ESTRENO DE 'LA PUERTA AZUL’

La directora de 25 años que remueve conciencias: hablemos de los CIE

Se estrena 'La puerta azul', un documental sobre el Centro de Internamiento para Extranjeros de Valencia en el que hablan, por primera vez, políticos, policías, jueces e inmigrantes

Foto: Una manifestación en 2011 frente a la puerta azul del CIE de Zapadores. (EFE)
Una manifestación en 2011 frente a la puerta azul del CIE de Zapadores. (EFE)

Cruzan el mar, se juegan la vida, lo intentan varias veces, y cuando llegan a España, muchos inmigrantes que buscan un oportunidad en Europa acaban encerrados en un CIE, un Centro de Internamiento de Extranjeros. Son, probablemente, los muros más polémicos de nuestro país, sobre todo, por el 'oscurantismo' que existe tras ellos. No hay periodista o cámara que haya podido entrar a grabar y ver qué pasa dentro. Solo hay testimonios ‘oficiales’ de quienes apoyan y dirigen el lugar y ‘oficiosos’, de quienes han pasado meses durmiendo en sus camas.

Dos realidades diferentes de un mismo sitio que Alicia Medina ha querido reflejar en un documental centrado en el CIE de Zapadores en Valencia y que reúne, por primera vez, esas dos posturas: la del gobierno, policías, diputados de las Cortes Valencianas y, por otro lado, la de la Campaña CIEs NO de Valencia y la de los protagonistas, es decir, inmigrantes que han cruzado, varias veces, La puerta azul, el título del primer trabajo audiovisual de Alicia. Faltan testimonios muy importantes que vuelven a sumar polémica al asunto, de quien dirige el centro de Zapadores. Pero el trabajo no iba a ser fácil.

Alicia Medina y sus dos compañeros creadores de la productora Diodo Media decidieron presentarse a un concurso de corto-documental el año pasado con esta misma temática del CIE de Zapadores, un centro denunciado varias veces por agresiones de los policías a los internos y donde varias asociaciones llevan pidiendo su cierre desde hace cinco años. Enseguida se dieron cuenta de que con un corto no tenían suficiente. “Necesitábamos más información, incluir a todas las voces para que cada persona sacara su propia conclusión”, apunta Medina, de tan solo 25 años.

La Puerta Azul (documental)

 

No fue difícil que participaran los partidos políticos, el juez de control del CIE, la plataforma en contra de estos centros, el representante del Sindicato Unificado de Policía o los inmigrantes. “La única persona que no aparece es el jefe de Zapadores que sí quería hacerlo pero al que se lo impidieron desde Madrid”, explica la directora. Otra de las dificultades fue parar de rodar. “Cuando teníamos una fecha para montar, aparecía otro tema para incluir, como una fuga del centro este mismo verano”. Terminaron de registrar las imágenes en Navidad y comenzó el montaje. Tres meses de trabajo que ha visto la luz este viernes en la Barcelona Creative Commons Film Festival (BccN).

Los espectadores han podido conocer todos los puntos de vista y testimonios de primera mano. Varios portavoces de la Campaña ‘CIEs No’ denuncian en el documental condiciones deplorables tras la puerta azul: hacinamiento, falta de higiene, maltrato… “Un CIE es como Guantánamo, no te dejan ni tener un bolígrafo”, llega a decir un inmigrante bolivariano que, después de 13 años y con su familia aquí, es expulsado del país tras pasar por el centro de Valencia.

Pero también la versión oficial, la justificación de por qué deben existir los CIE y para qué sirven, una justificación que entra en constante contradicción con los testimonios de quienes han pasado por allí. El montaje permite ver cómo de una misma pregunta pueden salir cuatro respuestas diferentes sobre una misma realidad. El subdelegado del Gobierno en Valencia, Juan Carlos Valderrama, recuerda que no puede entrar en un centro de estas características aquel que tiene arraigo en el país, es decir, que tiene familiares o domicilio conocido, a pesar de no tener papeles. El largometraje muestra a Romina Roldán, una argentina que acude a Zapadores a ver a su hermano a quien han encerrado a pesar de que viven juntos en una misma casa y de que él tiene una hija nacida en España.

'Un CIE es como Guantánamo, no te dejan ni tener un bolígrafo', llega a decir un inmigrante bolivariano 

El subdelegado apunta a que este tipo de centros no son cárceles, porque existe más libertad que en una prisión. Thimbo Sambd, senegalés de 26 años, declara que los agentes que custodian a los internos no les dejan salir por la noche, ni siquiera para ir al baño. Y que es imposible dormir porque varios de ellos gritan a los guardias que les dejen hacer sus necesidades fuera para evitar hacerlo en la misma celda.

No se ponen de acuerdo ni en por qué están los inmigrantes tras la puerta azul. La plataforma ‘CIEs No’ defiende que son personas que sólo tienen “una falta administrativa, como una multa de tráfico. Les faltan papeles”. El diputado del PSPV, Antonio Torres, y el subdelegado Valderrama recuerdan que son personas con antecedentes, aquí o en su país de origen.

Y uno de los casos con más contradicción y más llamativo es la petición de asilo. El Gobierno, en boca del subdelegado, afirma que no existe problema en poder solicitarlo dentro del CIE; el secretario general del Sindicato Unificado de Policía, Roberto Villena, que debe hacerse “en la frontera” y no en el centro; y el colectivo ‘CIEs No’ recuerda que sí se puede pedir dentro. El testimonio de un argelino es revelador. Sin que se le vea la cara, siempre de espaldas, y en francés, cuenta que él pidió ese asilo por ser gay, una orientación sexual prohibida por ley en su país. Narra que le reclamaron un papel para certificar esa orientación y poder tramitar el asilo, algo, explica, que es imposible en Argelia. Fue expulsado, en su país encontraron esa petición de asilo y la razón y fue encarcelado. Hoy está en España de nuevo, tras volver a cruzar el estrecho por 400 euros. Dice que si le vuelven a expulsar a su país tendrá “problemas”.

'Es una anomalía que los CIE no estén en la realidad social. El objetivo de nuestro trabajo es que se abra el debate público'

El documental da comienzo con varias personas leyendo denuncias de malos tratos de los internos que han pasado por Zapadores, una de las causas que más debate genera en estos centros. “El 90% de las denuncias son sobreseídas”, apunta el Gobierno; “Como les van a echar del país, montan bronca para quedarse”, opina el SUP; “Quien denuncia es expulsado y no puede defenderse en el juicio”, argumenta la plataforma ‘CIEs No’.

Alicia, junto a sus socios de la productora, Javi y Marina, quiere mover conciencias a través de La Puerta Azul y demostrar que este debate tiene que estar en la sociedad. “Es una anomalía que, con todo lo que ocurre, esto no esté en la realidad social. El objetivo de nuestro trabajo es que se abra el debate público”, reclama la directora. Durante un año recorrerán diferentes festivales nacionales e internacionales para mostrar la realidad de Valencia que puede extrapolarse al resto de los CIEs de España y Europa. En 2016 podrá verse en abierto en internet.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios