuebles colindantes. Tras la denuncia de la vecina, "aplicamos medidas correctoras porque tenemos claro que hay respetar a los vecinos y somos los primeros interesados". La situación pareció solventarse, tanto que todos los vecinos, incluida las inquilinas de la vivienda propiedad de la denunciante, firmaron un documento pidiendo que el teatro no cesará en su actividad y asegurando que no les molestaba.

"Medio Ambiente tenía que haber corregido y terminado esta normativa, pero no han hecho los deberemos y ahora nos encontramos con esto.Esta normativa es un tiro en el pie y ellos mismos dicen que no la aplican a no ser que haya una denuncia", ha afirmado Carlos López. Summum Music ha presentado ante el juzgado hoy un documento pidiendo medidas cautelarísimas para que se revoque el precinto del teatro y esperan que la justicia se pronuncie mañana contra lo que ha calificado como "un cierre administrativo".

El nuevo concejal de Cultura, Guillermo Zapata, nos ha transmitido su apoyo y la voluntad de modificar esta normativa

 

Desde el Ayuntamiento garantizan que ya les habían ofrecido antes del precinto incluir al teatro en el censo de locales que constituyen el patrimonio cultural de la ciudad de Madrid, gracias al que podría beneficiarse de una normativa distinta que permitiría agilizar los trámites de la licencia. López ha garantizado, sin embargo, que no han recibido tal ofrecimiento y que en ese censo no hay teatro, sólo locales de música en vivo. "Es un censo que regula Medio Ambiente y no nos han ofrecido estar dentro. Lo hemos descubierto nosotros leyéndonos la normativa la semana pasada", ha dicho.

"Hunden un barrio"

A la espera de la decisión judicial de mañana de levantar o no el precinto, López cuantifica las pérdidas económicas de "desastrosas". Hoy han tenido que cancelar la función con más de 500 entradas vendidas y, además, recuerda que el teatro genera 40 puestos de trabajo directos más los indirectos en compañías, empresas de sonido o técnicos. "Un desastre económico para nosotros y para la ciudad de Madrid. Por el Nuevo Apolo este año han pasado 180.000 personas que generan riqueza en la ciudad. Hunden un barrio. Es una barbardidad", ha afirmado.

El Nuevo Apolo, uno de los teatros históricos de la ciudad que comenzó como cine en 1932 y como teatro en 1987, tenía en cartel varios espectáculos como Gilipollas sin fronteras, que se estrenó ayer precisamente, e infantiles como El gato con botas, El mago de Oz o La bella durmiente. Además, tenía previsto estrenar la próxima semana Lo que vio el mayordomo y de la versión escénica de La Soga, de Hitchcock. Además, había programados conciertos y cerradas fiestas de fin de curso con colegios para la semana que viene.

Carlos López, por último, ha señalado que esperan que el nuevo equipo de Gobierno de Ahora Madrid solucione esta normativa. "Hemos hablado con el nuevo concejal de Cultura, Guillermo Zapata, y nos ha transmitido todo su apoyo y su voluntad por hacer todo lo posible por modificar esta normativa en cuanto entren al Ayuntamiento", ha remachado.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído